Oportunidad ante Europa

Editorial EL UNIVERSAL

La gran crítica que siempre se ha hecho al desempeño exportador es la falta de diversificación, pues las ventas de productos se concentran prácticamente en Estados Unidos. Cifras del INEGI, a enero de 2015, señalan que el intercambio de productos con EU es hasta 15 veces mayor que el que se tiene con naciones de la Unión Europea.

La vocación comercial de México en las últimas décadas ha sido reconocida a nivel internacional. Los tratados de comercio con decenas de países, así lo confirman. Aunque los productos agropecuarios aún son parte importante de las exportaciones, la apertura de los últimos años contribuyó a que se desarrollaran en el país industrias como la maquiladora, la automotriz y, más recientemente, la aeroespacial.

La gran crítica que siempre se ha hecho al desempeño exportador es la falta de diversificación, pues las ventas de productos se concentran prácticamente en Estados Unidos. Cifras del INEGI, a enero de 2015, señalan que el intercambio de productos con EU es hasta 15 veces mayor que el que se tiene con naciones de la Unión Europea. Esto no ha podido ser resuelto, pero hoy se abre una posibilidad.

La visita del presidente Enrique Peña Nieto a la región se vuelve una importante oportunidad para detonar el poco explotado vínculo comercial, debido a las posibilidades que ofrece, sobre todo ahora cuando empieza a dejar atrás los problemas económicos que enfrentó hace algunos meses.

Tras 15 años de existencia del acuerdo, se anunció que este viernes se realizará una revisión al Tratado de Libre Comercio Unión Europea-México, lo cual debe ser una oportunidad para nivelar la balanza comercial que actualmente favorece por mucho a aquella zona. En 2014, de acuerdo con cifras de la Presidencia, nuestro país exportó a la Unión Europea 20 mil 292 millones de dólares e importó 44 mil millones. Compramos más del doble de lo que vendemos.

El establecimiento aquí de empresas españolas en los ramos bancario y hotelero, principalmente, contra una exigua presencia mexicana en Europa son una muestra de la desigual relación. Las filiales españolas que operan en el país son las principales fuentes de ingresos para su oficina matriz. Falta reciprocidad para permitir el acceso y visión empresarial mexicana para desembarcar en esa zona.

Las negociaciones deben servir para relanzar la asociación y blindarla con el fin de que la discusión del acuerdo comercial entre Estados Unidos y la zona europea no implique el debilitamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Uno de los principales puntos a definir es la ampliación de las naciones con las que hay relación. El embajador de la UE en el país es puntual al señalar que en 2000 había 15 países miembros de la Unión, y ahora son 28, y aunque los 13 nuevos integrantes estén haciendo negocios con México, podrían hacer mucho más. Es momento propicio para que la renegociación represente la ansiada diversificación de las exportaciones. Europa está despertando económicamente hay que aprovechar la oportunidad.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios