Diálogos por la Justicia Cotidiana

Jaime Valls Esponda

A raíz de estos diálogos, el Presidente envió al Congreso iniciativas para abrir una nueva era en la impartición de justicia

La ANUIES tiene como uno de sus fines fundamentales fomentar entre sus asociadas los valores de la democracia, la equidad, la justicia, la paz, la responsabilidad social, la seguridad y los derechos humanos; razón por la cual, previa invitación de la Consejería Jurídica de la Presidencia, participó en los Diálogos por la Justicia Cotidiana, los cuales se llevaron a cabo de noviembre de 2015 a marzo de 2016, con el objeto de identificar y analizar los problemas principales a los que se enfrentan los mexicanos en materia de acceso a la justicia.

Estos diálogos constituyeron el primer debate en materia de justicia y conflictos cotidianos, “de la justicia más cercana a las personas”, con el fin de generar mecanismos para la solución de controversias de carácter legal que se presentan en la convivencia del día a día, así como en las exigencias de una sociedad en constante movimiento. Para ello, se organizaron nueve mesas de debate y se agruparon diversos sectores de la sociedad: investigadores, académicos, representantes de la sociedad civil y autoridades de los tres órdenes de gobierno, coordinados por la Consejería Jurídica, donde se vertieron las distintas percepciones que se tienen sobre la justicia en México.

 

La ANUIES fue invitada a participar en la Mesa 4: “Mejora de la enseñanza y del ejercicio del Derecho”, pues es en sus instituciones asociadas donde se forman los profesionales del derecho, actores fundamentales en el sistema de impartición de justicia. Esta mesa fue integrada de forma plural e interinstitucional, en la cual participaron, además de la ANUIES, representantes de la Secretaría de Educación Pública, de la Secretaría de Gobernación y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como el Poder Judicial de la Federación (a través del Consejo de la Judicatura Federal), la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia del país, la Cámara de Diputados, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y algunos colegios de abogados.

 

Durante los trabajos de esta mesa se analizaron y propusieron soluciones que permitirán mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje mediante la actualización del personal académico, adecuar los planes de estudio para incidir en la formación académica e integral de los alumnos y, consecuentemente, favorecer el ejercicio profesional en beneficio de las personas que requieran de servicios jurídicos; acciones todas que son parte de la responsabilidad social de las universidades e instituciones de educación superior, como promotoras de valores y principios éticos para la formación y actualización profesional.

Como resultado de estos diálogos, el Presidente de la República envió recientemente al Congreso de la Unión una serie de iniciativas de reformas a la Constitución y demás leyes relacionadas con la justicia cotidiana, que sin duda significan una nueva era en la impartición de justicia, la construcción de una mejor sociedad, justa y equitativa, que permita ejercer libre y plenamente los derechos humanos, así como garantizar a toda persona el acceso a la justicia pronta y expedita.

A esa misión de gran envergadura se han sumado las instituciones de educación superior, mediante una serie de acciones que han sido integradas a su quehacer, como la implementación del nuevo sistema de justicia penal, la reforma constitucional en materia de derechos humanos, así como la revisión de los planes y programas de estudio de la carrera de Derecho.

Con ello, las instituciones de educación superior confirman en los hechos, no sólo su compromiso y responsabilidad social, sino también su vocación de mantenerse a la vanguardia en la generación de conocimientos para formar a los profesionales y ciudadanos que el país requiere.

Secretario general ejecutivo de la ANUIES

@jaimevalls

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios