Se encuentra usted aquí

La calle de las ejecuciones

La calle de las ejecuciones
08/10/2018
02:08
-A +A

Diciembre de 2017. Un hombre apodado El Richi, lugarteniente de Roberto Moyado Esparza, alias El Betito, es encontrado dentro de un tambo. En el pecho, sus asesinos le dejaron escrito con marcador la siguiente leyenda: “Anti-Unión”.

El hallazgo del tambo ocurre en una calle de Tepito: Manuel de la Peña y Peña.

17 de enero de 2018. Un individuo que viaja en una motoneta gris asesina de cuatro disparos, frente a decenas de personas, a un comerciante. El joven asesinado vendía memorias USB con música. Son las 14:30 de la tarde. Las detonaciones provocan una estampida, diversas reacciones de terror. Algunos comerciantes intentan auxiliar al herido, pero muere antes de la llegada de paramédicos.

Los hechos suceden en Manuel de la Peña y Peña.

25 de mayo de 2018. Se reporta que dos hombres ingresan en un domicilio de Tepito, abren fuego contra un hombre y huyen a bordo de una motoneta.

El domicilio se encuentra en la calle Manuel de la Peña y Peña.

18 de agosto de 2018. Dos personas son ejecutadas a las afueras de una “chelería”. Tres hombres quedan heridos en la banqueta. Los agresores huyen por calles de Tepito. Las cámaras de la Secretaría de Seguridad Pública siguen su rastro hasta una vecindad de la calle Héroe de Nacozari. Ahí se descubre una importante cantidad de armas, drogas y dinero.

La calle es Manuel de la Peña y Peña.

25 de agosto de 2018. Vecinos de Tepito informan que sobre la calle hay tres personas heridas. Cuando la ambulancia logra llegar, dos de las víctimas han muerto. Al lado hay una mujer con cuatro disparos en el cuerpo. La primera línea de investigación señala que se trató de un ataque directo.

Comerciantes denuncian que esa tarde había llegado a sus teléfonos un mensaje de WhatsApp: “Esto le va a pasar a toda la bola de culeros que anden Robando, Extorsionando y Secuestrando en la Zona Centro…”.

Sí. La calle donde pasaron las cosas es otra vez Manuel de la Peña y Peña.

9 de septiembre de 2018. Madrugada de domingo. A la SSP llega el reporte de una balacera. Las autoridades encuentran a dos hombres y 18 casquillos tirados. Vecinos informan que en los últimos 20 días han sido asesinadas ocho personas en la misma calle, y afirman que “en los medios no ha salido nada”.

La calle es Manuel de la Peña y Peña.

Desde hace meses los grupos del crimen organizado que se encuentran en pugna se han estado telegrafiando cadáveres en Manuel de la Peña y Peña. Comerciantes y vecinos de la zona explican la razón de tantas muertes: en esa calle se ubican “algunos predios de la Unión Tepito”. Estos inmuebles fueron obtenidos por los líderes de la organización criminal mediante el despojo.

Un listado que organizaciones vecinales y de comerciantes pusieron en manos del columnista revela que en Peña y Peña 75 —predio arrebatado a su propietario en abril— se encuentra una de las casas de seguridad de La Hormiga, conocido lugarteniente de El Betito (detenido en agosto pasado), y quien hoy estaría bajo las órdenes del hombre que heredó la estructura criminal: David García Ramírez, El Pistache.

Según la lista, La Unión posee otros inmuebles en Peña y Peña 63 y Peña y Peña 68 (ambos arrebatados a sus dueños por medio de la violencia). Los comerciantes aseguran que existe otro cuartel en Peña y Peña 79 A. Algunos de estos predios eventualmente se rentan.

En los últimos tiempos se han establecido en esta calle puestos ambulantes controlados, ya no exclusivamente por los partidos políticos, sino por La Unión. Ahí se venden artículos chinos, teléfonos robados y una amplia gama de productos “pirata”. Según los comerciantes, la Unión vende los espacios a un precio que va de 120 mil a 150 mil pesos por metro cuadrado. El grupo estaría cobrando a los ambulantes 5 mil pesos semanales por “derecho de piso”. Los comerciantes establecidos y los empresarios de la zona son extorsionados por cantidades de entre 5 y 50 mil pesos.

En la calle de las ejecuciones, vecinos y comerciantes no han encontrado más que la indiferencia de las autoridades. Para que el horror de los ciudadanos sea mayor, vecinos reportan que con apoyo de la Unión, grupos de “goteros” colombianos han comenzado a operar en las calles Nacional, Manuel Doblado, y Peña y Peña.

El centro de la ciudad, convertido en zona de excepción.
 

 

COMENTARIOS