'Chavitos bien' que violaron a una joven en Veracruz siguen impunes

Luis Cárdenas

“X, somos chavos”, estaban calientes por el licor, “x, somos chavos”, querían sexo, dominar y fornicar, “x, somos chavos”

Salieron del antro alcoholizados hasta la médula, eran cuatro, manejaban el Mercedes Benz de papi, muchachitos bien que tienen una deyección en el cerebro alimentada por escuelas de juniors que los educan como reyes para que actúen como petulantes subnormales, “x, somos chavos”, estaban calientes por el licor, “x, somos chavos”, querían sexo, dominar y fornicar, “x, somos chavos”, querían mostrar el poder que no superaron de su fase fálica, “x, somos chavos”, querian violarse a alguien, para ver que se siente, para sentirse chidos, chingones, “x, somos chavos”.

Se envalentonaron y subieron a una chica menor que ellos, de 17 años, más débil que ellos, ¿cuándo uno o una ha podido solo o sola contra cuatro?, quizá, pensaron, ella se lo buscó por vestirse provocativa, los hombres son unos idiotas que no pueden dominar su pene cuando ven una falda enfrente, el apetito incontrolable les da un fuero para violar, a fin de cuentas “x, somos chavos” y por eso se les hizo fácil toquetearla entre cuatro en el coche y se les hizo fácil meterla al condominio y se les hizo fácil encerrarla en baño y que el más pequeño por ser el más imbécil, la violara, porque a fin de cuentas “x, somos chavos”.

Y si uno es el hijo de un político importante no pasó nada, y si los otros son hijos de empresarios menos pasará, el poder de los chanchos que se revuelcan por el lodo, de los gorrinos que los cuidan, de los cerdos que se limpian con la lengua la boñiga que les escurre de sus cuerpos.

Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodríguez Acosta junto a una jovencita de la que reservo el nombre. aunque esté ya disponible en diversos medios, son los únicos que saben lo que pasó en esa noche de enero de 2015.

Una persona violada es una persona sobreviviente, así les llaman porque el abuso sexual te intenta matar del todo, te succiona la dignidad, te jode la vida.

Difícil pensar que esta jovencita inventara su violación, difícil pensar que se someta a las periciales ginecólogicas, otra violación en sí misma, para probar su dicho sin saberse víctima, difícil pensar que durante más de un año la atormente un trauma fantasma que solo busca dañar la reputación de cuatro baratijas de juniors.

Ayer hablé con el señor Javier Fernández, padre de la joven violada, no parecía un hombre que buscara dinero, si no alguien a quién le fastidiaron lo más amado en la vida. ¿qué siente el padre de una niña violada?, de menos, sed de justicia que fácilmente puede caer en la venganza. Ojalá que no se equivoque y opte por el camino de la legalidad.

Si el video donde los jóvenes confiesan, no cuena como prueba legal, ¿qué esperará Luis Ángel Bravo, fiscal de Veracruz, para leer las periciales y tomar en serio la denuncia?, ¿otro feminicidio? ¡Vaya desecho de justicia, la que aplican Veracruz!

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios