20 | JUL | 2019
“Gabriel Orozco hizo suyo el Plan Maestro de Chapultepec”
Alberto Kalach reconoce que se dio un paso con la salida de Presidencia de Los Pinos, pero cuestiona que aún haya una fuerte presencia militar en la zona. Foto/CARLOS MEJIA. EL UNIVERSAL

“Gabriel Orozco hizo suyo el Plan Maestro de Chapultepec”

01/07/2019
00:20
Sonia Sierra
-A +A
Hace más de 15 años, con su despacho TAX y otros arquitectos, Alberto Kalach trazó un proyecto para integrar las secciones del bosque y la ciudad que está vigente

[email protected]

Alberto Kalach trabaja un proyecto ambicioso y complejo: reestructurar los Bosques del Eje Neovolcánico, de Veracruz al Pacífico: “Un país tiene dos riquezas: la natural y la humana, y estamos acabando con ambas, no sabemos qué hacer con la gente y tiene que emigrar a buscar trabajo en otro país, y la riqueza natural la destrozamos”.

Desde el roof garden de su despacho, Taller de Arquitectura X (TAX) se ve Chapultepec. El bosque fue tema de otro de los proyectos que Kalach trazó hace más de 15 años, junto con otros arquitectos: el Plan Maestro del Bosque de Chapultepec.

Tres meses atrás, cuando el artista Gabriel Orozco, en una conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó las líneas general del Proyecto Cultural Chapultepec —se espera para estos días el proyecto completo— fueron evidentes las coincidencias con el Plan Maestro, pero el nombre de Kalach no apareció.

“Yo creo que las ideas son de todos. Una vez que publicas una idea, es de todos; y que la lleve a cabo el que mejor que la pueda realizar”, dice Kalach en entrevista. Más adelante, al insistirle en el tema desliza: “Siendo el proyecto una iniciativa nuestra, desde hace años, la secretaria (Alejandra Frausto) nos invitó a conversar; nosotros abrimos la información que teníamos a la Secretaria, y al mismo Orozco, pero él decidió hacerla suya. Y como yo soy de la filosofía de que las ideas son de todos, dije: ‘Bueno, pues llégale’”.

El Plan Maestro. El proyecto para el bosque, concebido por el despacho de Alberto Kalach, se basa en la integración del Parque con la Ciudad y consigo mismo. Entre las acciones propuestas se encuentra, en primer lugar la ‘pacificación’ de Constituyentes y nuevos accesos, con la desviación del transporte de carga por la autopista Chamapa-Lechería; la creación de 22 pasos peatonales a nivel de calle en Reforma-Parque Lira; la demolición de puentes peatonales; la apertura de 30 entradas en los ocho kilómetros de colindancia con el Parque; la ampliación y arbolado de banquetas. En segundo lugar, la construcción de puentes peatonales en Periférico, entre éstos cuatro panorámicos por encima del Segundo Piso, y la rehabilitación de los existentes. En tercer lugar, la apertura del Panteón de Dolores y su conexión con la Tercera sección, que comprende acciones como abrir los accesos al panteón, ampliar y arbolar vialidades peatonales, construir un puente para la conexión. Plantea, en cuarto lugar, una Red de movilidad interna: construcción, delimitación, renovación y/o mantenimiento de vialidades peatonales, ciclistas y vehiculares, y un autobús eléctrico.

—Tomando en cuenta que el Presidente dijo que iban a estar los mejores, y sabiendo que existía este proyecto, ¿Gabriel Orozco no te invitó directamente a hacerlo?

Hasta donde yo me doy cuenta, Gabriel Orozco no es alguien que sepa ni que le guste trabajar en equipo. De hecho, me llamó mucho la atención que le interesara un proyecto social de este tipo. Pronto me di cuenta de que todo era una cortina de humo y que lo que él quiere es, veladamente, promover, sobre Reforma, el museo de arte contemporáneo para inmortalizarse en él.

cult_panteondoloresyseccion3_101301854_101302448.jpg
El Columbario Dolores incluye varios edificios, uno para nichos, y un paseo-mirador sobre el edificio.
 

“Yo le doy el paso que lo haga; el país es muy grande, tengo otras tareas que hacer. Estamos trabajando en un proyecto de cómo reestructurar los bosques del Eje Neovolcánico, era un paso continuo que iba desde Veracruz hasta el Pacífico y que está destrozado. Debería enarbolarlo la Semarnat, estamos acabando con nuestro territorio”.

—¿Te ha buscado Gabriel Orozco para que participes?
 

De alguna manera sí, pero de una forma en que yo no puedo trabajar.

Alberto Kalach —autor de la Biblioteca Vasconcelos, donde se encuentra la escultura de una ballena, Mátrix móvil, que es de Orozco— reconoce que de todos los proyectos anunciados por el Gobierno Federal, el más viable es el de Chapultepec, sin embargo, lo ve “muy vago”.

“No sé de qué va, pero sé bien lo que se tiene que hacer; llevamos años estudiándolo. Cuando lo presenten sabremos las virtudes, las cosas que se puedan mejorar, entonces, quizás yo o muchos otros, podrán enriquecer el proyecto. Los grandes proyectos urbanos deben ser colaborativos”.

cult_periferico_101301851.jpg
Una de las propuestas del Plan Maestro contempla cuatro puentes panorámicos arriba del Segundo Piso.
 

El arquitecto celebra que se tome el tema de integrar las cuatro secciones: “No sólo integrarlas entre ellas, sino integrarlas a la ciudad. El frente principal del bosque está sobre Constituyentes, son casi ocho kilómetros, pero no se puede acceder porque es una avenida de carga pesada y, en buena parte no hay semáforos. Tenemos una población de más de 800 mil habitantes que viven a menos de 15 minutos del bosque, caminando, que no lo pueden usar porque la barrera de Constituyentes es infranqueable”.

Sin embargo, Kalach advierte que quienes están planteando el proyecto no entienden de la dimensión urbana del parque, que por su extensión resulta imposible de caminar en su totalidad, por eso plantea un transporte interno, como lo hay en la UNAM, que permitiría que la gente se moviera por las diferentes secciones, que el gran número de visitantes no se quedara sólo en la Primera sección y que se pudiera acceder desde los barrios populares.

—¿Qué te parece lo que ha pasado con Los Pinos?

¿Qué ha pasado? Salió Presidencia, eso me parece bien; creo que debe salir también el Ejército para liberar realmente el área. Lo que se liberó, hasta ahora, es un área muy pequeña, que todavía no encuentra su vocación, pero hay una zona de cuarteles que debería transformarse en un plantel educativo, universitario. El Ejército no tiene nada que estar haciendo en el centro de la ciudad, debería estar cuidando los bosques que están en fuego, cuidando las carreteras.

—¿Has ido a Los Pinos?

Sí, me di una vueltita.

—¿Cómo te pareció?

Hay una colección grotesca de construcciones, caprichos locos de diferentes presidentes, me parece muy bien cambiarles la vocación. Desde hace 15 años habíamos hecho la comparativa, la Casa Blanca tiene alrededor de tres hectáreas; Champs-Élysées alrededor de cinco, y Los Pinos, con todo el staff militar tiene cerca de 70. Saltaba a la vista que nuestra casa presidencial se parecía más a cualquier dictadura de Medio Oriente que a una democracia moderna. Ese paso está bien dado, lo veo con buenos ojos.

—Fue muy básico, pero ¿qué te llama la atención de lo presentado para Chapultepec?

Pues es que sólo hay un plano con nombres sui géneris; es una foto aérea de Chapultepec con unos círculos, semejando las composiciones gráficas de Orozco. No hay un plan maestro, donde se vean las relaciones de las partes.

—El Presidente dijo que será de bajo costo...

Desviar el transporte de carga y pacificar Constituyentes, de ninguna manera debe ser costoso. El bosque tiene un acceso muy franco con Las Lomas y Polanco, pero no con las colonias del sur; eso no debe ser costoso. Los proyectos de reforestación urgentes y mejoramiento de suelos para la Segunda y Tercera sección no deben ser costosos, pero deben ser constantes y hacerse con conocimiento. Instalar plantas de tratamiento en esas dos secciones tampoco debe ser costoso.

—¿Es posible en seis años?

Creo que a proyectos de esta naturaleza no hay que ponerles término, nunca se terminan.

—¿Cómo ves el panteón?

Está en un abandono brutal, en la parte posterior, hay enormes tiraderos de cascajo y basura; enterramientos ilegales, alta inseguridad, incendios. Se puede volver un lugar atractivo, habla de la historia, hay gente ilustre ahí.

—¿Cómo ves la Cuarta sección?

Es una cañada que no conozco más que en fotografías aéreas porque está tomada por el Ejército; no es visitable. Podría integrarse a otras áreas naturales y las instalaciones militares tener otros fines.

La infraestructura en el país. Al preguntarle a Alberto Kalach por el tema de los aeropuertos de Texcoco y Santa Lucía, dice: “Creo que la ciudadanía nos merecemos información: si se canceló Texcoco queremos saber las causas bien argumentadas y, si se propone Santa Lucía, cómo es el proyecto, estudios aeronáuticos, de mecánica de suelos. En un principio anunciaron que se cancelaba Texcoco por corrupción, luego que no, luego que sí, y yo ya me perdí. Y al final, no hay cargos contra nadie; merecemos información.

En el caso de Texcoco, Alberto Kalach advierte que quedó pendiente trabajar por las comunidades: “Hemos tratado de acercarnos al director del proyecto de recuperación del lago (Iñaki Echeverría) tenemos muchos estudios que hemos ofrecido y no los han querido ver, y planes para las comunidades que son muy pobres y marginadas en el lado oriente del lago; urgentemente deben ser atendidas, no tienen servicios, drenaje, calles. Antes de tirar dinero en inundar los cimientos de la terminal, el dinero se debería dirigir a los millones de personas que viven alrededor. Desde el sexenio de Peña no le prestaron atención a las comunidades”.

Kalach advierte también sobre la falta de construcción de infraestructura en la Ciudad de México: “Hay medio millón de albañiles parados, Claudia Sheinbaum dice que quiere castigar a los desarrolladores inmobiliarios, pero ellos están sentados en todos los restaurantes de Polanco, de Nueva York y Miami, tomando vino”. A los que está castigando son a los trabajadores”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios