La maestra Gabriela Mistral

Ángel Gilberto Adame

Las dos grandes revoluciones educativas que ha experimentado México fueron la que emprendió Justo Sierra entre 1905 y 1910, que tuvo como propósito la sistematización de la escolaridad y culminó con la inauguración de la Universidad Nacional; y la que protagonizó José Vasconcelos entre 1920 y 1924, periodo de intensas campañas de alfabetización aunadas a la reorganización de la vida política y económica.

Una de las más entusiastas vansconcelistas fue la poeta y educadora chilena Gabriela Mistral, quien arribó a nuestro país invitada por el ministerio de Educación, y recorrió la República con el objetivo de evaluar la funcionalidad de las escuelas y aportar su experiencia para mejorarlas. El ímpetu de Mistral sirvió como punta de lanza para que muchos jóvenes e intelectuales se sumaran a la ambición de Vasconcelos de disminuir las brechas de la desigualdad a través de la instrucción pública.

Después de dos años de trabajo, Mistral partió con la esperanza de haber contribuido a la dignificación del estudio y de la vida rural. Concluida la gestión de Vasconcelos, EL UNIVERSAL la contactó para consultarle su opinión sobre el estado del proyecto educativo mexicano, y publicó sus impresiones los días 12, 17 y 24 de julio de 1926.

Uno de los aspectos que más la entusiasmó fue la creación sostenida de bibliotecas, mismas que estaban clasificadas en populares, industriales, escolares, institucionales, ambulantes y rurales. Desde su punto de vista, la meta a alcanzar era que la lectura estuviera al alcance de todos los mexicanos sin importar su condición de clase, dando así continuidad y fortalecimiento a la simiente de la alfabetización.

Otro programa en el que Mistral vio una iniciativa plausible fue el de “La hora del cuento”, en la que una profesora dirigía semanalmente una lectura en voz alta para un auditorio. Lo que atrajo su atención fue que al poco tiempo de su implementación se había alcanzado la interacción de todos los oyentes y que se habían creado, casi espontáneamente, grupos corales, con lo que refrendó su confianza en el autodidactismo, pues ella misma había seguido esa vía de aprendizaje.

Advirtió también que el laicismo era uno de los temas más complejos que debería resolver el país, por lo que debía introducirse con cautela entre la población: “Es sumamente delicado agitar un problema que interesa por lo menos a diez millones de habitantes (…) y que en la Historia ha tenido siempre el destino de enardecer a los hombres más que las cuestiones económicas, más que causa alguna”.

La creación de la Escuela Normal Rural le pareció más que meritoria, pues sostenía que el campesino no podía formarse como el hombre citadino, ya que debía arraigarse en su región y aprender de su población, su clima y sus materias primas. En su opinión, sólo bajo esas condiciones de acción magisterial —similares a las que ella experimentó en su país natal— era posible la autoafirmación intelectual.

También celebró la medida de dotar a los maestros de una caja de ahorro para el retiro, al tiempo que lamentó que la edad mínima para el mismo fuera de 55 años: “El envejecimiento humano en ninguna profesión se hace sentir más, como decadencia del espíritu, como estatismo, como mediocridad del esfuerzo, que en la educación”. Estimó que los docentes deberían alejarse de la actividad cuando sus fuerzas ya no les permitieran influir con ímpetu en la formación de las nuevas generaciones.

Mistral fue uno de los ejemplos más imponentes del mensaje medular de Vasconcelos, quien creía que para ser maestro eran tan importantes los méritos académicos como la voluntad de compartir el saber: “Si somos justos, si somos intransigentes con la maldad y enemigos jurados de la mentira; si (…) borramos de nuestra conducta la palabra transacción, si no transigimos ni con la verdad a medias ni con la justicia incompleta, (…) entonces seremos verdaderos y ejemplares maestros”. Algo ha cambiado desde entonces, que nos ha vuelto esclavos de sindicatos, mafias y burocracias que actúan impunemente en detrimento de la educación.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios