Suscríbete

Batis: sabio, generoso y contradictorio

Alberto Ruy Sánchez recordó cómo el editor publicó a varias generaciones, y que con él muchos se formaron en la edición y la lectura

Huberto Batis falleció el 22 de agosto en la Ciudad de México
Huberto Batis falleció el 22 de agosto en la Ciudad de México. Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Cultura 23/08/2018 12:08 Sonia Sierra y Alida Piñón Actualizada 12:08
Guardando favorito...

[email protected]

Como el mayor conversador y contador de historias, así recordó el escritor Alberto Ruy Sánchez al periodista y editor Huberto Batis. Dijo que la mayor lección que dio a sus alumnos fue aprender a tener piel de elefante ante las críticas. Su biblioteca, su casa, fue el lugar donde se formaron muchos jóvenes en la edición  y en la lectura, contó Ruy Sánchez, quien fue su alumno y a quien publicó en las páginas del suplemento sábado de unomásuno.

Este miercoles falleció a los 83 años el editor y periodista, quien desde espacios como sábado impulsó a varias generaciones de narradores, ensayistas y poetas.

"No solamente fui uno de los cientos de escritores mexicanos a los cuales él abrió las puertas de la vida pública, de la publicación, sino que además fuimos amigos. Para Margarita y para mí fue, durante varios años, nuestro amigo más cercano; en su casa, en su biblioteca, alrededor de su familia, crecimos quienes nos iniciamos a principios de los años 70 a la literatura y la vida literaria. Su biblioteca fue mi primera biblioteca, y la segunda fue la de Juan García Ponce; los dos, maestros muy generosos, muy amigos. Cuando me fui de México, él siguió publicándome. Era, tal vez, el mayor conversador que he conocido. El contador de historias contemporáneo más poderoso y más grande; era un enorme mitómano que tenía la capacidad de convertir sus invenciones en aparente historia reciente y que, al mismo tiempo, sabía leer en cada persona las cualidades que iban a resaltar con el tiempo".

Ruy Sánchez destacó que desde los escritores de su generación, hasta los de la generación del crack tuvieron con Batis un lugar donde compartir sus escritos.Relató que a principios de los años 70, en su casa, reunía alumnos de  las dos universidades donde enseñaba, la UNAM y la Iberoamericana, pero que ellos no eran sólo alumnos sino aprendices de la lectura y la edición.

"En su casa de Tlalpan transcurrieron muchísimas horas. Entre las muchísimas enseñanzas que nos dio está el aprender a saber que el mayor crítico que un escritor debe tener es uno mismo. Estar con Huberto era aprender a desarrollar piel de elefante ante las lecturas y las críticas para saber que no hay nada, absolutamente nada, a salvo de una lectura verdaderamente crítica. Era un sabio, increíblemente inteligente, un típico alumno de jesuitas que había sabido explorar las paradojas de la vida en todo lo que exploraba. Era un apasionado, esa era  otra de sus lecciones. Tenía arranques de rabia que eran parte de su personalidad. Lo que decía  con intensidad crítica de las personas, no era algo personal, era casi como un temperamento climático; Huberto a veces llovía y a veces era tormenta. No era alguien que tratara de destruir a los otros". 

Ruy Sánchez y Margarita de Orellana recordaron también que en sus clases tenía métodos de trabajo singulares. "Con Huberto, desde la Univerisdad pasamos momentos mágicos -contó De Orellana-. Aunque no fui su alumna directa, iba a las clases por Alberto. Era un maestro delirante que para referirse a un cuento de Walter Benjamin, donde se hablaba de un abrir un pato a la mitad, él iba al mercado, compraba el pato y lo abría. Buscaba experimentar con lo que decían los libros.  Era tremendamente generoso, amable, y con nosotros casi como un hermano mayor".

La escritora Margo Glantz lo recordó como un hombre muy generoso y contradictorio, a la vez: "Fuimos compañeros en la Facultad de Filosofía y Letras, fuimos muy amigos, lo quise mucho, lo admiré mucho. Era un tipo muy difícil, un personaje muy controvertido, muy iracundo, muy generoso, muy todo al mismo tiempo. Lo lamento mucho. Su trabajo en sábado fue extraordinario. Impulsó a los jóvenes escritores a publicar. Mucha gente importantísima empezó gracias a él en Sábado! Me ayudó mucho cuando estaba trabajando en la Preparatoria, me ayudó a editar unos cuadernos; mis alumnos de literatura mexicana escribieron unos textos y Huberto me ayudó a editarlos, gracias a él pudimos hacer esa primera publicación, con chicos extraordinarios como Víctor Manuel Toledo y Álvaro Matute. Huberto hizo Cuadernos del viento, una publicación que hizo él a pulso, con su propio dinero; publicó a gente importantísima, Juan García Ponce, Esther Seligson, a muchos. Fue realmente muy generoso y, al mismo tiempo, muy contradictorio; amigo y enemigo, a la vez." 

La escritora y periodista Elena Poniatowska dijo de Huberto Batis: "Tenía  mucha personalidad, era una personalidad muy fuerte, y los que trabajaban con él cuando fue director de un suplemento como que le tenían miedo, pero también le tenían muchísimo cariño. Fue gran amigo del grupo de Juan García Ponce, Juan Vicente Melo, y su reciente columna de  recuerdos en EL UNIVERSAL era buena". La escritora añadió que sólo trató con él para saludarlo: "Nunca estuve en su suplemento". Ante la pregunta de cómo recuerda ese suplemento, respondió: "No lo recuerdo, la verdad creo que era bueno. En el periodismo cultural, Huberto Batis fue un hombre de carácter y de gran libertad para decir lo que se le antojaba".

Recuerdos y despedidas

Escritores y periodistas que se formaron en la redacción y en la
s aulas con Batis, recordaron al editor de decenas de generaciones y compartieron sus experiencias con él.  "Con profundo dolor me entero de la muerte de Huberto Batis (1934-2018). El hueco que deja en la cultura mexicana es enorme. Me enorgullece haber trabajado con él en el legendario suplemento sábado de unomásuno. Hasta pronto, querido maestro. Te vamos a extrañar", escribió Mauricio Montiel. 

La crítica de cine, Fernanda Solórzano compartió que gracias a Batis empezó a  publicar, cuando hace más de 20 años le confió la columna semanal de cine en el suplemento sábado. "Con él me formé; siempre le estaré agradecida", escribió.

El escritor Julio Trujillo lo calificó como un "viejo fauno" que se marchaba "con sus cuadernos y con el viento. Lo recordaremos siempre". Mientras que Armando González lamentó  su partida y la pausa en el "generoso, salvaje y luminoso magisterio de Huberto Batis".

Por su parte, la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda,  también dedicó unas palabras al periodista. "Escritor, periodista, académico, pilar del periodismo cultural. Su enorme contribución a la cultura mexicana de las últimas décadas del S.XX, es un importante legado. Lamento su deceso. Mi pésame a sus familiares y a la comunidad cultural", escribió en Twitter.

Mientras que el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez, expresó en esa red social: "Se ha ido un gran referente del periodismo cultural, quien a través del suplemento #Sábado reveló, sin ataduras, a una generación  prodigiosa de creadores. Gracias Huberto Batis, extrañaremos tu oficio festivo".

La UNAM consideró que Batis fue un "incansable promotor del periodismo cultural y miembro de la llamada Generación de Medio Siglo"; la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, recordó que recibió el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez en 2001

 

akc. 

Temas Relacionados
Huberto Batis Alberto Ruy Sánchez
Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos