La moda se acomoda al Covid-19

Los cubrebocas se hicieron ícono y las pasarelas son virtuales pero la industria también cedió talleres para fabricar insumos sanitarios

La moda se acomoda al Covid-19
FOTOS: AP
Espectáculos 15/06/2020 00:00 Sughey Baños Actualizada 03:45

Con la llegada de la pandemia del coronavirus a más de 100 países, las dinámicas de convivencia cambiaron afectando varias áreas importantes de la vida diaria como la moda, que desde las primeras semanas de la cuarentena su comunidad tuvo que reinventarse.

Cuando en marzo se anunció la necesidad de cancelar cualquier evento masivo, el Mercedes-Benz Fashion Week México estuvo a punto de no llevarse a cabo, pero sus organizadores se pusieron creativos y organizaron los desfiles de forma virtual.

Así, del 24 al 26 de abril a través del canal de YouTube, Fashion Week México, alrededor de 30 diseñadores mexicanos, como Benito Santos, Alfredo Martínez, María Ponce, entre otros, presentaron su colección otoño-invierno 2020, a través de videos cuyo concepto fue decidido y producido por cada diseñador, en los cuales se mostraron las prendas y también qué hay detrás del resultado final. Nuestro país fue el primero en América Latina en realizar una semana de la moda en esta modalidad, siguiendo el ejemplo de Japón.

“Hay cosas en que lo presencial sigue marcando la diferencia, vivir un show siempre será interesante, la vibra, la energía, creo que eso perdurará en la medida de lo que se pueda. Quizá hoy si no puede haber una audiencia en el lugar, seguirá planteando la transmisión remota en vivo, Fashion Week México en contingencia lo hizo muy bien. No creo que se vaya a ir esto porque ya comprobamos que sí funciona”, dijo Johnny Carmona, profesor de Cultura y Comportamiento y Relaciones Públicas en la Universidad de la Comunicación, conductor del programa La más draga y experto en moda.

virus_outbreak_arizona_ppe_114128205.jpg
Varias firmas utilizaron sus talleres para hacer batas y cubrebocas.
 

Los que pararon

Hubo otros eventos de la moda que cancelaron, por el rápido avance del Covid-19, como el Fashion Week (23 al 28 de junio) y la Semana de Alta Costura en París (5 al 9 de julio).

“Son necesarias medidas enérgicas para garantizar la salud y la seguridad de las firmas y sus empleados”, explicó la Federación de la Alta Costura y de la Moda (FHCM) en un comunicado.

En Milán, la semana de la moda masculina, programada en junio, se movió a septiembre para unirla con la semana de la moda femenina, utilizando plataformas como b2b y b2c enfocadas a los negocios. Otros eventos cancelados fueron la semana de la moda de Estocolmo, de Tokio, de Sao Paulo, de Shanghai, de Beijing y la Gala del Met de Nueva York, tal vez el escaparate más importante de la moda en el mundo.

“Todo lo que se detuvo era porque dependía al 100% de lo presencial, hoy las industrias que siguen produciendo y trabajando son las que se las han arreglado para subsistir, a pesar de lo no presencial; el reto de la moda y el mundo del entretenimiento es realizar cosas igual de interesantes en la distancia; por ejemplo, para la portada de la revista Elle de mayo, a la modelo se le dijo sal a la terraza de tu casa, y el fotógrafo mandó el dron para tomar la foto desde arriba; ha habido mucha resolución creativa de qué hacer cuando no te puedes congregar y aun así tienes que comunicar”.

Pero ante la urgencia que significa esta pandemia, conglomerados de marcas como LVMH utilizó las fábricas de perfumes de Dior, Givenchy y Guerlain para producir gel antibacterial y repartirlo de manera gratuita en Francia.

Gucci, Prada, Saint Laurent, Balenciaga, Zara, H&M, Christian Siriano, GAP y Neiman Marcus utilizaron sus talleres para hacer equipo, batas y cubrebocas.

“Fue decir cómo me sumo a una conversación para seguir siendo relevante, oportuno, para no desaparecer del espectro de las personas, pero a la vez que apoye, pensando que tal vez no sea momento para comprar ropa, pero me sumo produciendo algo que es una prenda necesaria en estos días”.

Apoyo

También han realizado donaciones millonarias para combatir el Covid-19 y apoyar la atención médica, figuras como Donatella Versace, Giorgio Armani, Dolce & Gabbana, Estée Lauder, Swarovsky, LVMH y Grupo Kering, que van de los 2.3 millones de dólares a los 143 mil dólares.

Se espera que en el Fashion Week de Nueva York, en septiembre, los cubrebocas sean un accesorio protagonista en las colecciones; los diseñadores Ashley Nell Tipton, Christian Siriano o Collina Strada lo han hecho en sus creaciones, incluso Disney ya tiene una línea infantil con sus personajes más populares.

“Que el mundo de la moda lo integre como parte de la vida es una ayuda para entender que quizá sea parte de nuestra existencia por un buen rato, entonces mejor lo hago fashion, divertido y que combine con lo demás de mi atuendo, para que dejemos esta resistencia a utilizarlo; esto es una aportación para construir una nueva dinámica cultural-social”.

Pese a las pérdidas que esta industria enfrentará, estrategias como tiendas en línea y presentaciones por plataformas digitales, entre otras, ya se aplican para salir adelante de la situación.

Para Carmona, es fundamental que el consumidor entienda que, debido a las condiciones actuales, debe acostumbrarse al ambiente digital para ver desfiles, visitar tiendas, comprar y así ayudar a que se active esta industria.

Temas Relacionados
moda Covid-19 cubrebocas

Comentarios