¿Le pagaron 8 millones a 'Cuau' por ser candidato?

Héctor De Mauleón

Al futbolista Cuauhtémoc Blanco le pagaron ocho millones de pesos para que aceptara la candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca. Esto fue dado a conocer por uno de los miembros del equipo que lo condujo al triunfo: el ex alcalde priísta Manuel Martínez Garrigós, quien gobernó Cuernavaca entre 2009 y 20012.

En una carta a la opinión pública publicada ayer en medios morelenses, Martínez Garrigós relata que desde la primera vez que vio a Blanco se percató de “tus limitaciones políticas, ingenuidad y de tu poca seguridad como persona”: el ex priísta reconoce, sin embargo, que a pesar de eso ayudó al futbolista a construir la victoria electoral del 7 de junio pasado, cuando —le dice — “ni tú ni tus flamantes aliados sabían leer una simple encuesta de salida”.

La idea era que Blanco ayudara a los hermanos Julio y Roberto Yáñez, “dueños” del PSD en Morelos, a conservar el registro. La tajada arrancada al presupuesto compensaría con creces el sueldo del Cuau.

Ni los Yáñez ni sus aliados imaginaron que el ex futbolista iba a arrasar en la elección.

Garrigós había roto con el PRI luego de que éste instituto le suspendiera sus derechos políticos al acumular denuncias por dispendio y corrupción. Fue el encargado de diseñar y dirigir la campaña política de Blanco. El ex priísta afirma que la noche del 7 de junio Cuauhtémoc estaba extasiado con los resultados.

Pero algo, finalmente, salió mal. En el reparto de cargos públicos, Martínez Garrigós se sintió traicionado por los Yáñez.

Hoy el alcalde electo Cuauhtémoc Blanco acusa a su antiguo aliado de haber dejado en ruinas a la administración municipal —hay 21 procedimientos abiertos y cuatro carpetas de investigación contra Garrigós—. Éste reta al ex futbolista a someterse a la prueba del polígrafo para responder, entre otras cosas, “si te pagaron ocho millones vía contrato” y “si tenías residencia legal en Cuernavaca”.

En la entrega pasada, se informó en este espacio que el domicilio que Cuauhtémoc Blanco entregó a las autoridades electorales para demostrar que residía en Cuernavaca desde hacía diez años, era, en realidad, el domicilio con que uno de los hermanos Yáñez —oriundos de Mexicali— había demostrado que era vecino de esa ciudad:

El Cuau presentó ante el INE un contrato de arrendamiento apócrifo, relata el periodista Guillermo Cinta.

De acuerdo con Cinta, los Yáñez sacaron a remate el registro de candidaturas del PSD. Ofrecieron diputaciones y alcaldías a toda clase de personalidades pudientes del estado. Promotores de una campaña que se proponía construir candidaturas ciudadanas, se acercaron a personajes famosos que pudieran atraer la atención de los votantes.

Según Guillermo Cinta, el primero en recibir la invitación para contender por la alcaldía de Cuernavaca fue El Matador Luis Hernández. El Matador rechazó la oferta pero acercó a los hermanos con el representante del Cuau, el promotor futbolístico José Manuel Sanz, quien recibió un importante porcentaje de las ganancias de Blanco.

“Manejaron el asunto como si fuera un negocio donde el producto a explotar se llama Cuauhtémoc Blanco”, explica Cinta.

Desde hace algunos meses, en los círculos políticos locales se comenzó a hablar de una traición de Julio Yáñez a Manuel Martínez Garrigós: se había incumplido un acuerdo, según versión del ex priísta.

Martínez Garrigós afirma que hace unos días le llegó información de que Blanco iba a presentar una denuncia en contra suya. “Me imagino que lo que vas a presentar es sobre mi actuación como presidente municipal”, le escribió.

Y agregó: “Tengo entendido que no lees mucho, entonces, en síntesis, para no aburrirte, tengo 21 procedimientos ante distintas instancias y en ninguna han podido demostrar mi supuesta culpabilidad por una razón muy sencilla: todo es político, nada jurídico”.

Es en ese pleito de compinches donde el ex priísta deja entrever que los propietarios del PSD burlaron la ley y pagaron al futbolista ocho millones. “Salúdame por favor a los titiriteros, que por cierto son los verdaderos traidores y quienes están cavando tu tumba”, concluye.

Un pésimo escenario para los habitantes de Cuernavaca.

@hdemauleon

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios