12 cosas que hacer en Morelos

A corta distancia de la CDMX podrás visitar algunos de sus atractivos de ida y vuelta

Catedral_de_Cuernavaca
¿Sabías que es el segundo estado más pequeño de la República? Foto: Pixabay.
Destinos 29/05/2020 00:47 Marisa Zannie Actualizada 09:57

Morelos es considerado uno de los estados mexicanos que no necesita una costa para ser realmente bello. Aunque cada entidad tiene su encanto, esta provincia del centro-sur de la República es reconocida por su maravilloso clima que, a su vez, genera una increíble vegetación y sitios llenos de flores y bellos paisajes, como el cerro del Tepozteco.

A pesar de ser el segundo estado más pequeño del país, tiene muchísimo que ofrecer a sus visitantes. Parte de sus atractivos son sus numerosos balnearios, zonas arqueológicas, parques y jardines, sus pueblos mágicos y su gastronomía.

Su capital, Cuernavaca, es una de las ciudades turísticas más importantes del país y un punto muy atractivo  para los capitalinos que buscan huir del caos de la Ciudad de México, gracias a su cercanía, pues apenas está a unos 50 minutos de distancia por carretera. En la nueva normalidad, te recomendamos viajar en autor propio o rentar un vehículo.

Lee también: Conoce la leyenda de la Mulata de Córdoba, acusada de brujería. 

¿Sabías que en algún momento formó parte del Estado de México? Con la llegada del emperador Maximiliano, el entonces presidente, Benito Juárez, se vio obligado a mover la capital del país a distintos lugares, y fue así que en 1862 dividió el territorio del Estado de México en tres distritos militares: los territorios que hoy ocupan HidalgoMorelos y, por supuesto, el Edomex.

Durante cinco años, cada uno de estos se manejó en forma bastante autónoma. Una vez restablecida la paz, en 1867, se hicieron muchas solicitudes al presidente y al Consejo Federal para que el distrito de Morelos conservara su autonomía. No fue un proceso sencillo, pero el 17 de abril de 1869, se estableció la creación del Estado Libre y Soberano de Morelos, hoy hogar de algunos de los sitios del país más visitados por turistas nacionales y extranjeros.

Así que, no te puedes quedar sin conocer lo mucho que tiene que ofrecer este verde y florido territorio que, además, a los habitantes del centro del país nos queda a la vuelta de la esquina

Pronto podremos salir de nuestro encierro, así que sería bueno ir haciendo planes para ir a conocer lo que nos falta por palomear en este verde edén.

1. Come quesadillas en Tres Marías

quesadilla_de_huitlacoche_commons_ok.jpg
Quesadilla de huitlacoche. Foto: Commons.

Detenerse en este tianguis de alimentos a la orilla de la carretera federal a Cuernavaca es toda una tradición, especialmente para desayunar, si vas de camino a esta ciudad o a Tepoztlán. Lo que se come aquí, en medio de un clima normalmente brumoso y fresco, son quesadillas, pero aquí sí aplica lo de sin queso o con queso, pues las hay de varios ingredientes: hongos, huitlacoche, requesón, flor de calabaza, tinga y mucho más. Hay otras cosas que comer, como la deliciosa cecina de Yecapixtla, pero las quecas son lo suyo, lo suyo

Este pequeño poblado está apenas a media hora de camino desde la salida de la CDMX hacia Cuernavaca. ¡No te olvides de echar un ojo a lo que están disfrutando los otros comensales para que elijas bien tu puesto!

2. Visita las Lagunas de Zempoala

lagunas_de_zempoala_by_monica_flickr_ok.jpg
Lagunas de Zempoala. Foto: Mónica para Flickr.

Es probable que, como muchos de nosotros, hayas escuchado de este lugar pero no tengas ni la más remota idea de dónde está ni de qué hay ahí. En realidad, está  apenas a una hora y 20 minutos de la CDMX, muy cerca de Tres Marías, desde donde podrás ver los señalamientos para llegar.

Se trata de un parque nacional, parte ubicado en Morelos, parte en el Estado de México, donde hay siete lagunas rodeadas de bosques en medio de hermosos paisajes. Ahí puedes pasear a caballo, hacer senderismo y recorridos en lancha, ya sea por tu cuenta o con guías de la Semarnat. 

Algo padre es que está tan cerca que puedes visitarlo en un solo día o, si lo prefieres, quedarte a pasar una noche, pues hay zona para acampar, donde puedes hacerlo con todo y tu mascota, y un área de alimentos con las mismas ricuras que en Tres Marías.


3. Descubre Huitzilac

huitzilac_flickr_ok.jpg
Iglesia de San Juan Bautista, en Huitzilac. Foto: Enrique Lopez Tamayo para Catedrales e Iglesias, Flickr.

Es un pueblito cercano tanto a Tres Marías como a las Lagunas de Zempoala, que puedes conocer en un ratito, en el camino de regreso a la CDMX desde las lagunas. Puedes visitar sus zonas arqueológicas; la iglesia de San Juan Bautista del siglo XVII, donde hay una laja con la inscripción del año de 1690, que hace referencia a la fecha en que se terminó de construir. De paso, conoce su Palacio Municipal que sirvió de cuartel a los zapatistas, y disfruta de unos ricos tacos de barbacoa, acompañados de un buen pulque. En Tres Marías está la desviación para llegar aquí.

4. Haz un ritual holístico en Tepoz

tepoztlan_pxfuel_ok.jpg
Cerro del Tepozteco. Foto: Pxfuel.

Poco más adelante, desvíate a Tepoztlán, clasificado como Pueblo Mágico.  Está resguardado por el Cerro del Tepozteco, que destaca por su forma inusual y por su pirámide prehispánica, construida entre 1150 y 1350 d.C., en honor de Ometochtli Tepuztécatl, dios del pulque, relacionado con la fertilidad y las buenas cosechas. A esto se suma la reputación de este poblado como un lugar mágico, cargado de buenas vibras y energía

Lee también: Visita Dilao, el nuevo jardín de escultas en Tepoztlán

Así que, además de ir a relajarte, comer rico y comprar artesanías, puedes aprovechar para hacer un ritual holístico, meterte a un temazcal y desintoxicarte para enfrentar la postpandemia. La mayoría de los locales que ofrecen este tipo de actividades están en las calles de Revolución y 5 de Mayo, en el centro. También encontrarás centros holísticos y hoteles de prestigio que ofrecen todo un programa integral para una estancia relajada. Pero antes, que no te dé pena pregunta sobre sus protocolos de sanitización y distanciamiento social. Incluso hay temazcales privados. Si sus estándares de higiene no son lo suficientemente altos, mejor aborta la misión.

5. Pasea en el jardín del museo dedicado a Juan Soriano en Cuernavaca

1024px-museo_morelense_de_arte_contemporaneo_juan_soriano_ok.jpg
Museo Morelense de Arte Contemporáneo Juan Soriano. Foto: Commons. 

El Museo Morelense de Arte Contemporáneo Juan Soriano es uno de los museos más nuevos de Cuernavaca, la capital del estado y una ciudad de mediano tamaño, muy extendida por sus zonas aledañas. 

Además de albergar parte de la obra del artista plástico nacido en Guadalajara, Jalisco, ofrece exposiciones temporales y exhibe piezas de otros artistas. El espacio, creado por el prestigiado despacho de arquitectura JSa, proyecto de Javier Sánchez y Aisha Ballesteros, ganó el Oro en la Bienal de Arquitectura de la CDMX, en 2019.

El centro neurálgico de este recinto es el hermoso jardín, salpicado con la obra escultórica del artista. La visita vale toda la pena.

6. Sorpréndete con el Jardín Borda

1018px-jardin_borda_commons_ok.jpg
Fuente central del Jardín Borda. Foto: Commons.

¿Cuántas veces has ido a Cuernavaca solo a encerrarte en una casa, a asolearte y meterte a la alberca? La verdad es que la ciudad te ofrece mucho más que buen clima. Uno de sus sitios más lindos e interesantes es el Jardín Borda, un museo histórico que fue una residencia de verano que perteneció a Don José de la Borda, un minero proveniente de Taxco. 

Su fama se debe principalmente a que los emperadores de México, Maximiliano de Habsburgo y su esposa, Carlota, pasaban ahí sus veranos —incluso los guías te cuentan una picosita historia de amor que no vamos a spoilear— pero debes ir sobre todo a ver la belleza de sus jardines, las numerosas especies de plantas que ahí existen, sus dos albercas, las terrazas a distintos niveles, escalinatas, fuentes, rampas y juegos de agua estilo francés. Además, cuenta con una iglesia construida en 1778. Es un sitio con un aire mágico que ciertamente debes conocer.

7. Vive el relax y el lujo en Cuernavaca

las_casas_bb_ok.jpg
Las Casas B+B. Foto: Sitio web del hotel.

Casi frente al Palacio de Cortés, en Cuernavaca, está el hotel boutique Las Casas B+B, que cuenta con solo 11 habitaciones. Está justo en el centro y es un lugar perfecto no solo para disfrutar de una copa, sino para pasar una o un par de deliciosas noches rodeado de su discreto y elegante encanto. Está muy cerca del Jardín Borda, de los museos Juan Soriano y Robert Brady, de la catedral y de muchos otros atractivos de la ciudad.

Lee también: 11 cosas que solo tiene Tepoztlán

Su ambientación combina la arquitectura y detalles tradicionales con un elegante y moderno minimalismo. Ofrece, además, un restaurante gourmet y spa ¿qué más quieres para olvidarte del caos citadino a apenas  a una hora y un poco más de la CDMX?

8. Explora y relájate en Jardines de México

jardin_4_primaveras_facebook_ok.jpg
El Jardín 4 Primaveras. Foto: Facebook Jardines de México, Morelos.

A poco más de una hora en carretera por la Autopista del Sol desde la primera caseta en la salida a Cuernavaca, está Jardines de México, el parque de jardines florales más grande ¡del mundo! Se trata de un espacio de 51 hectáreas de extensión, de las cuales 37 están dedicadas a los jardines que le dan nombre. 

Es un espacio creado para la relajación y la contemplación, y aunque no es barato, pues el boleto por adulto cuesta 275 pesos, 225 para menores y adultos mayores (menores de dos años entran gratis), puedes considerarlo como una buena inversión.

Hay 7 jardines temáticos: el Italiano, Japonés, Tropical, de Cactáceas, 4 Primaveras, Laberinto de los Sentidos y ConSentidos, cada uno ambientado con una temática alusiva a su nombre. El Laberinto de los Sentidos es más bien un jardín escultórico con una galería de arte en su epicentro. 

9. Remójate en Los Manantiales

los_manantiales_ok.jpg
Cascada de Los Manantiales. Foto: Facebook Los Manantiales, Morelos

Ninguna visita a Morelos está completa sin conocer por lo menos uno de sus balnearios y parques acuáticos, muchos de los cuales son de aguas termales, y que están entre los principales atractivos del estado. Hay muchísimo de dónde escoger, pero uno de los más tradicionales es Los Manantiales, ubicado en Coaxitlán

Aquí encontrarás tres albercas sulfurosas y numerosas pozas de aguas termales a una muy agradable temperatura. También hay dos chapoteaderos, la Cueva del Amor y el Río Amacuzac. Tiene muchas áreas verdes con hermosa vegetación y ¡cascadas! 

Otra ventaja es que aquí se puede acampar con área para fogatas y asadores. Si las tiendas de campaña no son lo tuyo, también hay bungalows y un rico restaurante con antojitos de la región.

10. Come cecina en 4 Vientos

1024px-taco_de_cecina_en_el_mercado_de_tepoztlan_ok.jpg
Taco de cecina de res. Foto: Commons.

Una parada imperdible en el camino a Tequesquitengo o a Acapulco es la tradicional Fonda 4 Vientos, casi a pie de carretera, en Puente de Ixtla, Morelos, más o menos a una hora y media de la CDMX por la Autopista del Sol.

La especialidad aquí es la cecina, carne de res salada que, por lo menos aquí, se sirve ligeramente frita y con frijolitos aguados, muchas tortillas blancas, queso fresco, bolitas saladas de requesón enchilado, crema espesa, limones y salsita verde. El chiste es, por supuesto, hacerte unos exquisitos taquitos a tu gusto. El postre normalmente, es una paleta helada de Holanda que te venden en la caja. 

El lugar es súper sencillo, casi siempre hace mucho calor y no es especialmente barato, pero todo esto se te olvidará a la primera mordida de tu taco y trago de tu Delaware Punch.

Lee también: Dinosaurios en 360° en uno de los mejores museos de Nueva York.
 

11. Juega a la playita en Tequesquitengo

tequesquitengo_flickr_ok.jpg
Laguna de Tequesquitengo. Foto: Flickr.

A apenas 45 km al sur de Cuernavaca está Tequesquitengo, una pequeña población con una laguna artificial en la que puedes realizar muchas actividades, sobre todo acuáticas. Si vives en la CDMX y tienes ganas de playa pero ninguna intención de lanzarte hasta Acapulco, basta con que llegues hasta aquí y te instales en uno de sus clubes de playa. Podrás asolearte, echar drinks y nadar en la alberca, casi igual que a la orilla del mar, y regresar tranquilamente, después del bello atardecer, a la ciudad y a cenar en tu casita.

Teques es conocido como la capital nacional del esquí acuático, aunque también puedes rentar un jet ski o bucear para ver la torre de la iglesia del pueblo sumergida bajo la laguna. También hay paseos en yate, lancha y hasta en kayak

Algo padre y diferente que se puede hacer en este lugar son las actividades aéreas: volar en ultraligero o en globo aerostático y lanzarse en paracaídas. ¡Toda una experiencia!

12. Impresiónate en las ruinas de Xochicalco

xochicalco-1725130_1920_argelia_aguilar_for_pixabay_ok.jpg
Xochicalco. Foto: Argelia Aguilar para Pixabay.

Esta zona arqueológica está ubicada en el municipio de Temixco, a unos 40 km de Cuernavaca. Su nombre significa Casa de las Flores. Se calcula que esta ciudad fortaleza fue construida entre el año 650 y 900 d.C. y tuvo su auge después de Teotihuacán y Monte Albán.

Está excepcionalmente bien conservada y destaca por sus relieves, sobre todo los de su Pirámide de las Serpientes Emplumadas, que representan a los Señores del Tiempo,  por supuesto serpientes  y otros animales mitológicos, en una mezcla del arte precolombino maya y de Teotihuacán.

Es también importante su Observatorio Astrológico, pero la zona es muy extensa e incluye otros puntos de interés como canchas de juego de pelota, zonas residenciales, un temazcal y un patio hundido.

Está clasificado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1999.

Temas Relacionados
Morelos cosas qué hacer

Comentarios