23 | FEB | 2019
Andrés de Luna  asegura que hace años no publica novela porque le cuesta más trabajo y concentración
Andrés de Luna, quien dejó la crítica de cine, asegura que hace años no publica novela porque le cuesta más trabajo y concentración. Foto: GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL

Relatos de De Luna que van más allá del deseo

30/06/2018
00:22
Yanet Aguilar Sosa
-A +A
El ensayista reúne 26 textos que acaba de publicar en "En un día claro se ve la noche"

[email protected]

Andrés de Luna nunca se ha ido de la literatura, su ausencia se percibe porque está lejos de las redes sociales, no le interesan. Dejó, eso sí, de hacer crítica de cine, pero se acercó mucho más al ensayo sobre el arte, donde ha publicado cinco libros; hace 12 años que no escribía una novela, ahora acaba de terminar una que entrará a dictaminación. Pero sin duda, donde está más activo, siempre, es en el relato y acaba de publicar "En un día claro se ve la noche".

El narrador, ensayista, cinéfilo, crítico de arte y profesor de la licenciatura y posgrado en Ciencias y Artes para el Diseño en la UAM-Xochimilco ha reunido 26 relatos que pretenden ir más allá del deseo y el erotismo, ese universo tan recorrido y narrado por De Luna.

En "En un día claro se ve la noche (El tapiz del Unicornio)", el autor de "El bosque de la serpiente" y "El invierno apenas comienza" asegura que lo que se planteó fue hacer un libro que no fuera estrictamente sobre el deseo, y que aunque en varios relatos y momento está, no es absolutamente central.

“De pronto encuentro novelas que tienen escenas absolutamente eróticas pero que no son novelas eróticas. Eso traté, que no fuera un libro estrictamente erótico, por eso al final acaba con una historia de Polonia, de una mujer que me contó una historia, una amiga de mi esposa, ella toma unas fotos de un bosque que estaba cercano a su casa, de pronto cuando las manda le dicen ‘no has clasificado las caras’, y ella responde ‘yo tomé el bosque nada más’, pero ve las fotos y se sorprende porque aparecen unas caras en medio de las ramas. No supo que era aquello pero quedó la idea, había ahí una historia empezada que yo terminé”, señala el narrador.

Andrés de Luna dice que "En un día claro se ve la noche" hay momentos muy de nuestra época.

“Se trataba de hacer un libro que estuviera abierto, que tocara muchos lugares, que no llegara a muchos países, pero si tocara diferentes ciudades y situaciones, y sobre todo quería un libro que no fuera estrictamente erótico a pesar de que tocara el erotismo; toca el erotismo como toca la vida misma”, explica.

Así avanzan las historias reunidas, las que muestran la cotidianidad pero sin más caen en lo erótico, en el deseo, ese impulso que De Luna define como un grillete y que de pronto es una parte importante de las historias, pero no es la parte más importante de nuestra vida.

“De pronto hay cosas que se le van a uno y de pronto el erotismo es relegado, yo quería hacer este libro así, sin embargo el erotismos está ahí y es fuerte, es enloquecido. Siento que este libro tiene esa condición. Aquí el deseo no está visto como algo que te eleva sino como algo que te atrapa, pero eso no es algo negativo en el deseo, el deseo así es. Hay que saber cómo controlarlo. Lo malo es que no sé si se puede controlar. No lo creo”, dice Andrés de Luna.

El también autor de Erótica: la otra orilla del deseo y Los rituales del deseo dice que hay una lista larguísima de historias que le gustaría contar, que hay muchas que no ha contado pero que poco a poco van a ir saliendo.

“Por eso me gusta el cuento, porque puedo contar muchas historias; la novela también me gusta mucho pero la novela implica una estructura que a veces es mucho más trabajosa, no puedo hacer una novela de un día para otro, tengo que trabajarla mucho tiempo; en tanto, el cuento es algo que me parece muy inmediato, que tiene esta fugacidad; eso me gusta mucho”, agrega.

Andrés de Luna, quien ha trabajado con gran interés la obra artística de Arturo Rivera, de Arnold Belkin, Enrique Estrada y Shinzaburo Takeda, no para nunca en la investigación, la academia y la literatura.

Dice que todo tiene una posibilidad de ser contado y sólo hay que saber narrarlo.

“Yo no sé si sé narrar, pero por lo menos a mí me interesa intentarlo. A la par de estos relatos y de la novela, escribo ensayo, escribo mucho de arte; de cine ya no escribo, me salí de la crítica, dejé de escribirlo pero me interesa muchísimo todavía el cine. El arte me interesa mucho; mis últimos libros son de arte, escribí sobre Takeda, que es un promotor japonés oaxaqueño, o de Arturo Rivera, que es muy interesante, y claro que me interesa la fotografía, mi esposa es fotógrafa”, comenta De Luna.

El erotómano que ha publicado en varios diarios y revistas, entre ellos EL UNIVERSAL, asegura bromeando y con mucho sentido del humor que acaba de terminar una novela y verá si alguna editorial la publica. “Hace como 12 años que no publico novela, me cuesta más trabajo, exige más concentración y yo no soy tan concentrado”, finaliza Andrés de Luna.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios