Suscríbete

Gabriel Ochoa Ornelas: ¿ooootro fraude?

Óscar Mario Beteta

Ojalá que siguiendo el esfuerzo que actualmente se hace para combatir la corrupción, se acabe con la impunidad de la que ha gozado Gabriel Ochoa

En Ixtapa, Guerrero, no hay autoridad. Ahí, ni el gobierno federal, ni el estatal, ni el municipal, han podido someter al cínico y vulgar ladrón de bienes nacionales, Gabriel Ochoa Ornelas. Ese sujeto se ha enriquecido tanto grotesca como ilícitamente. Ha burlado a todos durante años y sigue haciendo de las suyas.

Hechos: El 16 de agosto de 1990 se hizo constar en escritura pública el fideicomiso que constituye a la Marina Ixtapa, por la Secretaría de Hacienda, fideicomitente único del gobierno federal; Nacional Financiera y Fonatur como primer y segundo fideicomisario, y desarrollo Marina Ixtapa, S. A, de CV, como tercero (miembro de grupo Sidek). Se designó a Banca Cremi como fiduciario.

Por violaciones a la ley de Instituciones de Crédito del 19 de junio de 1991, se le revoca la calidad de institución financiera y de crédito a Banca Cremi. Se sustituye en 2004 por Banco del Bajío, institución de Banca Múltiple y se le asigna como nueva fiduciaria del fideicomiso mencionado.

Con el transcurso de los años, el descarado Gabriel Ochoa Ornelas ha operado diversos fideicomisos mediante la alteración y falsificación de actas y documentos para apoderarse del patrimonio de la nación ubicado en Marina Ixtapa. Ha extendido su brazo a la Marina de Ensenada y al fraccionamiento Burgos Bugambilias, de Temixco, Morelos. Por esos hechos, existen diversas averiguaciones. Incluso ha estado en la cárcel.

Derivado de su prepotencia, impunidad y supuesta protección “de arriba”, que invariablemente presume, este año presentó demanda ante el juzgado primero de lo civil y familiar de Zihuatanejo, Guerrero (expediente 88/215-I) en el juicio ordinario de usucapión (prescripción positiva, modo real de adquirir la propiedad), en falso carácter de representante legal de Marina Ixtapa. El juez Daniel Falcón Lara y el secretario Ramiro Eziquio Sánchez, lo solaparon descaradamente.

En ese juicio, demandó a Banca Cremi, en su carácter de supuesto fideicomisario, estatus revocado en 2004, que hoy tiene Banco del Bajío. Ochoa Ornelas, recibió la notificación ostentándose como apoderado de Banca Cremi, poder que dice le fue otorgado por Ignacio Fuentes Torres, pero se desconoce la facultad de éste para el otorgamiento de poderes y es insuficiente, de acuerdo con ley.

Banca Cremi contesta la demanda allanándose a ésta; es decir, acepta todo lo demandado por Marina Ixtapa. Y sorprendentemente quien firma la contestación es nada menos que ¡Gabriel Ochoa Ornelas! Como se ve, su habilidad para la transa, su desmedida ambición y su perversidad, no tienen límite. Todo sin contar con que tiene desecha la Marina.

Con ello, roba de la manera más descarnada, 80 hectáreas que constituyen los 18 hoyos del Campo de Golf de la Marina Ixtapa. En ese lugar, el valor comercial por metro cuadrado de terreno debe andar por los 300 dólares. Si se multiplican por 8 millones de metros, se refleja el tamaño del despojo y el obsceno enriquecimiento de ese estafador.

El atraco andaría rozando los 4 mil millones de pesos, suficientes para seguir “embarrando” la mano de algunos altos funcionarios y mantener bajo su control al Ministerio Público y a miembros del Poder Judicial de Zihuatanejo. Y con ello, seguir en el alegre hurto al que está acostumbrado sin el menor escrúpulo.

Quienes tienen la facultad jurídica para reclamar la reversión del fideicomiso, son las Secretarías de Hacienda y de Turismo; ésta, como cabeza de sector de Fonatur, y Banco del Bajío en su condición de fiduciario. Con esa eventual acción en favor del Fondo Nacional de Turismo, se la capitalizaría como entidad pública. Lo necesita, pues está prácticamente en quiebra.
Mucho se insistió durante la presidencia de Felipe Calderón, en dar seguimiento a todas las denuncias presentadas en contra del delincuente Gabriel Ochoa Ornelas. Sin embargo, al parecer gozaba de cobijo y estaba coludido con funcionarios de primero y segundo nivel de ese régimen.

Ojalá que siguiendo el esfuerzo que actualmente se hace para combatir la corrupción y reforzar la transparencia, se acabe con la desvergüenza, inmunidad e impunidad de la que injustamente ha gozado ese sujeto durante tantos años.

 

SOTTO VOCE… Una de las mejores evidencias de que la capital del país está bien gobernada por el doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa, son los Indicadores de Bienestar de la Población Adulta en México del Inegi, en los que la capital registra el mayor nivel de satisfacción con la vida, con una puntuación de 8.45, en una escala de 0 a 10. Fuerte contraste con los resultados que dejó la administración del “indigente de París”, quien, por si las dudas, se amparó contra cualquier acto judicial en su contra. ¿Será el prefacio de un próximo, nuevo escándalo nacional?

 

[email protected]

@mariobeteta

Comentarios