22 | FEB | 2019
La Tempestad fortalece sus plataformas
Nicolás Cabral, editor de La Tempestad, afirma que buscan siempre la conexión de las expresiones artísticas con la vida diaria de los lectores. (CORTESÍA: “LA TEMPESTAD”)

La Tempestad fortalece sus plataformas

14/07/2018
00:24
Yanet Aguilar Sosa
-A +A
La revista cultural cumple 20 años y da un nuevo impulso a sus contenidos en web y en impreso

[email protected]

Hace un año, cuando en La Tempestad comenzaron a pensar en que este 2018 cumplirían 20 años, se plantearon reimaginar cómo podía ser la revista en estos tiempos en que hay una crisis de publicaciones impresas, y de qué manera un impreso puede seguir hablándole a un lector contemporáneo que ya pasa buen tiempo leyendo en pantallas.

Así iniciaron un proceso de reflexión, autocrítica y análisis de lo hecho a lo largo de dos décadas de editar una revista cultural independiente en este México tan adverso a los proyectos editoriales interesados en expresiones artísticas.

“A lo que llegamos fue a la idea de crear dos brazos para un mismo proyecto, uno es la página www.latempestad.mx, publicación de periodismo cultural con una actualización diaria, y que representa el pulso más inmediato de las artes en México y la cultura; y por otro lado, la versión impresa, en la que buscamos una nueva experiencia de lectura a través de un formato que se relacione con el lector de manera distinta a como lo hace con el contenido en línea”, afirma el editor Nicolás Cabral.

El fundador de La Tempestad, que es la revista de artes más relevante de México, con un impreso mensual dedicado a la reflexión y la creación, y con un periódico digital para los interesados en la producción artística internacional y la oferta cultural del país, asegura que la versión impresa está muy madura.

“Nuestra intención es sostener una relación entre los textos y las imágenes, por ejemplo, y sobre todo proponer textos que significan una pausa, que llaman a buscar un paréntesis que no se puede lograr en los smartphones o en la computadora porque hay una serie de estímulos que siempre distraen un poco”, afirma.

Su propuesta en la web es la información inmediata, la nota informativa; reseñas, discos, películas, obras de teatro. En el caso del impreso se trata de ver el presente pero en un sentido más amplio, también publican crítica, algo que los caracteriza, pero también crónica, ensayos y otro tipo de textos que no responden a lo inmediato.

Suelen ser lecturas con otro aliento. “Recuperamos algo que habíamos dejado de publicar: los textos de creación; en este número hay un texto de Juan Cárdenas, en el próximo habrá un poema de Carla Faesler; buscamos que el lector encuentre en la edición en papel no sólo crítica, textos, creación literaria, también obra de fotógrafos y artistas visuales”.

Cabral asegura que han alcanzado cierta madurez como editores. “El lector de La Tempestad es alguien muy abierto a las expresiones contemporáneas, que suele ir a museos, escucha música, lee libros; así, tratamos de relacionarnos con la producción cultural actual. La idea del impreso es darle un contexto; no es nada más un repaso de lo que se publica o exhibe sino tratar de describirlo en un espacio más amplio, tratar de relacionarlo con otras obras contemporáneas, con lo que está pasando en México; por ejemplo, cómo se relaciona el arte con la política o con el pensamiento. Básicamente la idea que tiene el impreso es tratar de ver el mundo contemporáneo a través de los ojos de los artistas”, dice Cabral.

Reconoce que el trabajo editorial es ver todo el tiempo qué ocurre en las artes y hallar las conexiones de lo que se está produciendo y luego ver qué formato de salida es el más adecuado para cada contenido.

“Desde hace por lo menos 15 o 16 años hemos buscado que la revista sea de todas las disciplinas artísticas, sin embargo, lo que tratamos con la nueva versión de la revista a partir de este número de aniversario es que también pueda haber otro tipo de temas culturales que no son estrictamente artes”, señala el editor.

De repente exploran aspectos culturales de la comida o el diseño y lo asumen en su relación con la vida cotidiana. Es decir, La Tempestad sigue la línea de ser una revista de artes pero también buscando su relación con el espectador y con la vida, sobre todo con las impresiones de la vida contemporánea, la filosofía y la política. “Lo que entendemos es que esa manera de estar en el mundo de los artistas tiene otras implicaciones que no son sólo artísticas, sino son formas de entender la sociedad”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios