Choques entre CJNG y Santa Rosa dejan mil 179 asesinatos

Enfrentamientos entre el CJNG y el Santa Rosa de Lima por el robo de combustible y venta de droga disparan índices de violencia

Narcoguerra. Choques dejan mil 729 asesinatos
Elementos de la Guardia Nacional durante un operativo por el velorio del excandidato a la alcaldía de Abasolo, Guanajuato, Joel Negrete, quien fue asesinado en la comunidad de El Tule. Foto: CHARBELL LUCIO. EL UNIVERSAL
Estados 27/06/2020 00:14 Carlos Arrieta Actualizada 04:46

Guanajuato, Gto.

En lo que va del año se han registrado mil 729 homicidios dolosos en Guanajuato, la mayoría atribuidos a la guerra entre los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Santa Rosa de Lima (CSRL), que disputan el control del robo de combustible y el narcomenudeo.

La escalada de violencia ha colocado a Guanajuato como el estado más violento del país: según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), del 1 de enero al 24 de junio de este año, se han registrado un aproximado de 9.9 homicidios dolosos por día, es decir, un asesinato cada 2.4 horas, cifra sin precedente en esta entidad.

Al frente del CSRL está José Antonio Yépez, El Marro, y del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.

El Cártel de Santa Rosa de Lima se compone principalmente de jóvenes de entre 20 y 35 años de edad originarios de la comunidad Santa Rosa de Lima.

El origen del grupo criminal se remonta a 2014 cuando eran una organización de huachicoleros encabezada por David Rogel Figueroa, El Güero, quien era jefe de José Antonio Yépez, El Marro.

De acuerdo con autoridades federales, cobró notoriedad cuando El Marro asumió el liderazgo de la agrupación y en octubre de 2017 le declaró la guerra al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), por el control del robo de combustible en el llamado Triángulo de las Bermudas, integrado por los municipios de León, Irapuato, Salamanca, Celaya y Los Apaseos, por donde pasan ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), así como por la venta de droga, secuestro y extorsión.

La ruta fue atractiva en su momento para los ya extintos cárteles de Michoacán: La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios. Ahora, el que busca apoderarse de esa zona es el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

A raíz de esta guerra que con los años se ha vuelto más violenta, en Guanajuato el uso de armas de fuego alcanza un porcentaje no visto en otro estado del país.

En este sentido, en días pasados un adolescente fue detenido en posesión de 10 armas largas, explosivos, chalecos antibalas, droga, 39 cargadores para fusil .223 y al menos una centena de tiros.

Además, trasladaba en su auto cinco cajas de cartuchos útiles .9 milímetros y artefactos de acero para ponchar llantas de vehículos en circulación.

El aseguramiento confirma lo que han sostenido en entrevista autoridades de seguridad federales y municipales, quienes detallan que las armas más utilizadas son: el rifle AR-15 calibre .223 y la escuadra .9 milímetros.

Golpean al rey y responde

Esta semana, elementos de las fuerzas federales dieron un golpe al Cártel de Santa Rosa de Lima, al detener a familiares de su líder, José Antonio Yépez, El Marro. La respuesta fue agresiva y en cinco días se registraron 84 homicidios.

Todo comenzó el día 20 de junio. La detención de tres familiares directos y dos personas más desataron una serie de narcobloqueos, quema de vehículos y comercios. Otras 26 personas fueron detenidas y dos días después liberadas, al no existir pruebas en su contra.

Ese día desaparecieron cuatro jóvenes que presuntamente se dirigían de Celaya al municipio aledaño de Cortázar, y que hasta la fecha no aparecen. Un día después, una amenaza de bomba en la refinería de Salamanca originó un operativo de fuerzas federales.

También, un vehículo cargado con armamento y explosivos fue asegurado por elementos de la Guardia Nacional, sobre el libramiento de Salamanca.

Anoche, Rodolfo Yépez, papá de El Marro, abandonó el penal de Celaya, donde estaba recluido desde el pasado 5 de marzo, por robo equiparado. Este 26 de junio, un juez de control le decretó cambio de medida cautelar y le fijó una garantía de 10 mil pesos. Además, deberá presentarse ante la Fiscalía para firmar y tiene la prohibición de salir del país.

Comentarios