Cada vez menos MX

Eduardo Camarena

Después de unas breves vacaciones de 25 días regresa la Liga MX. Este viernes comienza el nuevo Torneo Clausura 2016, con dos puntos de interés: prácticamente todos los equipos se reforzaron y al final de este certamen se definirá el descenso.

Para algunos clubes, el Clausura 2016 representa la oportunidad de revalidar el buen trabajo realizado en el certamen anterior. El campeón Tigres, con una estupenda Liguilla, y los subcampeones Pumas, con magnífica temporada regular, son el mejor ejemplo. América, Toluca, Veracruz, León y los sorprendentes Puebla y Jaguares que también calificaron a la Liguilla tienen ese mismo objetivo. En la mayoría de los casos, apostaron por la continuidad.

Para Monterrey, Pachuca, Cruz Azul, Atlas, Morelia, Guadalajara, Tijuana y Santos es torneo de revancha. Son equipos que, a la vista, tienen economías sólidas y eso les permite invertir para tratar de trascender y llegar como mínimo a la postemporada. Querétaro estaría en esta misma condición, pero da la impresión que el grupo empresarial que lo respalda no tiene al futbol en este momento como su principal prioridad.

Dorados es un caso singular, tiene el respaldo de la organización propietaria de Xolos, pero es un soporte limitado que hasta ahora ha sido insuficiente para que el equipo de Culiacán se aleje del problema del descenso. Puebla y Chiapas, de la familia López Chargoy, son los equipos débiles financieramente y esta flaqueza puede cobrarles factura en el torneo que está por iniciar.

A la vista, la gran mayoría de los 18 equipos que integran la Liga MX tienen economías sanas que les permiten invertir. La cuestión es saber invertir bien y no gastar mal. En los torneos recientes han desfilado muchísimos “refuerzos” que pasaron sin pena ni gloria en la Liga MX.

Cruz Azul, con Joffre Guerrón y Aldo Leao Ramírez parece bien reforzado.

Monterrey se dio el lujo de contratar al charrúa Carlos Sánchez, el mejor futbolista de América el año pasado; Las Chivas contrataron al ‘Gullit’ Peña, uno de los mexicanos más codiciados en nuestro futbol; Tijuana con el técnico Miguel Herrera ha fincado una base para volver a las épocas de triunfos, lo mismo el Atlas con el regreso de Rafa Márquez, y su entrenador argentino Gustavo Costas.

El Torneo Clausura 2016 está por comenzar, con los mejores augurios y expectativas. Los equipos —en el papel— se han fortalecido y seguramente veremos una temporada muy competitiva.

Lo único cuestionable es el creciente número de extranjeros y naturalizados que invaden una Liga cada día menos MX. Hasta ahora están registrados 165 jugadores no nacidos en México —incluidos los nacidos en EU— 62 de ellos naturalizados, 11 más que el torneo anterior.

El certamen pasado, 42% de los jugadores no nacidos en México tuvieron participación intermitente e irregular, no fueron titulares indiscutibles y mucho menos marcaron diferencia en sus equipos. Este balance demuestra que la excesiva cantidad de elementos foráneos de discreta calidad, simplemente le quita lugares a los futbolistas nacidos en México con calidad.

[email protected]om

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios