El club de toby de Miguel Torruco

Mario Maldonado

Miguel Torruco nació para ser turistero. Nada le apasiona más que esta actividad y siempre, contra viento y marea, la ha defendido. Pese a ser un referente de este sector que representa 8.8% del PIB de México, el actual titular de la Secretaría de Turismo federal no ha figurado entre los grandes empresarios del sector. Una vez, hace ya varios años cuando cubría la fuente de turismo, me dijo que la industria estaba controlada por un ‘club de toby’. Se refería a empresarios y grandes marcas hoteleras que dictaban las políticas del sector y convirtieron a destinos como la Riviera Maya en una mina de oro… para ellos y sus grupos.

Torruco Márquez, quien inició su carrera en el turismo como bell boy y luego fue ascendiendo a puestos directivos hasta convertirse en empresario hotelero y presidente de varias cúpulas de la iniciativa privada del sector, siempre soñó con ser secretario de Turismo federal. En 2012, Andrés Manuel López Obrador lo propuso para ser cabeza de sector en caso de ganar las elecciones. Se tuvo que conformar con ser secretario de Turismo de la Ciudad de México de 2012 a 2017, para luego volver a ser anunciado en el gabinete de AMLO en 2018 y ahora sí, como dicen, “le hizo justicia la revolución”.

Esa frase metafórica, usada para referir que algo finalmente se cumplió, no lo es tanto para Miguel Torruco y sus ambiciosos planes al frente de la Sectur. El consuegro de Carlos Slim pretende revolucionar, literalmente, el sector, al tiempo que buscará ‘hacerle justicia’ a los pequeños y medianos empresarios, así como a las comunidades que no se han visto beneficiadas por los 41.55 millones turistas internacionales que visitaron el país en 2018 y los 23 mil 263 millones de dólares que gastaron.

“No se pueden tener paraísos turísticos que convivan con infiernos de marginación”, dice Torruco, quien desde hace varios años promueve un turismo social, incluyente, que no sólo beneficie a los grandes desarrollos y marcas turísticas, sino a los empresarios nacionales, a las comunidades y al país. Este es el espíritu del proyecto insignia del sector: el Tren Maya que recorrerá cinco estados del sureste mexicano, el cual promociona esta semana en la Feria Internacional de Turismo en Madrid, España.

Para cambiarle la cara al sector, Torruco planea invertir la política turística de los últimos sexenios, basada en atraer a más turistas a un alto costo (con campañas de promoción y eventos internacionales subsidiados), lo cual convirtió a México en el sexto país más visitado del mundo.

“El reto es convertirnos en una potencia turística por el gasto per cápita, no por el número de turistas recibidos”, afirma. El objetivo es llevar a México del lugar número 15 de captación de divisas al top 10, incluso sacrificando el sexto lugar como el país más visitado a escala global.

Y así como el Consejo Asesor Empresarial de Andrés Manuel López Obrador tomará un rol preponderante sobre los otros organismos cupulares de la iniciativa privada (Consejo Coordinador Empresarial y Consejo Mexicano de Negocios), el ‘club de toby’ que armará Torruco Márquez para impulsar la nueva política en materia turística, apunta a hacerle sombra al Consejo Nacional Empresarial Turístico que lidera Pablo Azcárraga, del Grupo Posadas, y que tiene entre sus miembros a empresarios como Eduardo Sánchez Navarro, de Grupo Questro; José Chapur, de Grupo Palace Resorts; Alejandro Zozaya, de AMResorts; Fernando Chico Pardo, de Asur; Ángel Losada, de Grupo Presidente; Enrique Beltranena, de Volaris, y Alejandro Soberón, de CIE.

La mayoría de ellos está en desacuerdo con algunos proyectos de la Cuarta Transformación, tales como la eliminación del Consejo de Promoción Turística de México, la posible cancelación de la Fórmula 1 y otros eventos internacionales, así como el uso del impuesto al turismo para financiar proyectos como el Tren Maya.

Del lado de Torruco y del propio Andrés Manuel López Obrador están Miguel Alemán Magnani —uno de los más cercanos al secretario de Turismo—, Daniel Chávez, de Grupo Vidanta —quien muy probablemente invertirá en el Tren Maya—, Olegario Vázquez Aldir, de Grupo Real Turismo; José Miguel Bejos, de Grupo Prodi, y el propio Carlos Slim.
 

Twitter: @MarioMal
Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios