Prohibido confiarse

Heriberto Murrieta

La Selección Mexicana iniciará mañana viernes su camino rumbo al Mundial de Rusia, después de una eliminatoria mediocre que desembocó en un repechaje para clasificar a Brasil 2014.

La Selección nunca ha perdido el primer partido de una eliminatoria mundialista en toda su historia. 81 años de victorias o empates al abrir estos torneos de clasificación. A juzgar por la flaqueza del conjunto de El Salvador, todo parece indicar que esa buena racha continuará. Entre los técnicos que han dirigido al equipo mexicano desde el 4 de marzo de 1934 —fecha del primer juego rumbo a una Copa del Mundo—, figuran cinco extranjeros: el español Antonio López-Herranz, los argentinos César Luis Menotti y Ricardo Antonio La Volpe, el serbio Bora Milutinovic y ahora el colombiano Juan Carlos Osorio, cuya llegada al Tri ha provocado escozor en no pocos entrenadores mexicanos.

Entre los triunfos más importantes de El Salvador sobre México destaca el de 1981, cuando La Selecta se impuso en territorio neutral (Tegucigalpa) y avanzó al Mundial de España 82. Pero si de victorias mexicanas se trata, recordamos una en un Mundial, el de México 70, por 4 goles a cero con anotaciones de ‘El Cabo’ Valdivia (2), ‘El Chalo’ Fragoso y ‘El Fraile’ Basaguren sobre la grama del Estadio Azteca. Ya ha pasado mucha agua debajo del puente. 45 años separan esa goleada del duelo nocturno de mañana en el ‘Coliseo de Tlalpan’.

Entre las principales polémicas del recién llegado Osorio está la inminente utilización de Miguel Layún como lateral derecho, no obstante que el carrilero se desempeña brillantemente por el otro lado. Y todo porque al técnico colombiano no le convencen los laterales de perfil cambiado. ¿Por qué no utilizar laterales de perfil cambiado? Seguramente porque un lateral izquierdo zurdo tiene más y mejores posibilidades de entrega del balón, ya sea por fuera o hacia adentro del campo, obedeciendo a su perfil natural. Layún ha demostrado una gran capacidad jugando por el lado siniestro, con largos recorridos para pisar las dos áreas, buen criterio para entregar la pelota, fuerte disparo a portería y excelente regreso para cumplir con las coberturas.

Lo peor que podría hacer el equipo nacional es confiarse ante el cuadro salvadoreño, mezcla de titulares y jóvenes con poca experiencia. La Selección debe tener un buen funcionamiento y ganar, antes que pensar en golear a la oncena centroamericana.

Chiquito pero picoso. Ya está de vuelta Christian Bermúdez. ‘El Hobbit’ pareció olvidarse de jugar futbol cuando pasó del Atlante al América, medio recuperó su nivel en Jaguares y ahora vuelve a brillar con luz propia con este agradable Puebla, que está a punto de meterse a la Liguilla, bien comandado por el argentino Pablo Marini.

Chispa, picardía, regate y habilidad son las cualidades de Bermúdez, quien me aseguraba que no se le “subió” cuando empezó a ganar dinero. No hay que olvidar su origen humilde y los largos recorridos diarios que hacía en ‘peseras’ desde Ciudad Neza hasta la salida a Cuernavaca para llegar a los entrenamientos del Atlante, equipo con el que fue campeón en 2007.

Aparte de la recuperación futbolística del chaparrito mediocampista, el Puebla tiene otro motivo de alegría: ya podrá disponer de su remozado estadio Cuauhtémoc en caso de llegar a la fiesta final. El escenario de la Angelópolis será reinaugurado el próximo miércoles con un partido amistoso contra el Boca Juniors.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios