Se requiere explicación inmediata

Nelson Vargas

A finales de julio se dio a conocer el positivo y la sanción para la esgrimista Paola Pliego, que la dejaba fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Parecía otro episodio de descuido por parte de un deportista de nuestro país, aunque en aquella ocasión recuerdo que escribí acerca de la importancia de no realizar un juicio inmediato y condenar a la atleta solo por ganar la nota.

El tiempo le ha dado la razón a Pliego y a su grupo de abogados ahora que han dado a conocer que el supuesto dopaje no fue más que un error del laboratorio de la Conade, en donde se realizó dicha prueba. Lo más dramático en este caso, es que la esgrimista ha denunciado públicamente que recibió una llamada sospechosa en la que le exigían no abrir la prueba B, con la que se comprobó su inocencia.

La otra denuncia es la del error en el manejo de las pruebas por parte del laboratorio de la Conade, que ha sufrido un duro golpe de credibilidad, unos años después de recibir la certificación por parte de la WADA (Agencia Mundial Antidopaje, por sus siglas en inglés).

Ahora pretenden deslindarse de la responsabilidad por este grave error, al querer hacer ver que dicho laboratorio no pertenece a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, cuando forma parte del presupuesto que este organismo tiene. Siempre he pensado que la vida es más fácil cuando dice la verdad y en este caso, sería mucho mejor, más sano, que aceptaran el error que cometieron, que encuentren a los responsables de ello y que se preparen para lo que viene porque se acerca una demanda.

Ya nadie le regresará la oportunidad de participar en unos Juegos Olímpicos para los que se había clasificado y eso es una lástima, porque es otro ejemplo de los malos manejos que existen para los recursos que se destinan para mejorar el desarrollo del deporte en nuestro país, así como las herramientas que pueden ayudar a nuestros atletas.

Las autoridades del deporte en México deben actuar de forma correcta y aclarar estas situaciones de manera inmediata, la de la falla en el análisis de las pruebas y la de la supuesta amenaza. No pueden dejar pasar tiempo como si con eso se fuera a olvidar el caso. En estos momentos, la credibilidad de muchos de ellos está en juego, así como el futuro de la práctica de estos controles en nuestro país, que ya de por sí generaban algo de desconfianza.

Deben realizar una investigación de lo ocurrido, la señorita Pliego busca justicia y la sociedad quiere una explicación. Queda claro que no la Conade ni el COM estuvieron atentos a estos análisis como para evitar que esto sucediera, aunque en su momento aseguraron -antes de que se anunciará el positivo-, que todo estaba bajo control. Ahora sabemos que no tenían todo bajo control y que volvieron a fallar en sus responsabilidades.

Qué decir de la Federación Mexicana de Esgrima que según el testimonio de Pliego, nunca la apoyó para tratar de aclarar la situación y evitar la suspensión, por el contrario, dijo, la decisión fue reemplazarla de inmediato. Por qué actuó así la federación es la siguiente pregunta a responder por parte de los involucrados.

Un caso similar ocurrió en el 2010, cuando la nadadora Diana Luna acusó irregularidades en una prueba antidopaje que resultó con irregularidades por las que ella junto a su padre, buscaron una explicación por parte de la Conade hasta que encontraron que mostraron su inocencia. Esta falla por parte del laboratorio le impidió asistir a los Juegos Centroamericanos de Mayagüez en los quemara promesa de medalla y como consolación la enviaron al Mundial de curso corto en Dubai.

No es algo nuevo que este laboratorio tenga fallas e irregularidades en los análisis de algunas pruebas, lo negativo es que con estos antecedentes se haya condenado públicamente a otra atleta antes de tener la certeza del positivo. Pliego y su grupo de abogados interpondrán una demanda contra quien resulte responsable, pero esa responsabilidad, la de aclarar qué fue lo que sucedió realmente es de las autoridades del deporte en nuestro país, que han vuelto a ser protagonistas de un escándalo por la falta de profesionalismo de algunos de sus integrantes, que en lugar de solucionar las cosas como debe ser, intentan disfrazarlas para buscar seguir en el país de "usted disculpe".

 

Profesor

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios