Giovani dos Santos no es un fichaje estelar

Gerardo Melín

Tan desesperado estaba, que bajó su salario para cerrar el contrato con América

Giovani dos Santos viene al futbol mexicano para salvar su carrera.

Su llegada a la MLS con el Galaxy sepultó lo poco que quedaba de un jugador que era vitoreado y reconocido hace algunos años. Tan desesperado estaba, que bajó su salario para cerrar el contrato con América; nadie lo quería firmar por el tema económico. Gio dejó de ser un jugador rentable, está sobrevalorado; prrefirió el dinero, se olvidó del deporte.

Hasta hoy, vive del título Mundial Sub-17 de Perú y el gol que le marcó a  Estados Unidos en la final de la Copa Oro de 2011. La cantera del Barcelona y el primer equipo blaugrana no pudieron controlar a un muchacho que se perdió en el  camino por el deseo de sumar minutos de juego; fue rebelde, caprichoso. Acumuló minutos, pero de fracasos, problemas y escándalos. 

Dos Santos tuvo muchas oportunidades de trascender, no las aprovechó. Creyó ser un ser supremo al que el mundo no merecía, tras el oro en los olímpicos de Londres. Nada más alejado de la realidad. Junto con sus compañeros de la llamada generación dorada fracasó por llegar en tres Copas del mundo al quinto partido.

Ahora debe trabajar hasta el último suspiro para recuperar nivel futbolístico. Requiere comprometerse a entregarlo todo para no sumar otra caída; dejar de creerse lo que no es, regresar a las bases; necesita comportarse a la altura de una institución como el América. Si se ha burlado de otros equipos, aquí no se lo deben permitir. Es el gran escaparate para volver a brillar o derrumbarse definitivamente. 

@elmagazo

Comentarios