César Bono siempre será un Cavernícola

Al actor le inspiraba el monólogo que interpretaba su maestro Carlos Ancira, en los 70; ahora a él le emociona defender la obra de Rob Becker

César Bono siempre será un Cavernícola
Los cambios que él ha tenido se han reflejado en su personaje. Foto: Carlos Mejía. EL UNIVERSAL
Espectáculos 30/10/2020 02:40 Sughey Baños Actualizada 13:45

Para César Bono, la puesta en escena "Defendiendo el cavernícola" ha sido una aventura, por todas las cosas que ha vivido en ella y por la confianza que tuvieron en él para protagonizarla en 2001, cuando se estrenó, y al invitarlo a regresar desde hace un año.

“Trabajar de actor en este país es difícil, porque ser actor con mi estatura, con mi nariz y con mis limitaciones es muy difícil y llevo más de cuatro décadas haciéndolo”, dijo Bono, quien llegó a su ensayo risueño y parlanchín.

César Bono recordó que cuando asistió al estreno de esta obra con Sergio Mayer, lo invitaron a subir al escenario y eso le costó mucho trabajo, pero esa misma noche el productor Morris Gilbert lo invitó a regresar a la obra.

“Que le hablo como a los cuatro días y le digo ‘sí lo hago’, y me constesta que si en dos otres semanas, pero le respondí que al día siguiente, le sorprendió, le expliqué que ya lo había ensayado y tenía los diálogos en la cabeza; empezamos de inmediato”.

El actor señala que los cambios que él ha tenido por la edad y por sus problemas de salud, 12 infartos en el corazón y uno cerebral, se han visto reflejados en su personaje en este monólogo, por ejemplo, en lugar de usar una lanza para jugar en el escenario, ahora utiliza su bastón y pasa más tiempo sentado en su sillón.

“Mi mayor preocupación era que la gente no viera a César Bono como un mártir, porque no es mi estilo y no es lo que me mueve; yo trabajo porque necesito trabajar y esa es mi motivación, he sentido un gran alivio porque la gente lo comprende, aunque antes de la función me vean bajar con dificultad del auto, pero cuando me ven en el escenario donde me sé mover, aplauden como aprobando mi lucha”.

Pero protagonizar un monólogo era un gran sueño para él, desde que vio a su maestro Carlos Ancira interpretar al menos 100 veces Diario de un loco, en la década de los 70, algo que se volvió realidad cuando en 2001 Morris Gilbert le ofreció este texto del escritor Rob Becker; y además al ser aprobado por el director, Héctor Bonilla, quien realizó una versión que encantó al autor.

Levantar el telón esta noche del Teatro López Tarso con Defendiendo al cavernícola, después de una pausa de siete meses, aunque sea al 30% del aforo, es algo maravilloso que agradece Bono.

“He estado aquí (el teatro) desde los 16 años y sigo a los 70, me gustaría permanecer hasta que el corazón siga latiendo, esto es mi pasión, aquí trabajé con dos piernas y dos manos, ahora que tengo la mitad del cuerpo sigo; si un día me quedo en silla de ruedas y hay un personaje con esas características, lo hago”.

Comentarios