Se encuentra usted aquí

Al 18 pasando por el 15

Los resultados de los comicios dibujarán los trazos de la disputa por la Presidencia. En los partidos esta dinámica ya se desató
28/05/2015
03:25
-A +A
En memoria de Juan Molinar Horcasitas

Ya está cerca el 7 de junio. Son pocos los días que faltan para que se conozca la voluntad de los ciudadanos sobre la forma en que deberá distribuirse el poder en tres niveles: federal, con la elección de diputados a la LXIII legislatura del Congreso de la Unión; estatal, con la designación popular de nueve gobernadores y sus respectivos congresos locales; municipal, 16 estados renovarán ayuntamientos. Se desplegará ante nuestros ojos un paisaje político que impactará nuestro destino por muchos años.

Vivimos un proceso en el que la lucha electoral fue una mampara con la imagen de una competencia pluralista y multicolor, con variedad de nombres, distintivos partidarios y candidaturas ciudadanas, pero que en realidad fue la primera etapa de una descarnada lucha de diversos intereses para asaltar el futuro de México.

Los votos del 15 son para el 18. Los resultados de los próximos comicios dibujarán los trazos básicos de la disputa por la Presidencia de la República. En todos los partidos esta dinámica ya se desató.

En el PRl el fuego es cruzado y en distintas direcciones. El bloque atrincherado en Los Pinos reivindica el principio de la designación unipersonal por el jefe real del partido, esperan que su inapelable decisión se incline por alguno de los que forman el círculo de mayor confianza, consecuentemente hay jaloneos en la camarilla. En tanto, los excluidos del sancta sanctorum reclaman espacios y se esfuerzan por abrir el impenetrable ostión, de modo que la unción del presunto sucesor sea colegiada y meritocrática, lo que obligaría a enriquecer la lista de presidenciables. Está claro que tirios y troyanos tricolores se esfuerzan porque en los próximos comicios su partido afirme su hegemonía, pero no por ello amaina la puja interna, por el contrario, se desarrolla a la par de la conquista de gubernaturas, alcaldías y curules de los candidatos pertenecientes a los diversos bandos. Cuando se conozcan los resultados se verá de qué cuero salieron más correas y quién se hizo de más bastiones para merecer la grande.

En la izquierda esta elección definirá si el PRD estará en capacidad de reconstituirse como una alternativa socialdemócrata de poder o será superado por el radicalismo nacional revolucionario de López Obrador. Este resultado, a su vez, realineará a sus viejos aliados . El sol azteca no puede retroceder en Guerrero y Michoacán, pero la madre de todas las batallas será en el DF. Lo que brote de las urnas de la ciudad de México será el inicio de una nueva historia en esta familia ideológica.

En el PAN las cosas están más o menos claras. Sus retos: asumir el primado de la oposición; mantener el ritmo de recuperación de votación y espacios de poder que inició en el 2013 y colocarse como el retador mas fuerte para las presidenciales. Está obligado a refrendar los gobiernos de Baja California Sur y Sonora y agregar nuevas plazas a su elenco de gobiernos. Sus resultados serán una radiografía de la eficacia de la coalición “El Camino Ganador” que triunfó en las elecciones internas en 2014 y de la cual emergen varios proyectos grupales que apuntan hacia Palacio Nacional. Apenas terminen los comicios constitucionales el PAN se sumergirá en un proceso de renovación de dirigentes nacionales, mismos que definirán el guión y el papel que jugará esta organización política hasta el 2018.

Nuevos actores podrán aparecer en el escenario: ¡Los independientes al poder! En esta elección se ensaya la viabilidad de un proyecto disruptivo del actual sistema de partidos.

Analista político.
Ex presidente nacional del PAN.
@LF_BravoMena

Luis Felipe Bravo Mena nació en León, Guanajuato (28.09.1952). Cursó la licenciatura en la Escuela de Derecho de la Universidad de Guanajuato (1975) y obtuvo la especialidad en filosofía...

Comentarios