Oaxaca no puede perder

Luis Cárdenas

Oaxaca es un estado abandonado, un lugar donde, de acuerdo a las cifras del CONEVAL, el 66.8% de su población vive y sufre condiciones de pobreza, el 23.3% padece carencias sociales y solamente el 7.9% de sus habitantes se encuentra en una situación no vulnerable. Para ser más claros, ni siquiera 1 de cada 10 oaxaqueños podrían declararse en bienestar. Oaxaca, es una gran deuda.

(http://www.coneval.gob.mx/coordinacion/entidades/Oaxaca/Paginas/pobreza-2014.aspx)

¿Qué fue lo que pasó?, ¿cuándo se jodió el Estado?, ¿porqué dejamos pasar décadas enteras a la propia suerte de una población que se fue hundiendo en la miseria?, nunca nos importó, en Oaxaca crecieron cotos de poder a veces amparados por los gobiernos y a veces en franco y violento chantaje a la población. Y nunca nos importó.

Un sitio con el potencial de Oaxaca debería ser uno de los más ricos de México, sus espacios turísticos deberían pelear entre los mejores, la calidad y mano de obra de su gente debería competir e incidir en la economía nacional, ser un motor y no un lastre.

Este año, habrá elecciones en el estado, el PRD y el PAN preparan una alianza con un candidato que aún estará por definirse entre las encuestas y las preferencias amistosas de Gabino Cué que entregará un estado igual de pobre, igual de caótico e igualmente devastado. La alternancia política no necesariamente dio frutos en el día a día de los oaxaqueños.

De 2012 a 2014 el estado generó 200 mil nuevos pobres. Los colores de los partidos políticos, por más variopintos que sean, no generan platos de comida, no merman el hambre que crece y se desborda problemáticas severas, el hambre genera rencor, el hambre genera violencia, el hambre provoca estancamiento, el hambre no se combate con una gracia del gobierno, ni con limosnas, el hambre se combate con estadistas y no con improvisados.

Me llama la atención que previo al proceso electoral, comienza la guerra sucia que no lleva a nada, los políticos parecen más interesados en exhibir sus bajezas que en combatir la miseria.

Alejandro Murat ha sido uno de los primeros objetivos de una campaña que se basa en el estiércol por encima de las propuestas, al ex titular del Infonavit se le acusa, sin sustento alguno, de tener propiedades millonarias en Nueva York, basándose quizá en una nota desmentida publicada hace mucho tiempo por el NYT, una nota escandalosa que no aportó un solo documento y basó toda su información en testimonios de a oídas. Una basura.

Murat ha aclarado una, otra y otra vez la información. A veces, vende más el escándalo que la verdad.

No sé si Alejandro Murat sea o no la mejor opción para Oaxaca, ha sido un joven exitoso en la administración de Peña Nieto, no pueden regatearse sus logros, ahí están los números, se han otorgado más de 1 millón 690 mil créditos, mucho más que en otras gestiones y en varios casos a población que de no ser por Infonavit no tendrían la posibilidad de un patrimonio.

Suerte a todos los candidatos de Oaxaca, ojalá entiendan que lo se juega no es una gubernatura sino la vida y el bienestar de millones de mexicanos. En Oaxaca, sobra el lodo y urgen las propuestas.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios