La Turquía de Erdogan redobla su desafío a Estados Unidos

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha redoblado su desafío a Estados Unidos al fortalecer relaciones con Rusia, Irán y China, pese a las sanciones económicas que hundieron la lira turca
La Turquía de Erdogan redobla su desafío a Estados Unidos
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan - Foto: Marko Djurica/REUTERS
17/08/2018
16:59
Gabriel Moyssen
Ciudad de México
-A +A

Read in English

En el cambiante paisaje geopolítico de Medio Oriente, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha redoblado su desafío a Estados Unidos al fortalecer relaciones con Rusia, Irán y China, pese a las paralizantes sanciones económicas que hundieron a la lira turca hasta su peor nivel frente al dólar en casi 20 años.

El rápido deterioro de los vínculos entre Ankara y Washington en torno a la detención del pastor protestante estadounidense Andrew Brunson puede ser visto como el punto culminante de un conflicto más profundo, que se remonta al intento de golpe de Estado contra Erdogan en 2016, agravado recientemente por el apoyo de Estados Unidos a los rebeldes kurdos en Siria.

Al compartir el objetivo del cambio de régimen en Damasco, una riesgosa política que alcanzó su propio límite para Turquía cuando su fuerza aérea derribó un avión ruso en la frontera siria en 2015, las diferencias bilaterales emergieron debido a la convicción de Erdogan de que Estados Unidos conoció por adelantado los planes de su ejército para derrocarlo y nada hizo para evitarlo.

Después del golpe fallido, que dejó 251 muertos, el gobierno turco culpó a la organización de su antiguo aliado Fethullah Gulen, un predicador musulmán exiliado en Pennsylvania desde 1999 y exigió su extradición.

Más tarde, la decisión estadounidense de entrenar y equipar a las milicias del Partido Unión Democrática (PYD) en la campaña contra el Estado Islámico alarmó a Ankara, que considera al PYD la rama siria del separatista Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) en Turquía y detonó su intervención para capturar la ciudad de Afrin en el norte sirio.

La semana pasada, la negativa a liberar a Brunson, acusado de pertenecer al movimiento de Gulen—también se reunió con líderes del PYD—fue respondida por la administración Trump con aranceles a las importaciones procedentes de Turquía de 50% en el acero y 20% en el aluminio, precipitando el colapso de la lira a un nivel récord, cayendo hasta 18% en su mayor derrumbe desde la crisis financiera de 2001 en el país euroasiático.

La lira, destacó en Twitter el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “¡se desliza rápidamente hacia abajo frente a nuestro muy fuerte dólar! ¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento!”.

Amenazas descaradas

Erdogan reaccionó con un artículo en The New York Times el viernes, lamentando las “descaradas amenazas ” de Washington y las sanciones impuestas a sus ministros de Justicia y del Interior, en lugar de respetar el proceso judicial, como pidió a Trump.

Advirtió que las sanciones unilaterales “sólo servirán para socavar los intereses y la seguridad estadounidenses”, al enfatizar que Estados Unidos “debe abandonar la noción equivocada de que nuestra relación puede ser asimétrica y asumir el hecho de que Turquía tiene alternativas”.

Un fracaso en revertir esta tendencia de unilateralismo y falta de respeto “nos exigirá comenzar a buscar nuevos amigos y aliados”, afirmó Erdogan en obvia referencia a Rusia e Irán, blancos por sí mismos de una nueva ronda de sanciones de EU que a largo plazo puede ser contraproductiva para la estrategia de Washington.

En efecto, Turquía no sólo tiene la llave para regular el flujo ilegal de inmigrantes y refugiados a la Unión Europea, pues erradicar al Estado Islámico depende en buena medida de su cooperación—al menos 20 bases de EU y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se ubican en el país—, así como los planes aliados para “contener” a Irán, después de que Trump virtualmente reconoció a la nueva esfera de influencia rusa en Oriente Medio.

Mientras que Erdogan llamó al pueblo turco a boicotear los productos electrónicos de EU, la disputa está teniendo un terrible impacto en la economía del país, pese a las medidas anunciadas por el banco central.

La inflación alcanza 15% y crece entre los temores de una recesión y una crisis de pagos.

Pero las raíces de los problemas actuales se hallan en el auge promovido por Erdogan y su Partido Justicia y Desarrollo (AK) mediante créditos internos masivos respaldados, como subraya el economista David P. Goldman, con un endeudamiento masivo en el exterior.

Las empresas y bancos turcos recibieron préstamos por USD$350 mil millones en divisas extranjeras y ahora deben pagarlos con liras devaluadas.

La mayor parte de la deuda se contrajo cuando la lira se cotizaba en menos de 2 frente al dólar, mientras que la semana pasada se cotizó a más de 6, por lo que el costo del servicio de la deuda se ha triplicado para los deudores turcos con ganancias en la moneda local.

Erdogan está complicando las cosas debido a su política restringida por creencias islámicas.

En el mundo del conservador AK, las tasas de interés equivalen a usura y el banco central ha descartado incrementarlas para frenar la espiral inflacionaria.

Las tasas elevadas también podrían alentar a los ahorradores a colocar su dinero en los bancos turcos, impidiendo una corrida contra el instituto central y un colapso más amplio.

Según el presidente autoritario, que ha endurecido su control sobre el Banco Central de la República de Turquía y otras instituciones luego de ganar su reelección en junio, una alza de las tasas aumentaría la inflación y liquidaría al crecimiento impulsado por la construcción, que ha favorecido a sus amigos.

Quizás es todavía muy temprano para pronosticar si la debacle terminará afectando a la economía internacional.

Hasta ahora, mercados emergentes como India, Sudáfrica y Argentina han resultado golpeados, aunque bancos españoles, franceses e italianos colocaron créditos por USD$140 mil millones en Turquía.

Sin embargo, la recuperación en una de las 20 primeras economías del mundo llegará con un precio de parte de los “nuevos amigos” de Erdogan, ya que mientras el Kremlin ha promovido por mucho tiempo el comercio con todos los países en sus propias monedas en lugar del dólar, como Ankara propone ahora, es poco lo que Rusia puede ofrecer para aliviar sus problemas.

China es una historia distinta. Beijing está ansioso por ampliar su presencia en el puente entre Europa y Asia como un elemento crucial de su Iniciativa Nueva Ruta de la Seda, e invierte activamente en la infraestructura del transporte en Turquía.

Adicionalmente, los gigantes Huawei y Alibaba trabajan con sus contrapartes turcos en Internet 5G en proyectos que van de la nube informática al Internet de las Cosas, el comercio electrónico y la seguridad pública.
 

Artículo

Fundamentos de la economía turca continúan fuertes, asegura el embajador de la República de Turquía en México

Sobre las relaciones entre su país y Estados Unidos, recalcó que la diplomacia eficaz y el diálogo abierto pueden abordar de manera significativa su situación actual, sin embargo, advirtió, “rechazaremos todas y cada una de las amenazas”
Fundamentos de la economía turca continúan fuertes, asegura el embajador de la República de Turquía en MéxicoFundamentos de la economía turca continúan fuertes, asegura el embajador de la República de Turquía en México

Editado por Sofía Danis
Más artículos de Gabriel Moyssen

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS