Miscelánea digital

José Xavier Návar

Mientras en el cuartel general de Marvel aún se siguen riendo por el petardazo que resulto ser eso de que El Santito quería incorporar a su Santo padre, el original Enmascarado de Plata, en una aventura en donde Guzmán Huerta iría en relevos australianos o fantásticos al lado de Spider-Man, Iron Man, Thor y otros superhéroes todo poderosos para combatir toda clase de villanos y calamidades. Y no sólo eso sino que quería que el hispano Alex de la Iglesia dirigiera la peli a condición de que él fuera el plateado. Total que el luchador (ya en el retiro) y el director de El Día de la Bestia se quemaron en el fuego de la especulación y, por supuesto, no regresaron del ridículo. Sin embargo, la más reciente cinta de Alex, El Bar (donde a ves un café puede costarle a uno la vida) filmada casi al mismo tiempo que la comedia negra Perfectos desconocidos, ya rola en los espacios alternativos de costumbre porque parece que desde Las Bujas de Zagarramurdi, nadie se atreve.

· Aunque se exhibie en Netflix, la nueva película de Ricardo Darín ha llegado también de los caminos alternos. Se trata de un thriller psicológico familiar, exhibido en el reciente Festival de Cine de Málaga. A Darín lo acusan de haber matado a su hermano cuando era adolescente, de modo que lo remiten a la Patagonia. Tras décadas de vivir solo, llega otro de sus hermanos y su cuñada que tratan de convencerlo de vender las tierras de la herencia familiar. Así, en medio de la nada se reafirma eso de que nadie sabe para quién trabaja. Comparten créditos Leonardo Sbaraglia, Laia Acosta y Federico Lupi.

· En el siempre atractivo apartado de las biografías de rock, Jim Jarmusch, categórico y sin derecho a ningún tipo de réplica afirma que: “La mejor banda de rock de la historia son Los Stooges”. Hasta Iggy Pop como que no se la cree. Sin embargo, Gimme Danger parece ser hasta ahora la historia de una de las bandas más curiosas y autodestructivas de la historia del rock, en un estado casi salvaje y puro. El rockumental exhibido fuera de concurso en el reciente Festival de Cannes es tan fascinante como hipnótico. En algunos lugares selectos como la Iglesia Metodista de Balderas, se vende junto con el directo de Iggy y Los Stooges, en Detroit. Un doblete más que necesario para entender el fenómeno del señor Pop, que a sus 70 años se le avienta al público… y que Dios se apiade de su cuerpo.

· 31 El juego siniestro es la sexta película del director roquero Rob Zombie, que sigue sin convencer pero, empecinado, le vale no tener repartos sólidos, gore que verdaderamente dé miedo, maquillaje que apantalle y, como en este caso, payasos malvados que estén cerca de nuestros candidatos a la presidencia en 2018. Previo al Halloween son secuestradas cinco personas y mantenidos a raya en Murder World. Para salvar el pellejo deben participar en un juego perverso. Después de 12 horas, que gane el mejor. Los fans del metal no se la creen, ni tampoco los maestros pintores, de los que Rob es líder bilateral.

· Si Blue Demon fue rendido en tres temporadas y Paca la del Barrio, ¿qué nos deparará el destino con la vida de Luis Miguel? que, próximamente estrenará Netflix que, con la vida, milagros y cantos serpentinos del Sol, entrará a los terrenos del horror psicológico mexicano con el Sonrisas Colgate.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios