Suscríbete

Santa María la Ribera: lugares y secretos de un Barrio Mágico de CDMX

Datos curiosos y lugares para visitar cuando el semáforo epidemiológico lo permita en el tradicional barrio de Santa María la Ribera

Kiosco_Morisco_Santa_María_Ribera
El Kiosco Morisco, emblema de la colonia Santa María la Ribera. Foto: Ariel Ojeda. EL UNIVERSAL
Destinos 07/02/2021 00:28 Nadia Rodríguez Actualizada 00:29
Guardando favorito...

¿Sabías que Santa María la Ribera, en Ciudad de México, es una colonia con 160 años de antigüedad? Este Barrio Mágico es famoso principalmente porque aquí se encuentra el Kiosco Morisco, una construcción única en nuestra ciudad, además de varios museos de la UNAM.

 En Destinos conoce un poco de la historia de sus edificios más emblemáticos, lugares para conocer o ir a comer cuando la contingencia lo permita, personajes famosos que habitaron sus calles, galerías de arte y leyendas que te sacarán un susto sobre Santa María la Ribera.

Este Barrio Mágico se encuentra en la alcaldía Cuauhtémoc; limita con las colonias Atlampa, San Rafael, Guerrero y Agricultura y con el Casco de Santo Tomás.

 

Un poco de historia

 El geógrafo Francisco Jiménez estuvo a cargo de la traza de la colonia en 1858. Al principio estaba conformada por 56 manzanas, con 20 lotes cada una. Fue en 1861 cuando empezaron a venderse los terrenos a cargo de una de las primeras inmobiliarias de la época, empresa de los hermanos Estanislao y Joaquín Flores.
 
Comenzó siendo una colonia sin luz, sin servicios de drenaje y con problemas de aguas negras. Sin embargo, los habitantes de este lugar construyeron sus propios pozos de agua y se encargaron de abastecerla. Por ello fue la primera colonia en la capital del país que contó con su propia red de agua potable. Además, ganó popularidad entre la clase media de aquella época debido a la cercanía que tenía con el centro de la ciudad.
 
El crecimiento del barrio trajo consigo nuevas construcciones que vendrían a levantarse a lo largo de las primeras décadas del siglo XX; algunas ya habían sido construidas desde finales del siglo anterior.
 
La colonia conserva esa atmósfera de barrio y muchos de sus edificios históricos de la época del Porfiriato: antiguas mansiones y privadas de arquitectura ecléctica con marcados detalles neoclásicos.

Edificios históricos y atractivos

Aquí enlistamos algunos. 

1. Museo Universitario del Chopo. El edificio que lo aloja fue construido, entre 1903 y 1905, de vidrio y acero alemán. Es obra de los ingenieros Luis Bacmeister, Aurelio Ruelas y el arquitecto Hugo Dorner, quienes se encargaron de realizar el diseño, mientras la Compañía Mexicana de Exposición Permanente ejecutó su construcción.

santa_maria_ribera_museo_chopo.jpgFoto: Wikimedia Commons. GAED
 
2. Museo de Geología de la UNAM. Obra del arquitecto Carlos Herrera. Su edificación se llevó a cabo a principios del siglo XX. Dicho espacio fue planeado para albergar exposiciones de tipo científico. En sus primeros años se realizaban investigaciones relacionadas con la geología.
 
La estructura es de tabique, piedra, cantera, con terminados en acero, hierro, vidrio y mármol.
 
Como parte de su decoración se encuentra un lienzo del pintor José María Velasco, mostrando la unión entre la ciencia y el arte.  El esqueleto de un tiranosaurio rex hecho de madera y yeso da la bienvenida a los visitantes del museo. 

santa_maria_ribera_museo_geologia.jpgFoto: Gretel Zanella
 
3. Casa de los Mascarones. Era la casa de verano de los Condes de Orizaba. Luego fue el Instituto Científico, pero durante el siglo XX alojó a otras instituciones, como la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM antes de mudarse a Ciudad Universitaria. También la Escuela Nacional de Música permaneció ahí hasta 1979. Se cerró durante algunos años, hasta que se nombró Monumento Nacional. Actualmente la UNAM imparte cursos de idiomas y computación.

santa_maria_ribera_casa_mascarones.jpgFoto: Wikimedia Commons. Martiktoluca
 
4. Kiosco Morisco. Seguramente es el lugar más fotografiado de la colonia. El Kiosco Morisco ya tenía su propia historia, antes de ser el corazón del barrio. Fue diseñado por el ingeniero José Ramón Ibarrola para ser el Pabellón de México en la Exposición Universal de 1884 en Nueva Orleans (primera vez que México participaba en esta exposición). Está hecho de hierro fundido en Pittsburgh, Pensilvania.
 
Cuando llegó a México lo ubicaron al sur de la Alameda Central, pero con la construcción del Hemiciclo a Juárez durante el Porfiriato, fue transferido al cruce de las calles Dr. Atl y Salvador Díaz Mirón.

kiosco_morisco_santa_maria_ribera_3.jpgFoto: Gretel Zanella

Leer más: Rituales que se realizaban en el Templo Mayor de CDMX

Artistas e intelectuales que habitaron sus calles

Durante los primeros años del siglo XX este barrio fue resguardo de pintores, escritores, cantantes y cantinas emblemáticas como el Salón París. Entre los personajes se encuentra el pintor Gerardo Murillo, mejor conocido como el Doctor Atl, cuyo nombre lleva una de las calles.  El poeta Amado Nervo también residió aquí.
 
Mariano Azuela, autor de la novela de la Revolución "Los de Abajo", también caminó por estas calles. Y el mismísimo José Alfredo Jiménez, autor de canciones como "El último trago" y "Qué bonito amor", quien solía cantar en el Salón París.    

Leer más: Jacarandas, historia y sitios para admirarlas

Dónde comer en Santa María la Ribera

 
Restaurante Marsella. Este lugar está a cargo de la familia Ruiz y tiene más de 20 años de operación. Sirven comida corrida con un sabor casero que te remonta a los platos más ricos de tu niñez. Su café de olla es muy famoso entre los comensales. Por el momento solo cuentan con servicio para llevar.
Teléfono: 55 5547 7555
Dirección. Santa María la Ribera 48-A
 
Kolobok. Para quienes gustan de nuevos sabores, está este establecimiento de gastronomía rusa. Solo tiene servicio para llevar.
Teléfono: 55 5541 7085
Dirección. Calle Salvador Díaz Mirón 87.
 
María Ciento38 te cautiva con su comida siciliana casera en una atmósfera cálida dentro de una antigua casona.
Teléfono: 55 7159 2039
Dirección. Santa María la Ribera 138.
 
Comedor San Pascual Bailongo es un restaurante-bar en el que podrás disfrutar pizzas, tapas, hamburguesas, falafel y pastas, todo acompañado del vino de la casa. Por el momento solo cuenta con servicio para llevar.
Teléfono: 55 2630 2227.
Dirección. Calle Sor Juana Inés de la Cruz 69.
 
La Galeterie. Si eres amante de los postres, aquí encontrarás crepas, buñuelos y churros deliciosos. También sirven desayunos. Tienen mesas al aire libre por si quieres consumir en el lugar o cuentan con servicio para llevar y están en plataformas de comida a domicilio.
 Teléfono: 55 5541 4541
Dirección. Santa María La Ribera 112C.

 

Lugares "secretos"

Si te gusta el arte, Casa Wabi es un espacio de exhibición que muestra el trabajo de artistas jóvenes en Ciudad de México.
Teléfono: 55 2630 1069
Dirección. Dr. Atl 62.
 
Casa Equis es una galería de arte que trabaja bajo un concepto experimental. Este espacio muestra proyectos de artistas jóvenes y ha participado en ferias de arte en Europa y América. Aquí verás arte contemporáneo en todo su expresión y obras de artistas emergentes.   

Leer más: 5 leyendas terroríficas de la Ciudad de México 

Algunas leyendas que hay en esta colonia tan longeva

Según el blog Santa María la Ribera, es común escuchar almas en pena mendigando por la noche, entre las historias más populares está la del Museo de Geología, que narra la historia de la antigua directora de la casa de cultura, Yolanda Sierra.
 
Una noche oscura y silenciosa el carro de Yolanda se descompuso, entonces un cuidador del museo llegó a hacerle compañía hasta que el mecánico llegara a auxiliarla. Sin embargo, cuando la persona que arreglaría su coche llegó, Yolanda volteó y el cuidador no estaba; ello lo buscó para agradecerle pero nunca lo encontró. Dicen que los veladores del museo no fueron esa noche y que su uniforme tampoco es como lo describió esta mujer.
 
Otra leyenda famosa habla sobre la "mano peluda", muchas personas aseguran que Santa María la Ribera es el origen de esta historia. En 1905 había un señor de apellido Garza, un hombre robusto y pequeño de estatura que se dedicaba a “hacer negocios”. Él iba por las calles de la colonia haciendo alarde de sus joyas, en especial de los anillos y cadenas que adornaban sus manos. Sus vecinos lo detestaban, pues era un hombre usurero y presumido.
 
Los vecinos, hartos de su mala actitud decidieron hacer un embrujo: "que se le seque la mano para así darle una lección". Tiempo después la maldición hizo efecto y el señor Garza dio su último suspiro, pero comentan que en el Kiosko Morisco todos los martes, ya entrada la noche, sin excepción aparece un espíritu arrastrando la mano con anillos y cadenas del señor Garza. Pobre de aquel que intente robarle sus joyas, pues esa mano le arrancará los ojos.  

  

Temas Relacionados
cdmx barrios magicos
Guardando favorito...

Comentarios