José Vicente Anaya, el poeta infrrarealista

Escribir, decía el creador fallecido hoy, "es una lucha contra la realidad inmediata o contra el principio de realidad, de la razón"

José Vicente Anaya
Foto: INBAL
Cultura 01/08/2020 15:20 México Actualizada 15:34

José Vicente Anaya, considerado como uno de los más importantes poetas de su generación, murió la madrugada de este sábado tras pasar varios meses hospitalizado por complicaciones de salud, informó la familia y Malpaís Ediciones, en un comunicado difundido en redes sociales. Escribir, decía, "es una lucha contra la realidad inmediata o contra el principio de realidad, de la razón".

Uno de los poemas más celebrados de su carrera es "Híkuri", en el que el poeta, traductor, ensayista y editor, emprende un viaje de re-conocimiento interno que se evoca con el consumo de peyote en un rito ancestral de danza y canto rarámuri.

Anaya, nacido en Villa Colorado, Chihuahua, en  1947, escribió "Híkuri" a finales de la década de los setenta, pero lo publicó en 1987 en una primera edición realizada por la Universidad Autónoma de Puebla (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla). En 2017 se publicó una edición que forma parte del catálogo del Archivo Negro de la Poesía Mexicana de Malpaís Ediciones.

Con formas expresivas de la poesía vanguardista y la reinterpretación del rito rarámuri o tarahumara del consumo del peyote, "Híkuri" constituye una renovación en la voz lírica de Anaya y en el panorama de la tradición poética mexicana.

El poema surgió a finales de los años setenta, durante un viaje que realizó Anaya por parte de México y Estados Unidos, en el que conoció a poetas de la generación beat, como Allen Ginsberg, de quien es uno de los principales traductores de su obra en México. Desde entonces se convirtió en un gran difusor de esa generación.

Además, también formó parte del movimiento de poetas infrarrelistas, al igual que Roberto Bolaño y Mario Santiago Papasquiaro. Por ello, el poeta Iván Osorio, editor de Malpaís, indicó, a propósito del 30 aniversario de "Híkuri", que podría ser el libro que mejor representa las búsquedas infrarrealistas.

"Anaya lo dice: tenemos que salir a la vida, y Bolaño y Papasquiaro también: no quedarse como poetas de escritorio, sino salir a las calles, a distintos lugares a explorar, experimentar y escribir en el camino. Bajo esta lectura de los tres infrarrealistas leemos Híkuri y está totalmente representada esa búsqueda”, comentó Osorio en 2017.

El poeta fundó la revista Alforja dedicada exclusivamente a la poesía, tenía la característica de ser publicada en formato de libro, es decir, tenía alrededor de 160 páginas y a lo largo de once años se editaron 45 números.

En una entrevista que proporcionó al Periódico de poesía de la UNAM, indicó que "escribir es una lucha contra la realidad inmediata o contra el principio de realidad, de la razón".

"Escribir nos pone en entre dicho, más que a los poetas, a la gente pragmática, a la gente utilitarista. La realidad apabullante del ser humano es la que está siendo criticada. Es lamentable que poetas como Hölderlin o Rimbaud dejen de escribir y el mundo sea sordo ante ello", dijo.

El poeta también contó con una trayectoria en el periodismo cultural en donde comenzó a dar a conocer su trabajo sobre la generación beat, como el suplemento cultural "sábado" del desaparecido periódico Unomásuno.

Anaya comenzó sus estudios en la UNAM, en donde cursó la carrera de sociología en donde, decía, inició sus lecturas de autores fundamentales para la generación de los años 60, como Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir.

"Me tocó la suerte de formarme en una atmósfera literaria e intelectual, de búsquedas de grandes cambios. El mundo fue llevado a las rebeliones juveniles del año de 1968 y, dentro de eso, la generación beat asentó la base para que los más jóvenes siguieran buscando otras formas de rebelión del status quo", indicó en una entrevista.

Anaya participa en ciclos de lectura de poesía, al respecto decía que eran una "fiesta, un gozo", aun cuando hubiera poemas tristes o duros.

Fue miembro fundador de la Sociedad de Escritores de México y Japón. Traductor de  Antonin Artaud, Marge Piercy, Erica Jong, Margaret Randall, Leonore Kandel, Carl Sandburg, Gregory Corso, Henry Miller y otros.

Entre sus obras publicadas se encuentra, en ensayo "Piratas/Poetas", "Breve destello intenso. El haiku clásico del Japón", "Poetas en la noche del mundo",  "Los poetas que cayeron del cielo. La generación beat comentada y en su propia voz, Juan Pablos".

En poesía "Pájaro de calor", "Los valles solitarios nemorosos", "Paria",  "Astros fugitivos","Diótima. Diosa viva del amor". Además, las antologías "Largueza del cuento corto chino", "Los más breves cuentos chinos", "Cuentos breves de Japón", y "El rompimiento amoroso en la poesía".

Personalidades de la cultura lamentaron la pérdida

En redes sociales amigos, colegas, lectores, instituciones y funcionarios lamentaron el deceso del traductor.
La secretaria de Cultura del Gobierno federal, Alejandra Frausto, escribió en Twitter que  Anaya fue uno de nuestros poetas mayores. "Cada tanto vuelvo, con asombro, a releer “Híkuri”. Incansable estudioso y traductor, sus ensayos fueron nuestra puerta de entrada a la literatura beat. Mi pésame a su familia y amigos", indicó.

La directora del Institutito Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), escribió: "Descansa en paz el maestro José Vicente Anaya Leal. Abrazamos con solidaridad a su hija Andrea Anaya y a toda su familia, a las comunidades de escritores y editores al de las que formó parte. Su memoria en la poesía, la traducción y el periodismo se mantendrá vigente".

Los poetas María Rivera, Iván Cruz, los escritores Ana Clavel, Alain Derbez Sergio Téllez-Pon, también lamentaron la muerte del poeta.

La poesía de José Vicente Anaya

Te presentamos fragmentos de algunos poemas:

"Morge No. 1"

Empiezo a dormir sobre el aliento
que dejó mi muerte / no puedo soñar.
D  e  a  m  b  u  l  o
entre cavernas
que se toman por calles. Salgo
del alarido secreto de otros gritos y
vuelvo a ser el vagabundo perdido,
con huesos tan triturados
que se confunden con cocaína… ¿Qué me sostiene?

"Conversación con Armando Pereira"

Hazme una leyenda, amigo,
como tú quieras.
Al cabo no adiestro mi cuerpo
para ninguna posteridad.

"Golpes de desamor"

X
Este polvo que rodea mi osamenta
fue mi carne
en aquél tiempo
cuando aún no anochecíamos.

Comentarios