12 | DIC | 2019
Los mitos y verdades sobre el origen de los vibradores

Los mitos y verdades sobre el origen de los vibradores

04/01/2019
12:09
BBC News
-A +A
La idea de que médicos de la era Victoriana fueron los primeros en usar vibradores, aplicándolos en mujeres en el tratamiento de la histeria ha sido popular durante años, pero la verdad parece ser otra


Vibrador mecánico.

Science Museum


Rachel Maines argumentó que los vibradores mecánicos como este, que data de 1909, fueron usados ​​para curar a las mujeres de la histeria.

En Gran Bretaña, Estados Unidos y otros rincones del mundo, muchos ya han escuchado la historia de que los pioneros en el uso de vibradores fueron médicos del siglo XIX para tratar a las mujeres con "histeria", término hoy extinto que cubría de todo, desde dolores de cabeza hasta colapsos nerviosos.

Ellos usaban el vibrador para llevar a las pacientes al orgasmo, ahorrándoles así una ardua tarea manual.

Esta es ciertamente una historia memorable que ganó popularidad en películas, filmes premiados y diversos documentales. Hemos sido atrapados por esa narrativa, pero las evidencias sugieren que esta historia no es más que ficción.

  •  

La idea de que los médicos utilizaran vibradores para masturbar a las mujeres con histeria viene del libro "The Technology of Orgasm: "Hysteria", the Vibrator, and Women's Sexual Satisfaction" (La Tecnología del Orgasmo: "histeria", el vibrador, y la satisfacción sexual femenina). La publicación de 1999 fue escrita por la historiadora Rachel Maines, hoy investigadora invitada en la Universidad de Cornell, en Estados Unidos.

A pesar de la inmensa popularidad y éxito del libro -incluyendo el Premio Herbert Feis de la Asociación de Historia Americana en 1999-, la teoría que aborda tiene bases cuestionables, de acuerdo con un nuevo artículo publicado en el Journal of Positive Sexuality. El estudio es el más reciente en refutar las alegaciones del libro, y eso vale tanto para la historia de la sexualidad como para la imaginación popular.


vibrador eléctrico

Science Museum


Este vibrador, de principios de 1900, era del tipo usado por los médicos para masajear a pacientes

"Entre lo que sabemos sobre la historia de la sexualidad, parece improbable que los médicos lo hicieran (masturbar a sus pacientes como forma de tratamiento)", dice Hallie Lieberman, historiadora de tecnología en el Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos, y una de las autoras del artículo. "Después de verificar las fuentes (del libro), fue cuando realmente pensé, 'ok, aquí hay algo extraño".

Lieberman propone una versión alternativa. Aunque en efecto, en las décadas de 1900 y 1910 se usaban dispositivos mecánicos conocidos como "vibradores -y anunciados como masajeadores de espalda o cuello- para la masturbación femenina, no hay evidencia de que eso haya ocurrido previo a estas décadas, cuando los vibradores se vendían a los médicos y no a los consumidores directamente.

Por lo tanto, según la historiadora, no se habrían dado situaciones en las que los médicos, sin comprensión de lo que era el orgasmo femenino, usasen esos dispositivos para curar a las mujeres de histeria.

Origen del mito

Durante el siglo XIX, los vibradores eléctricos se comercializaban en revistas, periódicos, literatura médica y revistas.

En un anuncio difundido a principios del siglo siguiente, alrededor de 1904, una mujer se ve relajada, sentada con la cabeza ligeramente ladeada.

Un médico con un chaleco blanco yace parado detrás de ella, tocando su cuello, y en sus manos está un dispositivo de metal con un grueso cable negro: un vibrador eléctrico diseñado para aliviar la tensión y masajear a los pacientes. Nada en la imagen sugiere que el dispositivo fuera usado en otro lugar que no fuera el cuello de la paciente.

Con éste método, "se evita el 50% de la fatiga de los masajistas", anuncia el panfleto. "Se obtienen resultados infinitamente mejores en el tratamiento".

En otro anuncio, el tratamiento no lo administra un médico, sino que se lo aplica la propia paciente. Con la forma de un secador de cabello, el vibrador Sanofix, de 1913, venía en una pequeña caja de madera con diversos accesorios diferentes.

En una serie de fotografías, una mujer con semblante serio, con un vestido blanco de holanes, sostiene un vibrador contra su frente, su barbilla, la garganta y el pecho.


anuncio

Science Museum


Este anuncio de principios de los años 1900 fue de una serie que mostró el equipo de Sanax siendo usado por hombres y mujeres en sus brazos, piernas, pecho y rostro

Cuando Rachel Maines, autora del libro sobre la tecnología del orgasmo, se encontró con estos anuncios, se sintió intrigada.

"Pasé los siguientes 19 años haciendo búsquedas en bibliotecas de Estados Unidos y Europa, tratando de descubrir más sobre la historia de los vibradores", relata. "No había mucho material, ni siquiera en las fuentes primarias, por eso tardé 19 años, y acabé escribiendo un libro".

En su obra, Maines desarrolla la teoría de cómo los vibradores pasaron a ser usados ​​como dispositivos para facilitar el tratamiento de la histeria orgásmica.

Y según lo que relata, el procedimiento era realizado por médicos dedicados a tratar el mayor número posible de pacientes. También escribió que los doctores usaban la masturbación para tratar la histeria en las mujeres desde el período romano.

El alivio para la histeria se daba al provocar "paroxismos" en las mujeres por medio de la masturbación. Pero debido al escaso conocimiento sobre la sexualidad femenina, los médicos no eran conscientes de que los paroxismos que experimentaban sus pacientes eran en realidad una respuesta sexual.

Sexualidad femenina

Es posible que la sexualidad femenina no haya recibido tanta atención -en términos históricos- como la sexualidad masculina, pero la idea de que los médicos de la era victoriana masturbaran a sus pacientes debido a una completa falta de conocimiento le parece poco probable a Lieberman.

"Ella presenta su teoría como si nadie supiera lo que es un orgasmo", dice Lieberman. "Pero ya se conocía del clítoris y de la sexualidad de las mujeres en la época".

Existe evidencia de que en los siglos XIX y XX, por ejemplo, médicos de Estados Unidos y del Reino Unido especularon sobre qué tipos de comportamiento sexual en las mujeres eran saludables y cuáles no. También había un entendimiento general sobre el orgasmo femenino.

Por otro lado, además, hay problemas con los ejemplos históricos citados en la obra de Maines. Al principio del libro se citan cinco fuentes para respaldar su afirmación de que los médicos solían usar vibradores "especialmente en el masaje ginecológico". Pero varias de esas fuentes no confirman esta afirmación.

En una de las fuentes que se citan ni si quiera se mencionan los vibradores, la histeria ni el masaje ginecológico. De hecho, el pasaje que se menciona es sobre el tratamiento de dolores menstruales con corrientes eléctricas, en el que el autor resalta que para pacientes con dolores menstruales, "es extremadamente importante una completa ausencia de excitación sexual".

Otra de las fuentes que se menciona en el libro tampoco hace referencia a la histeria, masajes ni vibradores. Y la tercera fuente citada también carece de menciones sobre masaje ginecológico, solo habla de masajes en general, y el término vibrador no aparece en ninguna parte del libro. A lo largo de la obra, Lieberman encontró de manera repetida estas inconsistencias en el libro de Maines.

Por su parte, Maines asegura que, aunque le da la bienvenida a las críticas de Lieberman, estas no cambian su perspectiva histórica. "Es totalmente apropiado que una joven académica desafíe el trabajo de académicos mayores", dice.

"En 'La tecnología del orgasmo' lo que propongo es una hipótesis, ellos (Lieberman y su coautor) no encuentran mi hipótesis muy convincente. Ok, no vamos a estar de acuerdo en eso", agregó la investigadora.

Buenas vibraciones

Lo que se sabe es que los vibradores fueron usados en el cuerpo como una panacea para casi todas las dolencias. Los folletos anunciaban su eficacia contra el insomnio, la parálisis, la neuralgia, epilepsia, ciática, lumbalgia, gota, sordera, vómitos, estreñimiento, hemorroides y dolores de garganta.

Era bueno para el hígado e incluso para problemas de salud en niños, según lo que se aseguraba.


masajeador vibrador Veedee

Science Museum


Se dice que el masajeador vibrador Veedee, que se remonta a principios de 1900, curaba casi cualquier enfermedad, desde resfriados hasta problemas digestivos

Entre la lista de dolencias que se podían tratar con el vibrador también estaba la histeria. Pero es probable que para estas pacientes el vibrador fuera más para un masaje relajante en la espalda o en el cuello que para cualquier tipo de uso erótico, afirma Lieberman.

"Con respecto a masajear mujeres hasta el orgasmo, no hay evidencia de que esto haya ocurrido en el consultorio médico", subraya.

Puede haber habido "médicos cuestionables", añade, que prácticamente acosaban a sus pacientes. Más no hay evidencia de que se usaran los vibradores para usar la masturbación como un tratamiento médico aceptado.

El artículo de Lieberman no es el primero en desafiar la teoría de Maines. Otros investigadores, incluyendo Helen King, historiadora de la Open University de Londres, desafiaron las afirmaciones de Maines de que esta práctica se remonta a los períodos griego y romano.

"Maines quería una línea histórica que se remontara al período de Hipócrates, por lo que estaba decidida a encontrar médicos masajeando a sus pacientes hasta el orgasmo en las fuentes escritas más antiguas", dice King.

Pero ni siquiera era una práctica común en las civilizaciones antiguas el permitir que los médicos se acercaran a las mujeres de la casa, explica ella. Otro problema fue que Maines no hizo distinción entre escritos satíricos de la época y la literatura médica genuina.

"Una sátira romana, sobre 'elegidos' en baños romanos, que masturbaban a una mujer hasta el orgasmo, es muy diferente que decir que los médicos realmente hicieron esto", dice King. "Es una sátira, es para ser escandalosa."

Además, los textos médicos antiguos que describían a los médicos masajeando la zona lumbar, las rodillas o la cabeza, fueron interpretados erróneamente por Maines como un tipo diferente de masaje, de acuerdo con King.

Maines le dio la vuelta a las evidencias al escoger de manera deliberada las frases y fuentes que corroboraban su hipótesis, como por ejemplo al "leer una descripción sobre lo que sucede cuando el útero es frotado durante el acto sexual e interpretarlo como un pasaje sobre la masturbación a manos de un médico".

La realidad

Pero si no fueron los médicos, ¿quién inventó el vibrador como juguete sexual?

La respuesta se encuentra en algunos de los anuncios que Maines encontró, a pesar de que algunos académicos consideran que sus interpretaciones son engañosas.

Cuando los médicos empezaron a percibir, alrededor de principios del siglo XX, que los vibradores no eran el santo remedio que se pensaba, los fabricantes de estos aparatos se encontraron en un dilema.

Había toda una industria dedicada a fabricar esos dispositivos: existía la versión con manivela, que evolucionó hacia modelos movidos a vapor, que a su vez evolucionaron hacia un dispositivo accionado eléctricamente. Pero ahora había menos médicos dispuestos a comprarlos.

Una compañía tuvo la osadía, en 1903, de lanzar un anuncio sobre el electrodoméstico sexual Hygeia, para hombres y mujeres.

"Se veía como un cinturón con electricidad y vibración", dice Lieberman.

Esta fue la primera fuente que ella descubrió en su investigación sobre un vibrador asociado al sexo. Pero vender abiertamente un vibrador como aparato sexual era raro y no solo porque era considerado obsceno.

En Estados Unidos y Reino Unido, entre otros lugares, las leyes de obscenidad por muchos años impidieron a las empresas anunciar dispositivos para el placer sexual.

Este cambio de estrategia de vender vibradores directamente a los consumidores se fortaleció en 1915, cuando la Asociación Médica de Estados Unidos hizo una declaración publica en la que establecía que los vibradores para uso médico eran "un delirio y un engaño".

Cualquier efecto que tuvieran en los pacientes era psicológico y no médico. Al clasificar a los vibradores como un fraude, la asociación combatió su uso médico, cuenta Lieberman.

Y en lugar de acabar con la industria de los vibradores, los fabricantes simplemente movieron su enfoque de los médicos a los consumidores.


anuncio de mediados del siglo 20

Alamy


Un anuncio de mediados del siglo XX dice que el 'mini vibrador ... calma al individuo llevándolo a una relajación agradable'

"Se publicaban anuncios en el New York Times, en el Chicago Tribune y en todo el Reino Unido", dice Lieberman. "(Los vibradores) se veían como un aparato de ocio para las mujeres."

Con el paso del tiempo, esos anuncios se fueron sexualizando de manera sutil. Se mostraban hombres sin camisa y mujeres con blusas escotadas enseñando alegremente los vibradores. Pero debido a la reserva en anunciar explícitamente a los vibradores como juguetes sexuales, es difícil definir desde cuándo se identificaron de manera general para fines sexuales.

"El tipo de vibrador que conocemos hoy comenzó a aparecer en los años 50 y se volvió más común y abiertamente vendido en los años 60", dice Lieberman. "Pero todavía era polémico".

La controversia tardó mucho tiempo en disiparse. En algunos lugares, todavía existe polémica al respecto. En el Estado americano de Alabama, por ejemplo, las leyes de obscenidad todavía prohíben la publicidad y la venta de vibradores.

A pesar de que su historia ha sido ampliamente debatida, Maines sigue defendiendo su teoría. "Creo que mi hipótesis es correcta, muchos piensan de la misma forma", dice.

Lieberman admite que su nueva teoría es menos atractiva que la hipótesis de que varias generaciones de médicos usaban el vibrador para calmar a las mujeres histéricas con masturbación.

"[Esa historia] atrae a la gente", añade King. "Es como una escena de película porno en la que el médico 'resuelve' el problema".

Fue el atractivo de esta versión lo que popularizó la teoría de la masturbación médica. Por casi 20 años, la enseñaron en universidades, tomándola como un hecho en la literatura académica y presentándola de la misma forma en los medios, popularizándola en los escenarios y en las pantallas. Pero como observa Lieberman, cuando la gente quiere que una historia sea verdadera, incluso los académicos, es raro que se molesten en comprobar los hechos.

Artículo

Cleopatra, la emperatriz que practicó "sagrado" sexo oral

Se dice que por su arte con el sexo oral le pusieron muchos apodos
Cleopatra, la emperatriz que practicó "sagrado" sexo oralCleopatra, la emperatriz que practicó "sagrado" sexo oral

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios