Se encuentra usted aquí

Octavio Paz y Carlos Fuentes miran pasar halcones

11/06/2019
01:50
-A +A

Se rememoró ayer el 10 de junio de 1971, cuando era presidente Luis Echeverría Álvarez (LEA) y un grupo paramilitar llamado “Los Halcones” mataron en San Cosme a varios jóvenes que participaban en una manifestación estudiantil.

Ya me he referido en otros escritos a la actitud que tomó Octavio Paz ante ese acontecimiento, las circunstancias que lo precedieron y las consecuencias que tuvo. No obsta volver a ellos, sobre todo en estos días en los que el agua de esa indignación es llevada a los molinos más utilitarios e inesperados.

Paz había vuelto a México en febrero de 1971, a dos y medio años de renunciar a la embajada en la India luego de la matanza de Tlatelolco. Lo primero que hizo al llegar fue ir a Lecumberri a visitar a su amigo José Revueltas, prisionero político por cuya liberación luchaba desde 1968.

El 10 de junio asistió a un encuentro en el Auditorio “Justo Sierra” de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en el que también estarían José Alvarado y Carlos Fuentes. Ahí estaban cuando llegaron las noticias de San Cosme. Manifestaron su ira reprobatoria, llamaron a la prudencia y cancelaron el evento. Llamaron a sus amigos y se fueron a discutir a la casa de Fuentes.

Se reunió un grupo de 14 que decidió publicar una declaración: denunciaron al grupo paramilitar, reivindicaron el derecho a la libre manifestación y exigieron una investigación a fondo para sancionar a los culpables. Firmaron Paz, Gabriel Zaid, Eduardo Lizalde, Carlos Fuentes, Monsiváis, Luis Villoro, Fernando Benítez, José Emilio Pacheco, Alberto Gironella, José Luis Cuevas, Salvador Elizondo, Juan García Ponce y Marco Antonio Montes de Oca. Casi todos ellos colaborían en la revista Plural que Paz comenzaría a publicar el Excélsior de Julio Scherer en septiembre.

Una versión era que el halconazo lo había organizado LEA para deshacerse de la vieja guardia del PRI; la otra, que había sido el viejo PRI para obstaculizar a LEA. Los intelectuales también se dividieron: es “Echeverría o el fascismo”, dijo Benítez; no apoyar al Presidente sería “un crimen histórico”, sensateó Fuentes. Zaid respondió que “el único criminal histórico es Luis Echeverría” y Paz otorgó el beneficio de la duda: la promesa de hallar a los culpables y explicar lo ocurrido regresaba “la transparencia a las palabras”, pero sólo si el Presidente la cumplía. Poco más tarde, escribe Paz, “ante el incumplimiento de la promesa reiteré mi crítica”.

En diciembre de ese año, Fuentes urge a Paz a respaldar a LEA: “Sigue aumentando la libertad de información, hay libertad para criticar y disentir, un pluralismo ideológico como nunca se había visto”. Paz le responde que no comparte su optimismo: “Me conformaría con una auténtica democratización, un renacimiento del movimiento obrero y una política destinada a resolver los verdaderos problemas de México”.

Al iniciar 1972, Fuentes publica en su libro Tiempo mexicano un encomio del Presidente y su política de apertura. Por carta, insiste de nuevo ante Paz que es menester apoyarlo contra la derecha golpeadora y contra el viejo PRI, al que ya es hora de poner en nuevas manos, las de Jesús Reyes Heroles, González Pedrero y Porfirio Muñoz Ledo (como en efecto sucedería después).

Paz argumenta en Plural que “el sistema político que desde hace más de cuarenta años nos rige está en quiebra” y que no se resolvió el halconazo. En agosto de 1972, Fuentes reitera que el halconazo fue una trampa que le pusieron a LEA “las fuerzas de la reacción” y que criticar a LEA es cosa de “liberales”.

En 1973, Paz le responde que las reformas al PRI han sido “más bien decepcionantes”, que la clase obrera es “el ala derecha del PRI” y que la izquierda está saboteando la posibilidad “de un movimiento independiente”.

Y lamenta que “los intelectuales de izquierda” han “logrado imponer una suerte de terror ideológico y nadie se atreve a disentir por temor a que lo llamen reaccionario o liberal, el adjetivo que más espanta…”

48 años…

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en especial sobre su poesía. Su trabajo como periodista ha...

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN