Con incidentes y riñas, avanza caravana

Centroamericanos acuerdan rechazar apoyo de Peña Nieto; es una trampa, dicen
En el camino hacia Tapanatepec, Oaxaca, la caravana fue interceptada por policías federales, pero tras dialogar con diferentes autoridades, les abrieron el paso. (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
28/10/2018
01:25
María de Jesús Peters y Fredy Martín / Corresponsales
-A +A

Tapanatepec.— Mientras que la primera caravana de migrantes compuesta por más de 7 mil centroamericanos arribó ayer a Oaxaca, otros 2 mil llegaron a la ciudad fronteriza de Tecún Umán, Guatemala, en espera de poder cruzar a territorio mexicano.

Este grupo de migrantes, principalmente hondureños, que ingresó a México —la mayoría de forma ilegal— a través del río Suchiate desde el pasado 19 de octubre con la intención de llegar a Estados Unidos, ya está en Tapanatepec, Oaxaca.

Antes de pisar territorio oaxaqueño permanecieron más de tres horas en la carretera debido a que el paso estaba cerrado por elementos del Instituto Nacional de Migración (INM).

Fue hasta las 11:30 que los miles de hombres y mujeres alcanzaron a llegar a Tapanatepec.

Por la noche, una mujer hondureña acusó que un joven guatemalteco le quería robar a su hijo. El presunto ladrón estuvo a punto de ser linchado, pero los encargados de seguridad llegaron a calmar los ánimos, protegieron al señalado y después lo entregaron a la Policía Municipal.

Antes, en asamblea acordaron no aceptar el ofrecimiento del presidente Enrique Peña Nieto de legalizar su estancia en el país. El padre Alejandro Solalinde los apoyó y dijo que es “una trampa” el plan Estás en Casa, porque no permite la salida de los hondureños de Chiapas y Oaxaca.

Ahí viene la tercera caravana. El pasado viernes, un segundo grupo, que no llegaba a los 300 integrantes, decidió avanzar de Chiapas a Oaxaca, pero en el camino fue detenido por agentes del INM y trasladado a la estación migratoria Siglo XXI.

A pesar de esto, en la línea divisoria entre México y Guatemala se está formando una tercera caravana, ya suman unos 2 mil migrantes, que llegaron a Tecún Umán entre la noche del pasado viernes y el sábado.
Advirtieron que cruzarán a territorio mexicano —sin papeles— a pesar de la militarización en el río Suchiate, que divide a ambas naciones. Dijeron que van a esperar el resto de los integrantes de la caravana que todavía transitan por territorio guatemalteco, y a otros que este domingo saldrán de El Salvador. Acordaron realizar labores de limpieza por donde pasen, y avanzar en orden.

También se comprometieron a apoyar a las mujeres que vienen con sus hijos menores y no abordar ninguna clase de vehículo.

En la junta analizaron las formas para ingresar sin violencia a tierra mexicana a través del río.

Mantente al día con el boletín de El Universal