Ya vienen, ya no tardan

Se encuentra usted aquí

Ya vienen, ya no tardan

01/07/2017
01:56
-A +A

Las grandes distribuidoras se sienten amenazadas porque la gente ya no vaya al cine, más que cuando se trate de un blockbuster, aunque ya ni eso parece confiable. La repetición de tópicos gastados hasta el cansancio, las secuelas y remakes inútiles y temáticas que ya parecen no interesar a nadie, preocupan a la más grande industria del entretenimiento. Y si a esos se le suman los abusivos precios de combos para engordar y el oportunismo del bando bucanero que, por regla general, siempre se adelanta con sus alfombras negras, pues la cosa pinta del cocol.

Por eso, algunas transnacionales del negocio del cine están más que dispuestas a abrir sus puertas a nuevas temáticas o historias diferentes, para atraer a públicos que ya están cansados de más de lo mismo. Aquí algunos títulos que ya no tardan en salir por las buenas o por las malas:

El narco que es un filón confiable acaba de convertir a Tom Cruise en Barry Seal, un ex piloto que, al servicio del cártel de Medellín, vio engordar su cuenta bancaria, hasta que la DEA y el departamento de inteligencia gringo le hizo un ofrecimiento que no pudo rechazar. Este thriller negro sobre los señores de la droga se anuncia como estreno del mes que entra y será la segunda vez que Cruise se pase al bando de los malos por
razones monetarias que saltan
a la vista.

El cine argentino que tiene un público respetable en nuestro país (gracias a las ediciones que llegan del cono sur en DVD y Blu-ray) a pesar de no pasar en la pantalla grande más que en una muestra de cine o algún foro en la Cineteca, anuncia para el mes entrante la nueva cinta de ese cheque al portador emocional que es Ricardo Darín. Se trata de La Cordillera, de Santiago Mitre: un thriller de intriga y política que ocurre en una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile. Darín, se debate entre un desastre familiar y su investidura como presidente de Argentina. Repartazo que incluye también al mexicano Daniel Giménez Cacho.

Los fans de la ciencia ficción de acción megalomaniaca, que ya no están dispuestos a solapar basura como Elysium, deber ver la nueva de Gerard Butler Geostorm, un thriller de acción catastrófica sobre un diseñador de satélites que hace alianza con su insoportable hermano, a quien no ve desde hace años. Ambos se enfrentan a una tormenta artificial a nivel planetario, que ni todos los tornados juntos; mientras en Estados Unidos hay un complot para asesinar al presidente (¿Trump?)

Vaya vaya, que tenemos aquí: la enésima versión de Asesinato en el Orient Express que, nada más por el reparto (y juran los guionistas que algunas nuevas vueltas de tuerca) se hace recomendable: Kenneth Branagh, Michelle Pfeiffer, Johnny Depp, Penélope Cruz, Willem Dafoe y Miranda Richardson y Judy Dench, entre otros. Se trata de otra rimbombante aparición del detective belga Hércules Poirot, que investiga los mismos crímenes cometidos en otras películas, algunas de ellas clásicas. Sin embargo, esta vez, hay algunas variaciones criminales que hacen que hasta el belga parezca sospechoso hasta de lo que está investigando.