Suscríbete

Deportistas olímpicos, bajo la apreciación del COM

Nelson Vargas

Si el COM y las federaciones que dicen ver violados sus derechos tuvieran claridad en sus gestiones, no se pondrían a la defensiva

Es increíble que continúe la lucha política en el deporte mexicano y que haya personas que encima de todo se den golpes de pecho diciendo que son los protectores de los deportistas, cuando a lo largo de la historia son los que más han perjudicado su desarrollo, lo siguen y lo seguirán haciendo porque lo único que les importa es el beneficio económico propio.

No entiendo cómo es que algunos medios de comunicación defiendan algunas posiciones sin hacer una investigación previa, sin que tengan conocimiento verdadero de lo que ha sucedido en los últimos años. Que sólo expresen una opinión o tomen parte utilizando palabras como “creo” “me parece” “pienso”, porque simpatizan con algunas de las partes. Hay que informar a la gente de manera responsable y hacer un análisis histórico.

Quisiera saber cuántas personas se han preguntado por qué el COM se reunió en Asamblea Extraordinaria con la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) cuando fue el mismo Comité quien se encargó de desconocerla y desaparecerla. Qué credibilidad puede tener el COM, quien fue uno de los que, junto al presidente de la Comisión de Juventud y Deporte de la Cámara de Diputados, Felipe Muñoz, así como el director general de la Conade en ese entonces, el licenciado Jesús Mena, y el diputado, Gerardo Liceaga; impusieron la Ley General de Cultura y Deporte que tenía como único objetivo acabar con Codeme como un acto de venganza y ahora que se sienten “amenazados” intentan hacer alianza ignorando la ley que ellos mismo apoyaron.

El objetivo del COM está claro, quiere convertirse en el “mártir” del deporte nacional. Van causando lástima diciendo que una empresa particular es quien les provee los alimentos para los deportistas porque no tienen recursos, cuando siendo una asociación civil es justamente lo que debieron de hacer hace mucho tiempo, buscar su solvencia económica a través de patrocinadores y dejar de depender al cien por ciento del gobierno federal. También se hacen la víctima y justifican su decisión de disminuir la participación de nuestros deportistas porque vieron reducido su presupuesto por parte de la Conade y planean desacatar las reglas de las federaciones internacionales, quienes dictan las normas de qué deportistas deben ir a los Juegos Olímpicos por resultados y marcas y ahora dejar fuera a infinidad de deportistas que cumplen estos requisitos para asistir.

Lo único que está haciendo el COM es presionar mediáticamente al gobierno federal para que le cumpla sus caprichos, pero a base de incoherencias. Sí se ponen a defender la Carta Olímpica diciendo que la máxima autoridad de nuestro país no debe meterse en asuntos de Juegos Olímpicos, pero irán en contra del reglamento de las federaciones internacionales e impondrán ellos su reglas de apreciación una vez más para ver quién sí se merece ir y quién no, incluso corriendo el riesgo de que un lugar en la selección dependa de tener buena relación con el COM, y un representativo nacional no se hace de esa manera. Hay parámetros oficiales de clasificación, los cuales se deben cumplir si en verdad quieren proteger a nuestros deportistas tanto como lo expresan todo el tiempo.

Lo que las personas deben entender es que si el gobierno federal está tomando decisiones drásticas es porque se dio cuenta que las asociaciones civiles han abusado del presupuesto. Por qué seguir solapando a estos personajes que si en verdad estuvieran a favor del desarrollo deportivo de nuestro país buscarían una reconciliación de todos los organismos, pero el “miedo no anda en burro”, si el COM y algunas de las federaciones que dicen ver violados sus derechos tuvieran total claridad en sus gestiones no se pondrían a la defensiva. Recuerden que el que nada debe, nada teme.

 

Profesor.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios