21 | OCT | 2019
México no necesita importar novelistas, los tiene de sobra: Mario Vargas Llosa
Foto: EFE/Juan Carlos Hidalgo

México no necesita importar novelistas, los tiene de sobra: Vargas Llosa

08/10/2019
10:47
Luis Méndez / Corresponsal
Madrid
-A +A
El Nobel de Literatura aseguró que es necesario revindicar la figura de Jacobo Arbenz en nombre de la democracia

El derrocamiento en Guatemala del presidente Jacobo Arbenz (1954) mediante un golpe de Estado orquestado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), fue determinante para el devenir de América Latina, señaló el escritor Mario Vargas Llosa durante la presentación de su última novela, "Tiempos recios", que está inspirada en aquella época.

"Si Estados Unidos en lugar de derrocar a Arbenz, hubiera apoyado o subvencionado sus reformas, probablemente otra sería la historia de América Latina", aseguró el Premio Nobel en la Casa de América de Madrid, donde tuvo lugar el evento.

"Como algunas de mis novelas tiene un fondo histórico que he respetado en sus grandes líneas, pero he añadido fuertes dosis de invención y fantasía. Hay hechos básicos que es imposible alterar ya que son demasiado conocidos y se crearía lo que más teme un novelista, generar la incredulidad del lector", agregó antes de referirse al nacimiento del libro que tuvo su origen hace tres años, durante una cena en República Dominicana en la que el comensal que se encontraba a su lado le dijo: "Mario, tengo una historia para que la escribas".

Se trataba de un relato insólito sobre el régimen de Castillo Armas, quien llegó al poder en Guatemala luego del golpe militar montado por la CIA contra el presidente Arbenz, al que Estados Unidos acusó de alentar la entrada del comunismo soviético en la región en plena Guerra Fría. Mentiras que cambiaron la historia.

"El asunto me intrigó tanto que comencé a investigar (...) La caída de Arbenz tuvo repercusiones dramáticas en América Latina. Creo que las peores consecuencias fueron empujar a Fidel Castro al comunismo y crear un clima favorable hacia la revolución socialista entre los jóvenes latinoamericanos de esa época", sentenció Vargas Llosa, luego de aclarar que Arbenz, al contrario de lo que sostenía Estados Unidos, no era comunista, sino un capitalista que alentaba reformas en su país y al que hay que reivindicar en nombre de la democracia.

"En lo fundamental una novela histórica no miente, aunque haya mucha imaginación en ella", acotó para matizar que la investigación que llevó a cabo para escribir el libro le ha permitido mentir con conocimiento de causa, ya que fantaseó a partir de una materia real.

"Tiempos recios" retrata una América Latina del horror, con una barbarie, violencia e injusticia extraordinarias. Hoy en día ya no existen dictaduras militares en América Latina de ese tipo, sino dictaduras ideológicas, define el Premio Nobel.

“Y tenemos sobre todo democracias muy imperfectas, porque son muy corruptas o hay mucho populismo y demagogia, y porque el nacionalismo también causa estragos en esta época en América Latina, aunque hay un progreso absolutamente notable en relación al pasado”, según el narrador que esquivó las preguntas sobre la actualidad política. “Quizás el hecho más importante producido en América Latina es que ha desaparecido la dicotomía del pasado, entre dictaduras militares y la revolución comunista”.

Recalcó que  los sucesivos fracasos de América Latina en  justicia social y democracia  se deben a un largo proceso de oportunidades perdidas.

“Un país, salvo casos excepcionales, no se jode en un día. Probablemente la independencia estuvo mal hecha, ya que sembró de dictaduras el continente. Con la independencia comienza el gran fracaso de América Latina. La responsabilidad nuestra en este gran fracaso es gigantesca. Nosotros (los latinoamericanos) fracasamos, no fueron ellos”, puntualizó para poner en perspectiva los ejes de  su novela.

Vargas Llosa reconoce que ahora se siente más inseguro que antes a la hora de abordar obras de ficción. “Me siento más inseguro ahora al comenzar la novela que antes, cuando escribí mis primeros cuentos. No sé si sea el temor de decepcionar al público, no conseguir lo que uno se ha propuesto o es simplemente que el hecho de escribir y aislarse con sus fantasmas y sueños para crear literatura hace que uno no se sienta seguro ya que en el mundo de la novela uno anda como perdido hasta que termina el libro”, señaló.

En tono sarcástico, Vargas Llosa demandó a los periodistas que no confiaran del todo en sus palabras pues a veces al hablar del libro se siente todavía más perdido y puede olvidar cosas importantes que sí recoge la novela. “Por eso terminaría con este ruego: no me crean. Lean el libro sin prejuicios; ojalá haya acertado en alguna de las cosas que he dicho”, bromeó el escritor.

Sobre México, dijo que no tiene la intención de escribir algún libro de ficción, pues México no necesita importar novelistas, ya que los tiene de sobra y son magníficos.

Tiempos recios se publica simultáneamente en 20 países hispanohablantes, con un tiraje inicial de 180 mil ejemplares.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios