18 | AGO | 2019
Alertan por poca agua en Comarca
Alondra tiene varios contenedores en su casa para ser llenados por las pipas, pues comenta que siempre ha tenido problemas con el abasto de agua. Fotos: FRANCISCO RODRÍGUEZ

Alertan por poca agua en Comarca

05/07/2019
04:17
Francisco Rodríguez / Corresponsal
-A +A
La mayoría del líquido es usado para agricultura y un bajo porcentaje es para consumo

Torreón, Coahuila

Alondra González tiene 10 años viviendo en el ejido Hormiguero, municipio de Matamoros, en la región Laguna de Coahuila y desde siempre, cuenta, ha tenido problemas con el abasto de agua. A la entrada de su casa se hallan cinco tambos para que las pipas los rellenen, porque por la vieja tubería de su hogar, o no sale agua o sale a contadas horas.

Platica que hace poco empezó a correr otra vez agua por la llave después de cuatro meses en los que no caía ni una gota, pero sólo sale tres o cuatro horas al día. “Cuando no había, íbamos a traer de otros ejidos o gente venía y te rellenaban los tambos por 100 pesos”, relata.

imprimir_100818696.jpg
 

A unos 40 metros de su casa hay una noria, pero esa le pertenece a un particular y el agua que extrae la utiliza para regar sus tierras. “No la pasan, la utilizan para la granja o para la sandía. No dan nada”, lamenta.

En esta región de la Comarca Lagunera (en los estados de Coahuila y Durango) el agua es utilizada en 89% para uso agrario y 7% para público urbano, el resto es para otras actividades. Del total, 60% se extrae del subsuelo y el resto es aprovechado de aguas superficiales.

Para resolver problemáticas de abasto a la población de esta región, como a los habitantes de Hormiguero, los gobiernos de Coahuila y Durango han propuesto potabilizar y conducir el agua del sistema de presas (la Lázaro Cárdenas y la Francisco Zarco), es decir, sacrificar una parte del agua rodada que le corresponde a los usuarios agrícolas para poder abastecer la demanda del líquido en las ciudades laguneras.

agua_en_la_laguna_3_100471951.jpg
Habitantes del ejido Hormiguero llegan a comprar el agua hasta en 100 pesos por tambo debido a la escasez del líquido.
 

En Durango, el gobierno contempla el proyecto “Agua saludable para La Laguna”, el cual propone construir dos plantas potabilizadoras en la parte baja de la presa Francisco Zarco. El secretario de Gobierno, Adrián Alanís Quiñones, advierte que de no tomarse medidas, en un plazo de 26 años los pozos de agua en la zona de La Laguna podrían reducir su producción hasta en 60%. El proyecto de las potabilizadoras estima beneficiar a cerca de 500 mil habitantes.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Coahuila, José María Fraustro Siller, asegura que ya se cuenta con los trazos de conducción del agua que obtendrían de Durango y que con ellos se abastecería a cinco municipios (Torreón, Matamoros, San Pedro de las Colonias, Francisco I. Madero y Viesca). Además, se prevé la apropiación de 14 hectáreas para la construcción de la infraestructura de almacenamiento y distribución.

Viable, pero complicado

No muy lejos del ejido Hormiguero está el canal por donde corren actualmente los mil 100 millones de metros cúbicos de agua que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) soltó de las presas para el ciclo agrícola 2019, con el que se regarán más de 65 mil hectáreas de cultivo de la región.

Según cifras oficiales, el sistema de presas del río Nazas capta más de 2 mil 500 millones de metros cúbicos de agua por año. Mientras que se estima que la demanda de agua en la Comarca para uso doméstico es de al menos 6 metros cúbicos por segundo, unos 180 millones de metros cúbicos al año.

“La población debe estar por encima de los intereses agrícolas y dar un poco de esa agua para que pueda ser introducida a las redes de la Comarca. Estamos a 60 kilómetros de las presas. Hay que hablar de la capacidad de la cuenca del Nazas y de la generosidad de los usuarios agrícolas”, reclama el alcalde de Torreón, Jorge Zermeño.

agua_en_la_laguna_4_100471950.jpg
La infraestructura hidráulica en la Comarca no opera adecuadamente.
 

El presidente municipal sugiere que así como se entuba el combustible, también es hora de conducir agua para satisfacer las necesidades de la población.

Óscar Gutiérrez Santana, director del Organismo de Cuencas Centrales del Norte de la Conagua, refiere que la propuesta de hacer el entubado es técnicamente viable; sin embargo, dice que se tendría que discutir qué se va a hacer con los dueños actuales del agua.

“Se tendrá que buscar una solución conciliada, concertada, que sean planteadas varias soluciones. Se tiene que analizar y llevar a indicadores financieros que permitan catalogar si el proyecto es financieramente viable”, comenta.

Recuerda que en el pasado se han hecho algunas propuestas parecidas y se ha tenido mala suerte, pues apenas se dan a conocer, empiezan las descalificaciones y se termina confrontando a las partes.

Otro problema, agrega, es que se desconoce quiénes son los dueños del agua, pues el padrón de personas con derechos es de 33 mil dueños y no se ha actualizado desde el Reparto Agrario de 1936 a 1938.

Consumo sin medida

Para Ernesto Catalán Valencia, investigador en el área de ingeniería de riego del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), propuestas como la de potabilizar o la de entubar el agua de las presas representan sólo remedios temporales.

Para el investigador, el problema central es la sobreexplotación del agua subterránea. “Pareciera que quieren desviar la atención del control del acuífero; que no les vayan a regular o cerrar los pozos”, opina.

El funcionario de Conagua en la zona, Óscar Gutiérrez Santana, respalda que también es necesario llegar a un equilibrio entre la extracción y la recarga del acuífero para frenar de fondo el tema del desabasto, pues actualmente hay 640 millones de metros cúbicos de agua concesionados, pero se extraen mil millones de los poco más de 2 mil pozos en los dos estados.

agua_en_la_laguna_1_100471954.jpg
En 26 años los pozos podrían reducir su produccción a 60%.
 

Sin embargo, la recarga natural del acuífero es de 519 millones de metros cúbicos al año.

“Hay una sobreconcesión, una sobreexplotación constante”, asegura el funcionario federal.

Al respecto, Gerardo Jiménez González, miembro del colectivo Encuentro Ciudadano Lagunero (ECL) y maestro en Ciencias, considera que por el desequilibrio que hay en el aprovechamiento del agua se tendría que hablar de un robo o de un “huachicoleo”. Sin embargo, las sanciones por extraer más agua de la autorizada no existen.

Jiménez menciona que una opción para controlar la extracción excedente sería la instalación de sistemas telemétricos, los cuales registran el volumen que se extrae en tiempo real. Sin embargo, la Conagua aclara que el sistema de telemetría está supeditado a la disponibilidad de recursos, pues cuesta alrededor de 50 mil pesos por pozo.

Para Óscar Gutiérrez Santana, además de la actuación de la autoridad, también se necesita de la colaboración de los usuarios. “El medidor es un instrumento de respeto hacia los demás usuarios. Si tenemos una concesión y un volumen, tenemos que respetar”, recalca.

Actualmente, 70% de los pozos en La Laguna tiene medidores —aunque no son telemétricos— y el resto no tiene o están inhabilitados desde hace tiempo. “Pero aún con medidores no respetan”, acusa el director del Organismo de Cuencas Centrales del Norte de la Conagua.

Las medidas

Los alcaldes de la zona han admitido que cada vez se perforan los pozos a mayor profundidad, lo que trae problemas de sales y arsénico en el agua.

De acuerdo con datos de Encuentro Ciudadano Lagunero, al menos hay 50 de 150 pozos de uso doméstico en La Laguna que superan el límite permisible de arsénico en el agua, que es de 0.025 miligramos por litro. Tan sólo en Torreón, 18% de los pozos superan la normal permisible de arsénico.

Recientemente, el gobierno de Coahuila y el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas) de Torreón acordaron la perforación de cuatro pozos para paliar el desabasto en diversas colonias y sustituir norias que ya se agotaron. Se proyecta perforar a 500 metros de profundidad.

En los últimos años, según una respuesta de Conagua a una solicitud de información, 230 pozos han sido dados de baja por su agotamiento en la región.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios