17 | AGO | 2019
Foto: Grabado de José Guadalupe Posada. Cortesía de Alejandro Pinet

El Baile de los 41, hecho que "salió a la luz" gracias a la prensa: experto

28/06/2019
00:00
Edgar Tequianes
Ciudad de México
-A +A
Especialista señala a EL UNIVERSAL que el acontecimiento quedó plasmado en la historia a través del trabajo periodístico; Carlos Tello, autor y tataranieto de Porfirio Díaz, señala como algo incierto la presencia del yerno de dicho presidente en la redada

Read in English

En una redada policial son detenidos varios hombres que disfrutaban de una fiesta privada en la Cuarta Calle de la Paz, colonia Tabacalera, según relatos, el 18 de noviembre de 1901. Es el Porfiriato.

Versiones refieren que la policía había acudido a revisar un inmueble en la citada calle porque vecinos se quejaron de exceso de ruido.

En ese lugar, los agentes descubren que es una reunión conformada únicamente por hombres y que algunos portan vestido, por lo que deciden detenerlos a todos. El argumento: los encontraron infraganti "faltando a la moral y a las buenas costumbres”.

Alejandro Pinet Plasencia, estudioso del Porfiriato, comenta que El Baile de los 41 es un hecho histórico que salió a la luz sobre todo por la prensa de esos años, y que gracias a esa noche la homosexualidad “se hizo visible”, aunque continuó siendo reprimida.

109._alejandro_pinet.jpeg
Alejandro Pinet Plasencia. Foto: Edgar Tequianes. EL UNIVERSAL

“La reacción dominante fue de escándalo, de condena. Era una prensa muy conservadora, dominaba mucho… Podríamos decir que reforzaba la visión de los homosexuales como travestis..., así los veían normalmente”.

Pinet Plasencia, quien durante 33 años ha estudiado este periodo de la historia de México, platica a EL UNIVERSAL que en días posteriores a la fiesta, las primeras planas reportaron la detención de los 41.

Cuenta que una de las publicaciones más conocidas sobre los hechos es el grabado realizado por José Guadalupe Posada, titulado “Los 41 maricones”.

Tras las detenciones, los asistentes a dicha reunión privada tuvieron distintos destinos, recuerda Alejandro Pinet.

Los que vestían como mujer son trasladados a cárceles, como la de Belén; otro grupo es llevado a cuarteles militares, y otros enviados a Payo Obispo, lo que ahora es Chetumal, para servir como leva; es decir, reclutas obligatorios del Ejército que pelearían en la Guerra de Castas.

Comenta que los que permanecieron en la capital fueron castigados por la autoridad y obligados a barrer las calles portando los vestidos que lucían en la fiesta, como una manera de humillarlos.

Sin embargo, siete de los invitados logran un amparo y esquivan las reprimendas.

El experto advierte que hay muy poca documentación histórica sobre la redada policial, pues “todo indica que hubo una voluntad de silenciar el asunto. No se han encontrado muchos documentos que nos permitan dar detalles de lo que ocurrió esa noche”.

Pinet Plasencia también hace alusión a la 41 Marcha LGBTTTI de la Ciudad de México, del próximo 29 de junio.

“Me parece muy buena noticia que los activistas que están luchando por los derechos homosexuales acudan de forma seria y rigurosa a estudiar históricamente lo que ocurrió”, dice.

“Es gente seria que busca recuperar una visión histórica, analítica y crítica de los sucesos. Eso me da gusto porque eso va a crecer con el tiempo y va creando una secuencia que habla de la situación de los homosexuales en México y lo que han vivido por tanto tiempo”.

Yerno de Porfirio Díaz, ¿en El Baile de los 41?

Tras la detención de 41 hombres en la Cuarta Calle de la Paz, empiezan a circular rumores acerca de que Ignacio de la Torre y Mier, yerno del presidente Porfirio Díaz, estaba en dicha fiesta.

El escritor Carlos Tello Díaz, tataranieto de Porfirio Díaz, dice al respecto que la presencia de De la Torre y Mier en El Baile de los 41 es algo incierto. 

“Es algo que se dice, pero que no está documentado”, declara en entrevista con El Gran Diario de México.

110._carlos_tello.jpg
Carlos Tello Díaz. Foto: Archivo. EL UNIVERSAL

Tello Díaz, autor de Porfirio Díaz. Su vida y su tiempo, explica que Ignacio de la Torre era un hacendado de Morelos y del Estado de México, y que además era muy rico.

“Tenía reses bravas, jugaba al polo, era ambicioso, tenía negocios diversos y estaba casado con la hija de Porfirio Díaz, llamada Amada Díaz. Quiso ser gobernador del Estado de México en 1892, pero no fue apoyado por su suegro y fue reelecto José Vicente Villada, que en ese entonces era gobernador”, indica el autor. 

Respecto a las especulaciones sobre la preferencia sexual del yerno de Díaz, aclara: “Se dice que era homosexual pero, de nuevo, no está realmente documentado en ningún lado”. 

Amada e Ignacio no tuvieron hijos, añade el historiador, y eso “se usa como un argumento adicional para demostrar que era homosexual”.

Carlos Tello relata que, de acuerdo con las memorias de José Juan Tablada, la relación del yerno con la familia presidencial era “tirante”.

“Según el recuerdo, digamos 'familiar' de los Díaz, la relación era tensa. Al parecer Nacho de la Torre asumía una independencia en su forma de ser que entraba en conflicto con la figura patriarcal que era Porfirio Díaz”, expone.  

El escritor rememora que tras el acontecimiento de El Baile de los 41, estalla la Revolución Mexicana y el presidente Díaz tiene que salir al exilio; sin embargo, su yerno es apresado en Lecumberri, hoy Archivo General de la Nación, y que es liberado por Emiliano Zapata debido a que ambos se conocían.

“Zapata fue caballerango de Nacho de la Torre durante las fiestas del Centenario, y había sido ayudado por Nacho de la Torre para salir del Ejército, al que había sido integrado en forma de castigo hacia principios del siglo XX”, explica.

Tello Díaz califica la relación entre De la Torre y Mier y Zapata como “interesante”, pero advierte que de ésta también se sabe poco.

El yerno de Díaz falleció en Nueva York en 1918, enfermo y relativamente joven, tras haber huido de México durante la Revolución.

Para Carlos Tello, El Baile de los 41 es un tema interesante y un hecho que quedó registrado en el tiempo gracias al grabado de Posada.

“Me parecería a mí muy interesante que se pueda rescatar documentalmente este episodio de la vida nacional, de la vida social de México en este momento, que no nos conformemos con los rumores y los chismes, sino que se haga una investigación más seria para saber lo que sucedió”, plantea.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios