2018, la incertidumbre que viene

Luis Cárdenas

Algunos priístas viven la borrachera de una victoria frente a un escenario donde pudieron perderlo todo. En la merluza de menos de 200 mil votos, se vislumbran sentados en Los Pinos por otros seis años, se sienten invencibles, chingones, grandes operadores y maestros de la batuta del poder.

Son los menos, pero los hay, y algunos son muy cercanos al máximo centro de poder, no caben de gusto y pregonan su triunfo a los cuatro vientos, parranderos de una fiesta sin más festejo que su propio ego.

Ganaron el Estado de México y su partido tendrá que gobernar con 70% de desaprobación, ganaron por 3 puntos una elección que hace seis años arrasaron con más de 40, ganaron con el apoyo de secretarios de Estado, gobernadores y operadores cuestionables. Ganaron, incluso, con un discurso que muchos calificaron de populista, pero sí, parece que ganaron.

Coahuila es un empate y aunque a gritos desgarrados se llame a la defensa del voto, ni el PAN ni el PRI lograron convencer a la mayoría de los ciudadanos. Ambos perdieron.

Pero en el PAN están perdiendo aún más, los misiles que manda el calderonismo encabezado por Margarita Zavala y la tercera vía de Rafael Moreno Valle para fulminar a Ricardo Anaya en la búsqueda de la candidatura presidencial han tenido gran eco entre los militantes que llaman a ondear la bandera de paz antes de ahogarse en la trinchera de la derrota anticipada.

Bien les valdría en el PAN, quizá, inspirarse un poco con la “ley de lemas” uruguaya, donde, en síntesis y explicado de manera un tanto frívola, participan en la elección todos los aspirantes de un partido y al final el total de los votos de todos los aspirantes van para el partido y para el mejor candidato.

Pero, eso de mirar en otras lados les da flojera, aquí piensan que somos democracia ejemplar y el ombligo del mundo… aunque seamos ejemplo del ridículo, ejemplo al fin.

Morena intenta reinventarse, sonríen forzando la mandíbula casi como un quiebre, perdieron por radicales y soberbios, ¡ah!, si tan solo hubieran escuchado al PRD que los buscó para una alianza tal vez hubieran arrasado, si no hubieran insultado al Ejército, si no hubieran sido tan bolivarianos al grado de admirar a Chávez, si Delfina hubiera ido a los debates y concedido entrevistas más francas... estuvieron muy cerca pero la dejaron ir.

El PRD se vuelve el mayor atractivo por fiel de la balanza, Juan Zepeda, total desconocido hace unos meses, es hoy el gran atractivo por su pasado de chavo banda, su onda metalera y los cuernitos del rock en la mano, ¿con eso nos emocionamos?, será lo que se quiera, pero en alianzas pueden definir elecciones, ¿a cambio de qué?

Todo puede pasar en 2018, en una de esas, hasta que tengamos a un estadista como candidato y… ¡nah!, eso es mucho pedir.

DE COLOFÓN.La Potra sale abrazando y besando a ¿un militar?, las fotos estaban en su celular y aunque no es delito que tu novia sea narco, al menos levanta el sospechosismo. Las fotos en mi Twitter.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios