Suscríbete

Derecho de réplica en barata

Luis Cárdenas

La Corte decidirá si cualquiera que se sienta aludido en un trabajo noticioso pueda tener derecho de réplica, aunque la información sea verdadera

Míster X desvía cien millones de pesos para comprar propiedades de ultra lujo en Indonesia, hay una investigación en proceso, hay documentos, hay fuentes directas (citadas con sus nombres o no) de las autoridades correspondientes, además de testimonios de cercanos a Míster X que dan referencias del fraude, es un escándalo en ciernes, una bomba informativa.

El reportero buscó a Míster X hasta por debajo de las piedras: en la primera llamada fue bateado por el equipo de comunicación social del susodicho (y también en la segunda, en la tercera y en la cuarta), entonces lo esperó en sus oficinas pero nunca se presentó (quizá porque a los Míster Xs no les da mucho por asistir a trabajar en sus oficinas), luego de rogar por una declaración que nunca llegó, el reportero elaboró su reportaje y todavía lo envió a Míster X previa publicación para conocer su versión de la historia pero, de nuevo, únicamente obtuvo silencio.

Finalmente, el reportero publica la historia, el medio decide que va como principal en la primera plana y se desata la bomba informativa, hay reacciones, hay nuevas declaraciones de muchos actores en la trama, pero Míster X sigue sin decir palabra, nada de lo publicado es inexacto o falso, todo tiene su prueba, todo tiene su respaldo, todo está basado en un riguroso trabajo periodístico.

Sin embargo, Míster X es muy sensible, no le gusta que anden diciendo que desvía recursos para comprar mansiones en Indonesia (aunque esto sea cierto y verificado), le duele que publiquen que lo están investigando (aunque existan boletines de prensa de las autoridades que así lo corroboran), y mucho menos puede permitirse andar contestando preguntas de la prensa que solo quiere perjudicar su buena fama (existente solo en su imaginación), por lo que decide hacer uso de su “derecho de réplica”, mediante litigios (Míster X tiene muchos abogados a su servicio) obliga al medio a publicarle, en su primera plana, con el mismo espacio del trabajo original, un texto donde manifiesta su pesar por haber sido mencionado en el reportaje, donde se explaya con sus virtudes y sus mejores poses, donde queda plasmado como un venerable político de clase y pedigree, Míster X aprovecha además, para despotricar adjetivos contra el medio que responde a oscuros intereses desestabilizadores… No dice nada del reportaje en sí, nunca da su versión de los hechos, nunca responde pregunta alguna, nunca presenta documentos en su favor, solamente manifiesta su molestia por haber, según él, manchado su nombre… Y al final, el reportero se jode y el medio se jode y los lectores se joden, pero Míster X jamás podrá estar jodido, porque el derecho, su derecho, el que pudo haber él mismo legislado, lo asistirá siempre.

¿Ridículo?, no tanto. Puede pasar y está a la vuelta de la esquina, en una votación de la Corte, a ocho posibles votos de ministros que decidan que cualquiera (CUALQUIERA) que se sienta aludido en un trabajo noticioso, sin importar que lo que se mencione no sea inexacto ni falso, pueda tener derecho de réplica.

Entonces nos tocaría hacer el periodismo basado solo en réplicas, algo así como el periodismo epistolar… Si no quieren quemarse, ¿para qué se meten a la cocina?

De Colofón. Un recurso legal hubiera permitido a la novia del vocero salir de prisión en fechas próximas, el escándalo puede afectar su proceso. Otra pareja sentimental de un muy alto dirigente del partido también tiene propiedades en Puebla. Muchas.

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios