Se encuentra usted aquí

Contenidos: el nombre del juego

18/06/2018
01:58
-A +A

Hace 10 años jamás hubiesemos pensado que las empresas de fierros, las que construyen infraestructura y prestan servicios de telefonía, datos y acceso a internet hubiesen ido detrás de un productor de películas y caricaturas, ¿para qué querrían fusionarse estos dos modelos de negocios “diametralmente opuestos”? Pero con el incremento en la penetración de banda ancha, la sustitución cada vez mayor de lo fijo por lo móvil, y el nacimiento y aumento de los OTTs (servicios de voz, datos y video llamados over the top como Netflix, Hulu, Skype, WhatsApp y ahora hasta Amazon prime video), la cosa es distinta.

Nada permanece, pero claramente los movimientos en el sector de las telecomunicaciones son muy rápidos, más veloces que lo que pueden alcanzar a procesar los reguladores, jueces y autoridades de los diferentes países. La sentencia de 172 páginas que el juez federal de la Corte del Distrito de Columbia Richard León dictó (se puede consultar en el sitio www.observatel.org) autorizando la fusión de AT&T (propietaria también de DirecTV) y Time Warner (con canales como Warner, HBO, CNN, TNT, Cartoon Network, etcétera) es un claro ejemplo de que el cambio de paradigma de negocios está siendo digerido de manera distinta a como se hubiera pensado en otros tiempos.

Después de que la división de antimonopolios del Departamento de Justicia de Estados Unidos de América interpuso una demanda el año pasado para detener el acuerdo de fusión entre estas dos empresas, bajo el argumento de que la propiedad de AT&T tanto de DirecTV como de Time Warner (TW) le daría una ventaja injusta contra los proveedores de tv por cable rivales que dependían del contenido de TW, pero el juez León la autorizó sin absolutamente ninguna condición e, incluso, pidió que no se interponga apelación contra su resolución.

Los argumentos del Departamento de Justicia no eran absurdos; para él, en esta integración vertical, existe la posibilidad de que TW eleve los costos de su programación para sus ahora competidores —los prestadores de servicios de tv restringida— y con ello se afecte al bolsillo del consumidor, pero según el juez, el Departamento de Justicia no demostró el daño a la competencia y no apuntó ningún precedente que demostrara su afirmación.

Por otro lado, AT&T argumentó que el mercado de video, programación y distribución ha estado en medio de una revolución donde el acceso a altas velocidades de internet ha facilitado una verdadera explosión de nuevos e innovadores contenidos audiovisuales y ofertas publicitarias durante los últimos cinco años. Que Netflix, Hulu y Amazon han alcanzado reconocido éxito en la creación y provisión asequible de contenido de video on-deman a los usuarios de internet, además de que gigantes de la web como Facebook y Google han desarrollado nuevas formas de tratar datos para crear lucrativa publicidad digital adaptada a consumidores individuales, entonces, los fusionados enfrentan dos realidades: disminución de suscripciones de tv de paga y reducción de sus ingresos por publicidad en esa plataforma, así, plantearon al juez, cada uno tiene un problema que el otro puede resolver.

Más allá de argumentos legales, lo cierto es que está cambiando el modelo de negocios y todo esto tiene relación con otros temas que son clave para la definición del futuro de nuestros bolsillos como consumidores: las reglas que se impongan en el mundo sobre neutralidad de la red y la definición de otras posibles fusiones que seguramente ya se están cocinando (como la de Comcast con Fox).

Lo cierto es que habrán reacomodos interesantes: ¿Qué pasarán con las plataformas tradicionales de televisión de paga y los proveedores de contenido que están dejando de ser “neutrales”? ¿Qué sucederá con las ofertas en paquete de las empresas de telefonía móvil y fija, cómo tomarán ventaja de estas nuevas integraciones con la adquisición de contenido y qué alianzas buscarán otros operadores que aun no hecho estas sinergias? El patrón de consumo seguirá la tendencia de buscar contenido personalizado en sistemas móviles con lo que la demanda de banda ancha cada vez será mayor. ¿Qué pasará en México, cómo impactará esta alianza AT&T-TW en los usuarios nacionales? Es de esperarse que AT&T saque ventaja y ofrezca paquetes de telefonía móvil y contenido con sus canales de TW, ¿qué buscará América Móvil y Telefónica ante este reto, qué hará el IFT con la autorización de tv a Telcel? ¿Cómo se acomodarán los Netflix a este modelo? ¿Aumentará TW los precios de su programación a los operadores de televisión de paga? ¿Ganaremos o perderemos con todo esto los consumidores?
En la sobremesa. El día de hoy a las 9.30 am se llevará a cabo el foro en Casa Lamm: ¿Perdemos o ganamos los consumidores con el Reforma Telecom?” Observatel y Central Ciudadano y Consumidor organizan. Habrá tres mesas: la primera, sobe el balance de la reforma y el impacto en los consumidores, participan Gabriel Contreras, presidente del IFT; Elisa Mariscal, del Global Economics Group; Bernardo Altamirano, de Better Business Bureau México, y Gregorio Tomassi, del Itaú BBA. En la segunda mesa, que planteará los retos para consolidar mayores beneficios al consumidor, estará Carlos Ponce, subprocurador de telecomunicaciones de Profeco; Manuel Molano del IMCO; Salma Jalife de CUDI, y Carlos Silva, director de cuentas estratégicas de Salesforce. Por último, en la tercera mesa, la de los representantes de los tres partidos políticos, habrá un diálogo con Abel Hibert, de Morena; Jorge Álvarez Hoth, del Frente, y Jorge Díaz González, del PRI. También habrá transmisión en vivo por streaming, busca la liga en @centralcyc y @observatel.

 

Presidenta de Observatel, profesora de la Universidad Iberoamericana,
miembro del Comité de Participación Ciudadana del SNA.
Este artículo refleja su posición personal. @soyirenelevy

 

Presidenta de Observatel y profesora de la Universidad Iberoamericana. Esta columna refleja la posición personal de la autora y no necesariamente de Observatel. [email protected]

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN