Caso de respuesta inmediata

Nelson Vargas

Es una lástima que a tan pocos días del inicio de los Juegos Olímpicos de Río 2016, haya surgido la noticia de un positivo por doping con un atleta mexicano. Pero hay que irnos con mucho cuidado en este asunto y no señalar culpables solamente por querer ganar la nota o por hacer polémica. Lo que en estos momentos vive la esgrimista Paola Pliego es una pena, pero se pudo evitar.

Toda la rabia y el desconcierto que atraviesa esta deportista mexicana, clasificada en sable individual y por equipos, deben de tener algo de fondo y es lo que se debe de aclarar para entonces sí, realizar un juicio respecto a este caso en el que hay mucho en juego.

De estrada, la señorita Pliego sufre de asma y esto debe estar perfectamente bien reportado por ella, su entrenador y los encargados de la federación de esgrima de nuestro país. Si le suministran algún tipo de medicamentos para tratar este padecimiento, también deben de haberlo registrado para evitar lo que hoy esta sucediendo.

Y luego vienen las preguntas: ¿Por qué hasta ahora? ¿Por qué cuando se suponía, según los dirigentes del deporte mexicano, que todo estaba bajo control en el tema del dopaje?

Días después de los acontecimientos con los atletas rusos, y la baja de cercad e 80 de estos tras una investigación en la que revelaban la manipulación de sustancias prohibidas así como de los test antidopaje, se puso sobre la mesa el tema de los trabajos de prevención para evitar algún tipo de sorpresa con gente de la CONADE

Esto ocurrió en el abanderamiento de la delegación y la respuesta fue que todo estaba bien, que no habría ningún tipo de problema. Los mismo con los dirigentes del Comité Olímpico Nacional y en especial con el jefe de misión, Mario García, quien desde febrero anunció que México estaba listo para combatir el dopaje. Pero ahora resulta que la esgrimista Pliego presentó positivo por Modafinil, una sustancia que ayuda a las personas a mantenerse despiertas entre otros padecimientos.

El positivo reportado, tiene que ver con el Panamericano de esgrima de junio pasado en el que se le realizaron dos pruebas y en una arrojó este resultado. La misma Pliego argumenta que dentro de los medicamentos que inhala por el asma, no se encuentra el Modafinil, es más, no podría consumirlo de esta manera porque solo se hace de manera oral. ¿Entonces? En dónde quedaron los exámenes que la CONADE tiene que hacer previo a la participación de unos Juegos Olímpicos.

Tienen muy pocos días para resolver este caso, para saber si la defensa que hace esta esgrimista tiene argumentos y lo solucionan para que pueda participar por México en Río 2016 o para, con todos los elementos en la mano, ratificar una posible suspensión. Pero en serio deben ponerse a trabajar y no dejarlo pasar como si no fuera un asunto de gran importancia.

Además, no vendría mal que revisaran en sus archivos si no existe la posibilidad de que surja otro penoso incidente por algún descuido. Tienen que estar seguros de que la delegación mexicana que estará en Brasil no corre riesgo de algún otro positivo, ya que para esta edición de los juegos, el Comité Olímpico Internacional estará muy al pendiente de todos los exámenes que se realicen y en el caso de México, un problema sanitario de clembuterol en la carne de res, ya puso al futbol en el ojo del huracán un par de ocasiones. Esperemos que no sea la tercera y que no haya nada por lo que puedan castigar de manera grave al deporte mexicano.

Profesor.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios