Se encuentra usted aquí

Los números que defienden a Chicharito

Los números son claros. Javier Hernández no merecería ser banca con David Moyes, así como el West Ham, por la cantidad invertida y los planes establecidos al inicio de campaña, merecería un mejor director técnico
Los números que defienden a Chicharito
10/04/2018
00:00
-A +A

Javier Chicharito Hernández no necesita abogados y no pretendo ser uno de ellos, pero bien valdría la pena fijar mi postura en relación a lo que vive en el West Ham United.

Pero no quisiera dejar esto en una simple opinión. Vayamos a los números, para demostrar que David Moyes ha fracasado en el West Ham y además ha sentado de manera injustificada al mexicano.

West Ham es el equipo al que más penaltis le han señalado en la Liga Premier inglesa, el quinto peor en victorias y el séptimo con más derrotas. Es penúltimo en disparos, la tercera peor defensiva de la Liga y sólo ha podido irse sin recibir gol en ocho juegos de 33; es el lugar 14, con apenas tres puntos de ventaja sobre el lugar 17, que representa la salvación. Esto, para un equipo que invirtió la mayor cantidad de libras en su historia en el pasado verano, resulta verdaderamente pobre.

Ahora vayamos al plano individual, al de Javier Hernández y el trato injusto de David Moyes.

Chícharo es el segundo mejor goleador del equipo, con ocho tantos. Marko Arnautovic es el líder, con apenas uno más; la gran diferencia está en los minutos jugados: el mexicano ha participado en mil 455, mientras que el austriaco en mil 794. Esto quiere decir que Javier anota cada 181 minutos, mientras que Marko lo hace cada 199. Usted dirá que es mínima la diferencia, pero deja de serlo cuando vemos que, en oportunidades como titular, Javier apenas ha recibido 16, por 22 del austriaco, y esto influye en ritmo y oportunidades para anotar en cada juego.

Más cifras contundentes: de las 16 titularidades que tiene Javier, sólo seis han sido otorgadas por Moyes, ¡seis en 23 juegos! Las restantes 10 fueron por disposición de Slaven Bilic, entrenador que fue despedido en la jornada 10. Con él, jugó 905 minutos; con Moyes, tan sólo 550.

Ciertamente, Javier se perdió algunos partidos por lesión, prácticamente los mismos que Arnautovic por indisciplinas.

Los números son claros. Javier Hernández no merecería ser banca con David Moyes, así como el West Ham, por la cantidad invertida y los planes establecidos al inicio de campaña, merecería un mejor director técnico.
Números que ponen a cada quien en su justo lugar.