El adiós de Mancera

Salvador García Soto

El de ayer, más que un informe de su quinto año de gobierno, Miguel Ángel Mancera pronunció un discurso de despedida y que prepara su próxima salida de la Jefatura de Gobierno. Si bien enumeró y defendió lo que a su juicio han sido los principales logros de sus cinco años, el gobernante capitalino dedicó la parte central de su mensaje a explicar y defender sus decisiones más polémicas y las que más pérdida de popularidad le costaron en la CDMX: el aumento a la tarifa del Metro; el doble Hoy no Circula; la cancelación de permisos de microbuses y el no haber utilizado la fuerza pública durante el bloqueo de la CNTE a la ciudad en agosto de 2013.

Para Mancera, todas esas decisiones, que le valieron puntos de aprobación en las encuestas y hasta el repudio de algunos sectores capitalinos, fueron “hechos y no cálculos políticos”. Justificó cada una de esas acciones por “un desarrollo sustentable” de la ciudad y en una “urbe de todos y para todos”. En el caso de la CNTE, dijo que si bien la ciudad fue secuestrada por ese organismo, “los hechos me dieron la razón y el conflicto concluyó sin que la ciudad se manchara de sangre”. Por lo que respecta al incremento del Metro, afirmó que gracias a eso se creó un Fideicomiso para el Mantenimiento del Sistema de Transporte Colectivo y que, en su administración, “el dinero del Metro dejó de tener un uso discrecional” y cada peso que entra a ese transporte es utilizado en el funcionamiento del que calificó como “el metro más barato del mundo”.

En el pleno de la Asamblea Legislativa y tras escuchar las posiciones de los partidos, que en su mayoría avalaron su gestión con “aplausos y reconocimientos” del PRD, en voz del diputado Mauricio Toledo, y suaves críticas de PAN y PRI que sólo hablaron de “pendientes” y se autonombraron “oposición responsable”. El único que cuestionó la gestión de Mancera fue Morena. Su coordinador, César Cravioto, calificó de “fracaso total” la administración mancerista y habló de inseguridad, violencia, privatización del espacio público, desarrollo urbano y medio ambiente, como saldos negativos de cinco años de gobierno. “Todos los días son asesinadas tres personas en la Ciudad, ¡ah!, pero ‘todo es percepción’, dice el Jefe de Gobierno”, mencionó Cravioto.

Y mientras Mancera anunciaba 10 mil nuevas plazas para regularizar a trabajadores del gobierno de la ciudad y agradecía, en tono de despedida, “a todo mi equipo de trabajo. A ellos y ellas todo mi reconocimiento”, en el salón de sesiones, entre las curules, dos estampas llamaban poderosamente la atención: la primera, el efusivo abrazo entre Claudia Scheinbaum y Ricardo Monreal, que por primera vez se encontraron desde que estalló la crisis por la encuesta interna que ganó la delegada en Tlalpan, lo que confirmó que la ruptura de Monreal es directa con Andrés Manuel López Obrador más que con la Scheinbaun; y la segunda imagen que jaló reflectores fueron los dirigentes del Frente Ciudadano por México, Ricardo Anaya, Alejandra Barrales, Dante Delgado y por primera vez con ellos el líder de Nueva Alianza, Luis Castro. Los líderes frentistas entraron, se sentaron y salieron juntos; nunca se separaron, en un claro mensaje de “unidad”, incluso cuando el diputado Cravioto, los calificó como “un engaño para mantener privilegios”.

Estoico y con perfil bajo, en el que se negó a hablar con la prensa, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, escuchó con la representación presidencial las casi dos horas de mensaje del Jefe de Gobierno. Al final, Mancera no ocultaba que este era su discurso de despedida y hablaba de su nuevo objetivo, una vez que en octubre, pida licencia al cargo: “Transformar el proyecto de ciudad en un verdadero proyecto de nación, esta es la vía”, dijo el jefe de Gobierno, que hablaría de sus “últimas palabras” a los habitantes de la ciudad. Empieza pues la cuenta regresiva para el relevo en la Jefatura de Gobierno y el inicio de la aventura presidencial de Mancera.

NOTAS INDISCRETAS…Ayer mismo, tras el tono del mensaje, se reavivó la danza de nombres sobre quién será el jefe de Gobierno sustituto. Dos nombres fueron los más mencionados: Manuel Granados, consejero Jurídico, y el titular de Desarrollo Social, José Ramón Amieva. Otros insistían en Luis Serna, quien se recupera de sus padecimientos de salud, y algunos más incluían al secretario que manejó el programa insignia del sexenio mancerista y el más mencionado ayer en Donceles, “Médico en tu casa”, el doctor Armando Ahued ¿Quién despachará en el Palacio del Ayuntamiento a partir de octubre?…A propósito de Monreal, ayer entre los que se acercaron a saludarlo, estuvo Cuauhtémoc Cárdenas, que aprovechó el abrazo para preguntarle a Ricardo: “¿Cuándo vas a tomar tu decisión, ya es tiempo de que lo hagas. Muchos estaremos apoyándote”, le dijo el ingeniero ¿Cárdenas en una candidatura monrealista?...Los dados abren con Escalera. La semana promete.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios