12 | NOV | 2019
Malinalco, Pueblo Magico de Malinalco, Hotel Malikualli, Tienda de rebozos Xoxopastli,  zona arqueologica de Malinalco,
Recorre las calles empedradas del Pueblo Mágico de Malinalco. (Foto: Viridiana Ramírez/ El Universal )

Malinalco: qué hacer y ver durante un fin de semana en el Pueblo Mágico

15/05/2019
00:12
Itzel Porras / Viridiana Ramírez
-A +A
Los mejores lugares y actividades para disfrutar este pueblo del Estado de México

¿Qué hacer en el Pueblo Mágico de Malinalco durante 48 horas? Estas son las actividades  y lugares que no te debes perder en fin de semana. 

VIERNES

15:00
Casa Malikualli. Este se convertirá en tu hotel favorito; tiene coloridas habitaciones por tan solo 550 pesos, la noche. Lo mejor es que está ubicado en Progreso 11, a una cuadra del centro.

malinalco-pueblo_magico-casa_malikualli-hotel.jpeg (Foto: Viridiana Ramírez/ El Universal) 

16:00
Comida entre murales. La Casa de Valentina no falla cuando de comer se trata: prueba la hamburguesa de portobello y la crema de jitomate rostizado. De beber, pide un frappé de pepino con hierbabuena. Admira los murales urbanos de sus paredes. Por la noche, puedes volver para presenciar un tributo en vivo a los Beatles. El restaurante está a un costado de la parroquia, en la avenida Miguel Hidalgo.

Noche de mezcales. Si algo caracteriza a Malinalco son sus noches bohemias en barecitos ocultos en antiguas casonas, como Casa Diablitos (Vicente Guerrero 8). Siéntate en las mesitas del patio y échate un mezcal “derecho”, acompañado con rebanadas de guayaba. Después, prueba la “endiablada”, un coctel preparado con jamaica natural.

SÁBADO

9:00
Tour artesanal. A esta hora, la tienda de rebozos Xoxopastli (Guerrero 4) hace un recorrido por su taller para ver cómo se tejen piezas con cuatro mil 800 hilos de algodón y se tiñen con tintas naturales. Rebozos desde 500 pesos.

malinalco-pueblo_magico-taller-rebozos-compras.jpg (Foto: Itzel Porras/ El Universal) 

10:00
Desayuno. Vete a la plaza principal por unos tlacoyitos de haba o unos taquitos de cecina, con un buen café de olla.

12:00
Explora el pueblo. Malinalco está hecho para caminarse. Una de sus calles más bonitas es Morelos, con anticuarios y galerías de arte, como el Taller René Martín. Él mismo te recibe y enseña a tallar instrumentos prehispánicos.

malinalco-pueblo_magico-compras-taller-instrumentos.jpg (Foto: Itzel Porras/ El Universal)

15:00
Las Palomas. Haz una pausa para comer. Este restaurante no solo tiene las mejores vistas a los cerros verdes y escarpados de Malinalco, en él preparan el mejor chile relleno con pera y queso, envuelto en hojaldre y bañado en salsa de jamaica.

17:00
Tirolesa y alberca. Es tiempo de llegar al complejo ecoturístico Malikualli, en la entrada del pueblo. Deslízate en su tirolesa y, después, date un chapuzón en su alberca. Si te animas, hay un tour en bicicleta para encontrar petroglifos.

malinalco-pueblo_magico-bici-malikualli.jpeg (Foto: Cortesía Malikualli) 

20:30
Picnic nocturno. Cuando las estrellas se asoman, en Malikualli pueden armarte un picnic romántico, con velitas, vino, bocadillos y frazadas calientitas para contemplar el cielo nocturno en compañía de tu pareja.

malinalco-pueblo_magico-picnic-malikualli.jpg (Foto: Cortesía Malikualli) 

DOMINGO

9:00
Ascenso al “cerro de los ídolos”. Cuatrocientos escalones te llevan a la zona arqueológica de Malinalco, cuyos tres basamentos fueron tallados, casi en su totalidad, en la roca de la montaña. Aquí, los mexicas realizaban las ceremonias de iniciación de los guerreros águila y jaguar. También funcionó como un centro de vigilancia y de comercio. Los domingos, la entrada es gratuita.

malinalco-pueblo_magico-zona-arqueologica.jpeg (Foto: Viridiana Ramírez/ El Universal) 

12:00
Tianguis dominical. Los fines de semana, la plaza principal del pueblo se convierte en toda una romería. Aprovecha para desayunar unos tacos de barbacoa y, después, llena ese huequito que quedó con un pan de horno de leña y frutas recién cosechadas que venden los marchantes, a nivel de piso.

14:00
Exconvento Agustino. Es una de las joyas de Malinalco. Se trata de un monasterio construido en el siglo XVI que conserva frescos elaborados por tlacuilos, los maestros pintores de Tenochtitlán, donde reinterpretan el relato bíblico del Jardín del Edén. Se ubica a un costado de la parroquia.

malinalco-pueblo_magico-exconvento.jpeg (Foto: Viridiana Ramírez/ El Universal) 

15:00
Mestizo Café. Después de atravesar su angosta puerta, encontrarás el mejor sitio de pizzas artesanales. Las favoritas: de pastor y de salsa pesto con queso camembert y pistache. Para beber hay mezcales macerados con hierbas y frutas, hasta tejate de Oaxaca. Se ubica en la calle Progreso 111.

TIPS DE VIAJE

Temazcal. Consiéntete con un baño de vapor prehispánico en el Centro Holístico Ollinyotl. El ritual incluye música de tambores. Precio: 350 pesos por persona.

Artículo

Duerme en Malinalco, en la grieta de un cerro a 35 metros de altura

¿Te atreverías a engancharte de un cable y pasar la noche al borde del precipicio?
Duerme en Malinalco, en la grieta de un cerro a 35 metros de alturaDuerme en Malinalco, en la grieta de un cerro a 35 metros de altura

Cómo llegar. Flecha Roja te lleva directo a Malinalco desde la terminal de autobuses de Observatorio. Sin embargo, solo hay una corrida, a las 18 horas. Lo más conveniente es viajar a Santa María Jajalpa (75 pesos) y pedir al conductor que te baje en la parada de Malinalco. Hay corridas cada media hora. Tiempo estimado de viaje: dos horas.
 

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios