Se encuentra usted aquí

La primera

El juego del deporte
24/03/2018
00:20
-A +A

Hace varias décadas que el futbol femenino apareció en el escenario nacional, antes de Maribel Domínguez, existió ella, una jugadora que marcó precedente, junto a la Peque Rubio, la Pelé Vargas y Martha Coronado, para escribir una gran historia. Fue la primera mexicana en abrirse puerta al futbol internacional, la primera en fichar para un equipo extranjero: Esther Mora.

La primera mexicana en salir del país hacia el viejo continente desarrollaba un futbol impecable —dicen aquellos que la vieron jugar—, que su técnica era envidiable, incluso para una chica de su edad, Esther, como muchas niñas en nuestro país en los años 70, buscó el espacio para poder jugar, y así lo hizo, su primer equipo fue el Volga F.C.

A los ocho años dio luces de lo que sería una gran carrera, una de la que poco se habla, de esas historias de las cuales poca información podemos encontrar. Su calidad futbolística la llevó a la Selección Mexicana a los 10 años, era 1971 y nuestro país era sede de la primera Copa del Mundo, para la FIFA el futbol femenil aún no era parte de su agenda por lo que dichos campeonatos no eran avalados por el organismo y se consideran como no oficiales, pero, eso no importa, porque en ese año y en ese torneo, ella fue la primera mexicana en anotar en el Estadio Azteca.

Su futbol llamó tanto la atención que, sin dudarlo, el Alazka Lecce la invitó a jugar, la llevó a Italia, donde se convirtió rápidamente en la jugadora a seguir. 

Sus cinco años en el balompié italiano fueron galardonados con el premio a mejor jugadora extranjera por tres años consecutivos; campeona goleadora en cuatro ocasiones la convirtieron en una leyenda del conjunto de la ciudad de Veglie.

Si bien en aquella época era imposible dar a conocer lo que realizaba del otro lado del Atlántico, hoy estamos a tiempo de retomarla, de contarla, de que México conozca su carrera, sus logros y sepa de ella, de Esther Mora, la jugadora que escribió historia, la mexicana que fue por primera ocasión al extranjero a mostrar que desde hace muchas décadas este país es tierra de grandes futbolistas.