El Museo de Cora, otra antigua basílica bizantina reconvertida en mezquita por decreto de Erdogan

A un mes de la conversión de Santa Sofía, la iglesia San Salvador de Cora también volverá a ser un templo musulmán, función que ya había ocupado después de la conquista de Constantinopla por los Otomanos

Museo de Cora en Estambul
Foto: BULENT KILIC / AFP
Cultura 21/08/2020 14:11 AFP Estambul Actualizada 14:11
Guardando favorito...

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ordenó el viernes la reconversión en mezquita de una antigua iglesia ortodoxa emblemática de Estambul, un mes después de la reapertura al culto musulmán de la basílica de Santa Sofía.

Construida por los bizantinos en el siglo V, la iglesia San Salvador de Cora fue convertida en mezquita tras la conquista de Constantinopla por los Otomanos en 1453, y pasó a ser un museo tras la Segunda Guerra Mundial.

En un decreto presidencial publicado el viernes, Erdogan ordena "abrir al culto" musulmán este preciado lugar turístico, apoyándose en una decisión del año pasado del Consejo de Estado en este sentido.

La decisión de transformar el museo de Cora (Kariye, en turco) en mezquita llega un mes después de la controvertida reconversión de la exbasílica de Santa Sofía, patrimonio mundial de la humanidad.

También lee: De museo a mezquita: Así será la reconversión de Santa Sofía

museo_de_cora_2.jpg
Visitantes recorren hoy 21 de agosto el todavía Museo de Cora. Foto: BULENT KILIC / AFP

Además de su historia milenaria que rivaliza con la de Santa Sofía, la iglesia bizantina de Cora es sobre todo conocida por sus magníficos mosaicos y frescos del siglo XIV, incluido una monumental composición del Juicio Final.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el edificio fue sometido a una larga restauración liderada por equipo de historiadores de arte estadounidenses. Fue abierto al público como museo en 1958.

También lee: Erdogan convierte a la antigua basílica de Santa Sofía en mezquita; Unesco expresa preocupación

Según una periodista de la AFP que visitó el lugar tras la publicación el viernes del decreto de Erdogan, el edificio seguía abierto a los visitantes, al contrario que Santa Sofía, que fue inmediatamente cerrada nada más pronunciarse el anuncio de la reconversión.

"Nuestros antepasados [...] se han convertido en los propietarios de estos lugares tras la conquista" de Constantinopla, estima Yucel Sahin, un habitante de Estambul de 45 años, que rechaza la idea de que suponga una falta de respeto a los fieles de otras religiones en Turquía.

fjb

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios