Se encuentra usted aquí

Algunas fuera de serie

17/02/2018
01:50
-A +A

Los bucaneros desde hace mucho (y más desde que en Netflix tienen la mejor plataforma de estrenos en las diferentes especialidades) están muy desorientados. Por decirlo en corto: ya no están en la jugada en materia de ofrecer las películas que nunca veremos en la cartelera. Sin embargo, a veces salta la liebre. Por eso resulta taquicárdico encontrarnos con la cinta Three Billboards Outside Ebbing Missouri, del británico Martin McDonagh (justo el mismo de esa combinación de thriller y comedia negra de asesinos que es “In Bruges”), que lleva como protagonista principal a Frances McDormand, con los esplendidos Woody Herrelson y Sam Rockwell.

La cantidad de premios, al margen de la calidad de esta fuera de serie, es apabullante: siete nominaciones al Oscar, Globos de Oro (Mejor Película, Guion y Actriz), Toronto (Mejor Película Premio del Público), San Sebastián (Premio del Público), Batfa: nueve nominaciones… y así podría seguir ante esta máquina de relojería de thriller pueblerino, comedia negra, racismo, abuso sexual, palizas y crimen; diálogos cabrones y acciones sin madre. Cuando a una madre cincuentona le matan a la hija en condiciones extrañas y el jefe de la policía local no hace su trabajo, aparecen tres grandes anuncios en una carretera casi olvidada por Dios y la cosa se pone canija.

Con Guillermo del Toro echando chispas y esperando, a lo mejor, el merecidísimo Oscar por La forma del agua, conviene echarle un vistazo a los Special Features (edición doble de Blu-ray y DVD) de la cinta de culto de Brian de Palma El Fantasma del Paraíso (1974), en donde el gordo más famoso del fantástico mundial entrevista a Paul Williams, compositor del banda sonora de esta sátira de horror del cine independiente americano, y villano en turno de la misma. La película que celebra con mitos, esperpentos y maromentas su reinado en el imaginario colectivo (y de la que durante su entreno en México allá por los años 70, provocó que toda la crítica –incluyendo a Jorge Ayala Blanco— escribieran muy bien) al igual que el Horror Rocky Picture Show (un año después) tuvo aquí su VHS y DVD.

La mejor mezcla de Fausto con El Fantasma de la Opera y el rocanrol en todas sus facetas, (cortesía de Williams, que visiona desde el surf hasta Kiss, pasando por otras linduras musicales de los 70, adelantándose al futuro) hace que a Del Toro se le suba la adrenalina. Sin embargo, sobreponiéndose a la charla con el ídolo, consigue sacarle una de las mejores entrevistas al compositor y sorprendente actor, Brian de Palma, mediante.

Por si fuera poco, los fans del filme, encontrarán mucha parafernalia fílmica de su elaboración, y las múltiples lecturas que ofrece al espectador que busca algo más que el culto manifiesto en esta pieza única.

Volviendo a México, es un hallazgo encontrarse, seis años después, con el magnífico e intenso documental de Alejandro Solar Luna, El paciente interno, al que los bucaneros le siguen teniendo fe en DVD clandestino. La historia versa sobre un pobre diablo: Carlos Castañeda que el 5 de febrero de 1970 se le ocurre asesinar al presidente Gustavo Díaz Ordaz, por los hechos del 68. El resultado de su impensable acción y frustrada venganza se convierte en 23 años en el olvido de un tenebroso psiquiátrico, con un terrible plus: su propio pabellón-bunker, luego de su encuentro cercanísimo con la Federal de Seguridad de Nazar Haro y su estancia en el Campo Militar Número Uno.

pepenavar60 gmail.com
 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN