26 | MAR | 2019
Detienen a funcionario por colchones reciclados
Justificación. Baltazar Castro Blanco indicó que su hijo Carlos Baltazar no actuó de mala fe en la adquisición de los colchones reusados. (CORTESÍA)

Detienen a funcionario por colchones reciclados en Sinaloa

19/10/2018
05:00
Javier Cabrera Martínez / Corresponsal
-A +A
Acusan a coordinador administrativo de fraude genérico; intenta su padre defenderlo ante medios

Culiacán.— El coordinador administrativo de la Secretaría de Desarrollo Social del estado, Carlos Baltazar Castro Olivas, fue detenido por la compra del lote de 2 mil colchones en malas condiciones que fueron distribuidos a familias damnificadas por lluvias, informaron autoridades de la fiscalía del estado.

De acuerdo con los primeros reportes, se dio cumplimiento a una orden de aprehensión girada en su contra por un juez de Control por el delito de fraude genérico, y fueron elementos de la Policía de Investigación quienes cumplimentaron la orden cuando circulaba sobre la maxipista Mazatlán-Culiacán, en el municipio de Elota.

Castro Olivas fue trasladado al centro penitenciario de Culiacán, donde fue puesto a disposición del Juez de Control, quien fijó la audiencia inicial para este viernes a las 8:30 de la mañana.

LEA TAMBIÉN Ubican al funcionario y vendedor de colchones "podridos" que dieron a damnificados
 

El funcionario no había regresado a su oficina desde que estalló el escándalo en redes sociales por los colchones de reúso y en malas condiciones que se entregaron a familias afectadas por la inundación del 20 de septiembre.

Ayer por la mañana, el padre del funcionario, el empresario del ramo del acero Baltazar Castro Blanco, citó a una conferencia de prensa para informar que su hijo se encontraba en Guadalajara, Jalisco, donde presuntamente acudió a interponer una denuncia por fraude contra el proveedor de los colchones, a quien identificó como Isabel Reyes Villanueva.

LEA TAMBIÉN Entregan colchones "podridos" a damnificados de Sinaloa
 

El empresario aseguró que el funcionario no actuó con dolo, pues explicó que ante la contingencia que se presentó por las inundaciones del 20 de septiembre su hijo agotó entre siete proveedores locales la existencia de colchones, por lo que tuvo que buscar otras opciones en Jalisco.

El empresario reconoció que salió a dar la cara sobre la situación laboral de su hijo, en virtud de que su nombre y el de la empresa de su familia se han visto involucrados en “un asunto penoso e inaceptable”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios