Suscríbete

Cristo no se enoja si no hacemos posadas, nos quiere vivos: “El Bronco”

“Tendremos más navidades si cuidamos nuestra vida, o esta será la última Navidad... la mejor manera pasar con vida y con salud esta temporada es que no hagamos posadas”, expresó el gobernador de Nuevo León

Cristo no se enoja si no hacemos posadas, nos quiere vivos: “El Bronco”
Foto: captura de pantalla
Estados 17/12/2020 19:15 David Carrizales / Corresponsal Actualizada 20:19

Monterrey.- El Gobierno de Nuevo León resolvió permitir el próximo sábado y domingo la reapertura de establecimientos comerciales que fueron obligados a cerrar los días 5, 6, 12 y 13 del presente mes ante un repunte en los contagios, decesos y hospitalizaciones por Covid-19. La decisión de reabrir se dio luego que, durante diez días consecutivos a partir del 7 del presente mes, se logró reducir desde 895 que ha sido el máximo de casos de coronavirus desde que inició la pandemia, hasta 601 contagios que reportaron hoy las autoridades de Salud. 

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón afirmó que “si la gente no hace posadas o fiestas de Navidad, Cristo no se va a enojar, Cristo nos quiere vivos, a salvo, quiere que sigamos siendo padres o madres de familia, hijos, o hermanos”. Pero si la sociedad no entiende esto, “¿cómo más vamos a decirle a la gente que se tienen que cuidar, que los necesitamos con salud?”, preguntó el mandatario estatal. 

“El Bronco” expresó, “tendremos más navidades si cuidamos nuestra vida, o esta será la última Navidad”, y en ese sentido, dijo, “la mejor manera pasar con vida y con salud esta temporada es que no hagamos posadas”, y que la convivencia se realice sólo con las personas que viven en la misma casa. 

Manuel de la O afirmó que, si se realizan posadas o fiestas masivas, las van a suspender, como ocurrió el miércoles en el convivio de una empresa a la que asistirían 250 trabajadores en un salón del Club de Leones. 

Respecto a la decisión de  reapertura de negocios, el Secretario Estatal de Salud informó que  no obstante que en el decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado, se contemplaba que permanecerían cerrados el sábado y domingo próximos como en los pasados dos fines de semana, volverán a abrir los supermercados, mercados de abasto y mercados rodantes que se establecen en las colonias populares, así como centros comerciales, zapaterías, mueblerías, tiendas departamentales, tiendas de ropa y centros de atención a clientes. 

Pero deberán operar con 30 por ciento de aforo, en horarios de cinco de la mañana a diez de la noche, sin permitir el acceso a personas vulnerables y con un máximo de dos personas por familia.  

Asimismo, podrán abrir carnicerías, pastelerías, panaderías y los restaurantes de lunes a domingo, con aforo del 30 por ciento y horarios de cinco de la mañana a diez de la noche; después de ese horario los negocios de comidas, sólo pueden dar servicio a domicilio. 

Al respecto, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón afirmó que el jueves próximo en la evaluación del Semáforo Epidemiológico, se decidirá mantener la reapertura, en caso que se mantengan los actuales niveles de contagios, decesos y hospitalizaciones, pero si aumenta la incidencia volverán a cerrar los negocios que fueron autorizados a reabrir. 

Jaime Rodríguez insistió por otro lado en su llamado al gobierno federal para que autorice que el sector privado pueda participar en la compra de vacunas, pues hasta hoy se les ha dicho que los Laboratorios con los que se han firmado contratos, sólo venden a gobiernos nacionales y no es posible la compra por los estados de la Alianza Federalista.

Expresó que su administración tenía un plan para comprar cinco millones de vacunas para aplicarlas de manera universal como los países de primer mundo. “Cierto que hay estados que no tienen con qué, yo lo propongo porque tengo el ofrecimiento de los empresarios”, para vacunar a sus trabajadores y que así se puedan normalizar sus procesos de producción.  

Agregó que, si el costo de una vacuna es de seis dólares, de la que se requieren dos aplicaciones, la inversión sería de 30 millones de dólares o 600 millones de pesos, mientras en la que cuesta 20 dólares por una sola dosis, la inversión sería de cien millones de dólares o dos mil millones de pesos. 

Señaló que los empresarios costearían la mitad de la inversión para inmunizar a sus trabajadores, mientras el gobierno estatal cubriría la otra mitad para todos sus empleados, policías, y los ciudadanos que no cuentan con recursos para comprar el fármaco, pues quienes cuentan con dinero estarían dispuestos a ir hasta Estados Unidos. "Ojalá que él gobierno federal reconsidere", concluyó. 

afcl

Comentarios