Dignifiquemos la política

Mientras panistas, perredistas, priístas y morenistas se acusan los unos a los otros, se revelan más evidencias criminales y se dan a conocer nuevos fraudes
23/04/2017
02:02
-A +A

Si la histórica corrupción priísta descompuso éticamente la política nacional, déjenme expresarme como novelista por un momento y decirles que el actual estercolero ha podrido al gobierno, al extremo que ya sólo se distingue a un conjunto de gusanos que devoran, gozosos, los restos de una masa inmunda que despide hedores mefíticos. No me propongo, ni mucho menos, citar aquí los nombres de los diferentes parásitos que han distraído a la opinión pública del país en los últimos meses con su insolente bribonería, en tanto en la Casa Blanca se erige un nuevo James Polk, el peor enemigo de México a lo largo de nuestra dolorida historia. Que la helmintología se ocupe de etiquetar semejantes bichos nocivos y se les aplique la debida técnica vermífuga adecuada para hacerlos desaparecer de los intestinos de México, sí, pero no debemos perder de vista el gran proyecto nacional que carcomen estas fétidas lombrices gelatinosas, la inmensa mayoría de los políticos mexicanos.

Mientras los panistas, perredistas, priístas y morenistas se acusan los unos a los otros, se revelan más evidencias criminales y se dan a conocer nuevos fraudes y peculados, es decir, en tanto esas criaturas de las cuales ya se ocupa la Zoología, se disputan la carroña hundiéndose una y otra vez entre las carnes hediondas, México, la patria, continúa sin resolver los problemas de fondo que realmente nos aquejan y comprometen severamente nuestro futuro. En el extranjero, la mayoría de los integrantes del gran concierto de las naciones, adecúa sus economías a la marcha de los tiempos con el talentoso objetivo de hacerlas más competitivas y exitosas de cara a la generación de riqueza, imprescindible para elevar a sus ciudadanos a la altura mínima exigida por la dignidad humana. En México, la mitad de la población se encuentra sepultada en una amenazadora pobreza, que se podría atacar con más eficiencia, si los nauseabundos helmintos no se engulleran buena parte de la energía de la nación.

La corrupción no debería contaminar la política nacional, ni distraernos del análisis y ejecución de una agenda política y social moderna. Los denigrantes conflictos penales en que se encuentran involucrados nuestros pestíferos gobernantes, deben ser atendidos en las instancias criminales ante el Ministerio Público, sin perder de vista la brújula, o sea, el objetivo prioritario de todo gobierno, como la creación de empleos, la seguridad pública, la educación, la nutrición y el bienestar, en lo general. No debemos perder más de nuestra valiosa atención en divulgar cómo se disputan los parásitos las heces fecales.

Los granos del reloj de arena se agotan sin que podamos instrumentar los cambios requeridos. En 60 años sextuplicamos la población de 20 a 120 millones de mexicanos; de productores de petróleo y gas pasamos a importar estúpidamente gasolina y gas. La existencia de 25 millones de compatriotas que perciben menos de cinco mil pesos al mes, constituye una peligrosa afrenta en contra de la inteligencia de la nación. El país demanda adecuaciones en el sistema presidencial que da muestras claras de agotamiento. Necesitamos fundar una Segunda República. La economía informal, exenta de impuestos, nos devora por los cuatro costados, en tanto los chinos no sólo nos arrebatan los mercados externos, sino que destruyen los internos sin piedad ni tregua alguna.

Mientras todo se pudre, continúan vigentes las leyes tributarias que lastimaron severamente la capacidad de ahorro y de consumo de los contribuyentes; siguen sin resolverse los agudos problemas de inseguridad nacional que ya alcanzan niveles de Estado prerrevolucionario, porque el país se convierte en un enorme cementerio clandestino que escandaliza al mundo entero. En tanto México se agusana, tan solo se encarcela a dos o tres capitostes para distraer al electorado, como si la reclusión extemporánea de estos bandidos fuera a disminuir los índices alarmantes de gangrena del organismo patrio. Como si los quebrantos éticos no fueran suficientes, ¿qué pasó en medio del creciente proceso infeccioso? Pues que la actual administración contrató irresponsablemente más deuda externa que nos recuerda los años de borrachera nacional, cuando administrábamos la abundancia y quebramos escandalosamente. ¿Aquí no pasó nada? Como si la preocupante hemorragia provocada por la corrupción fuera un perjuicio menor, ahí está la pandilla priísta que todavía se niega, en abierto desafío a la paciencia nacional, a designar a un zar de extracción ciudadana y de intachable solidez ética, porque tratan de esconder toneladas de excrementos putrefactos, cuya exhibición dañaría aun más la imagen patibularia del tricolor. El PRI no tiene remedio y, ¿quienes votan por un partido podrido sí tienen derecho a quejarse de la purulencia política?

¿Dónde están las soluciones? México está vivo, ¿pero ya no es viable? ¿Dónde están los políticos visionarios y de mano firme? ¿Y los estadistas? Y los millones de mexicanos titulares de un rígido concepto del honor, dueños de múltiples capacidades, ¿por qué no saltan a la arena política para purgar a los partidos de los bichos que han secuestrado la voluntad de la nación? ¡A trabajar! ¡A crear! ¡A producir! No permitamos que los gusanos nos distraigan del verdadero rescate de la nación, para eso existen las técnicas vermífugas que lamentablemente no utilizamos.

Una manera de empezar a dignificar la política es empezar a silbar a los políticos, en donde los veamos, claro que hay de chiflidos a chiflidos, lo cual dejo al criterio del querido y respetado lector… ¿Más? Comencemos a ladrarles como cuando López Portillo llegaba a un restaurante. ¿Se acuerdan de cuando teníamos sentido del humor, en lugar de hartazgo? No los dejemos en paz. Existen recursos populares muy eficientes para agredir civilizadamente a estos transgresores de la ley y del orden que se burlan en nuestras caras exhibiendo cínica e impunemente el dinero que nos robaron. ¿Sabes chiflar? ¡Pues chifla! ¿Sabes ladrar? Pues ladra, pero no reduzcas tu malestar a una charla de café…

[email protected]

Uno de los escritores más leídos de nuestro país, es autor de 27 novelas históricas que van desde México Negro hasta México Engañado, un ensayo relativo a la educación, el origen de la mayoría de...
 

COMENTARIOS