#GobiernoEspía

Luis Cárdenas

Lástima para el gobierno que NSO Group no venda también paquetes de control de daños, porque hoy termina metido en un brete que quizá termine por quitarle la resaca electorera

Herzelia, un distrito al norte de Tel Aviv en Israel, alberga las oficinas de la sibilina NSO Group, la empresa del que quizá sea el grupo de hackers más famoso, y uno de los más redituables, en el planeta.

Existe poca información sobre las operaciones de NSO Group, el perfil público de la compañía apunta a su fundación en el año 2010 por Omri Lavie, un emprendedor de startups quien además estaría relacionado con otras compañías de tecnología como Kaymera y Westbridge que sería “el brazo comercial” de NSO Group en Estados Unidos.

NSO Group saltó a la fama internacional cuando se descubrió que su malware Pegasus logró infectar el iPhone, supuestamente a prueba de hacks, de Ahmed Mansour, un periodista y activista egipcio, reconocido en todo el mundo por ser un férreo crítico y defensor de derechos humanos en los regímenes de la hermandad musulmana.

NSO con su Pegasus había logrado lo imposible por otros hackers, contaba con una herramienta para vulnerar, de forma remota, el IOS de Apple que se antojaba a prueba de todo.

Pegasus envía un mensaje SMS al teléfono de la víctima potencial de espionaje, el texto contiene información relevante para el usuario y un link.

En muchos casos, el mensaje contiene información personal para engañar a la víctima, pensemos por ejemplo en algo como: “Aquí las fotos de tu hijo:” y luego aparece un enlace que cuando el usuario, casi siempre, activa termina siendo enviado a una página propiedad de NSO Group que infecta el iPhone pudiendo tener acceso a todo, desde los chats, correos electrónicos y agendas hasta la activación remota de la cámara y micrófono del aparato.

Por revelaciones de funcionarios gubernamentales y correos electrónicos filtrados, se sabe que Pegasus fue adquirido para espiar objetivos clave para los gobiernos de Panamá y México, sin embargo, por una investigación de Citizen Lab, una organización experta en seguridad informática y privacidad, se sospecha que entre los clientes se pueda contar también a las agencias de inteligencia de Turquía, Israel, Tailandia, Qatar, Kenia, Uzbekistán, Mozambique, Marruecos, Yemen, Hungría, Arabia Saudita, Nigeria y Bahrein.

Acorde con lo publicado ayer por el New York Times, el gobierno mexicano habría gastado más de 80 millones de dólares para espiar objetivos clave, si tomamos como cierta la información que apunta a un costo aproximado de un millón de pesos por celular espiado, hablamos entonces de al menos 1,500 aparatos intervenidos o, más claro, al menos 1,500 personas espiadas en la administración de Enrique Peña Nieto, que, dadas las denuncias, incluirían a periodistas, cabilderos, luchadores sociales, activistas y defensores de derechos humanos.

Lástima para el gobierno federal que NSO Group no venda también paquetes de control de daños reputacionales, porque hoy, de nueva cuenta, termina metido en un brete que quizá termine por quitarle la resaca electorera.

Dicen que el calla otorga.

DE COLOFÓN. Estallaron en el CEN del PRI cuando se enteraron de la rebelión, la consigna es muy clara: quieren a Los Pinos fuera de la elección del candidato o rompen para 2018.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios