Se encuentra usted aquí

El Librero

19/12/2015
01:53
-A +A

El león británico en África

Título: Mi viaje por África

Autor: Winston Churchill

Editorial: Almadía/ CNCA

El mayor homenaje que podría haber recibido un inglés lo mereció Winston Churchill: que la reina de Inglaterra lo esperara (en su misa de difunto); el paso del tiempo ha disminuido el peso de su personalidad abrumadora, y el cambio en las fronteras geográficas y políticas ha hecho olvidar su influencia en todo el mundo, aunque con frecuencia era derrotado en las elecciones de su país.

Pero hay algo que sigue asombrando: dados sus méritos políticos y estratégicos que contribuyeron en mucho a la derrota del nazismo, se haría merecedor del Nobel de la Paz; recibió el galardón, pero el de Literatura.

Por desgracia no abundan, ni siquiera en el eje Donceles-Nuevo León, ejemplares de sus obras, y sólo en una que otra su monumental biografía en dos tomos escrita por Churchill (Randolph) y Gilbert. Almadía ha publicado Mi viaje por África, que desafía la visión correctamente política (actual) sobre la cacería de animales salvajes, pues describe una larga cacería, a lo largo del Nilo y sus vertientes, afluentes, desviaciones, y naciones y territorios aledaños; cerca de 6 mil 500 kilómetros donde ve todo tipo de animales, los peligros a los que se enfrenta el grupo, y cómo salen librados de los aconteceres, a principios del siglo XX.

Uno pensaría que Howard Hawks lo leyó muy bien cuando filmó Hatari!, pues aunque se entretiene narrando sus enfrentamientos con bestias feroces (antes de Stalin y Hitler), graciosos o bellos, sobresale su obsesión por cazar rinocerontes, los más difíciles, con peores instintos, así como su repulsión por los cocodrilos, que atacan sin motivo (aunque no tuvo ni una Dallas ni una Brandy que hicieran más amena la travesía).

Hawks no es el único al que recordamos: Salvador Novo, nuestro mayor hipocondriaco, tiene una visión muy parecida a la de Churchill al hablar de enfermedades (léase Breve historia y antología de la fiebre amarilla del mexicano); y en ambos, un sentido del humor muy sobrio, como el del “león inglés”, uno de sus sobrenombres más adecuados, que aquí se ve por qué se lo aplicaron.

Sus apuntes sobre los nativos, civilizados o no; sobre la tierra agreste, el clima, las adversidades, las amenazas, y sobre todo, su visión de las sociedades africanas, del progreso, del mundo, de la economía, del futuro, son no sólo interesantes: desmienten su carácter de reaccionario, y dibujan un panorama que se cumplió.

El libro es fascinante, muy bien narrado, y la traducción, casi perfecta.

 

.....................................................

Los motivos de Dios

Autor: Darío Jaramillo Agudelo

Editorial: Universidad del Claustrode Sor Juana/ Ediciones Sin Nombre

Jaramillo Agudelo, tan buen poeta como novelista, cree en Dios; o mejor, que Dios existe, aunque a veces lo duda y cree que aún no existe, o que no existía desde antes de que todo existiera, o que por aburrimiento creó todo, o que no ha empezado a crearlo, o que un día de éstos nos va a crear; fragmentos de otro libro hace pensar que el escritor (él y los demás) es quien crea a Dios para culparlo de nuestros defectos.

 

.....................................................

Be y Pies

Autor: Gabriel Wolfson

Editorial: Tombona

Los únicos peros que pueden ponérsele a este libro enigmático y estimulante es que en su afán de hermetismo en algunas páginas se pierde el hilo de las muchas tramas que se cuentan en dos relatos que pasan de una anécdota a otras, en escenarios diferentes pero simultáneos; la demasiada conciencia literaria del autor resta un poco de frescura, y es notorio su temor de que un lector como Wolfson lo critique con fiereza.

 

.....................................................

Cuentos de hadas amorosas y otros textos

Autor: René Avilés Fabila

Editorial: Ediciones del Ermitaño

La cualidad de esta colección de relatos con tintes sexuales, es lograr que el lector piense que el autor tiene suficientes escrúpulos para contar toda una serie de fracasos amorosos al pasar de unos brazos a otros sin conseguir dejar su huella en alguna de las muchas parejas; ciertas páginas tienen humor, aunque enfadarán a los personajes reales en quienes se basa para esas anécdotas; las erratas desconciertan.

 

.....................................................

La diosa blanca

Autor: Robert Graves

Editorial: Alianza Editorial

Uno de los misterios editoriales es en cuál género es mejor Robert Graves, si en la narrativa (cuentos compactos, novelas deslumbrantes en el marco histórico, o con la imaginación desbordada) o como filólogo y estudioso de los mitos hebreos o griegos, como en este volumen, en donde analiza, además del origen y el desarrollo de los dioses de Grecia, también su significado verbal y lingüístico; dos volúmenes en uno.

Más sobre el autor

2016-03-19
2016-03-12
2016-03-05
2016-02-27

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN