México 2019, ¿qué nos trajeron los Reyes Magos?

08/01/2019
06:00
-A +A

Texto: Mauricio Millán C.
 
Inicia el año 2019 y, como en años anteriores, Consultores Internacionales, S.C., desea que la paz, la concordia y la prosperidad den dirección a México y marquen el rumbo económico, político y social a seguir. Asimismo, este es un año de retos y de oportunidades por lo que esperamos que los Reyes Magos nos regalen la virtud de la razón, la creatividad y el trabajo.

El ámbito internacional presenta un inicio turbulento por el neoproteccionismo de Estados Unidos, la guerra comercial con China y una desaceleración económica acompañada de una política de normalización monetaria. A ello, se suma la continuidad de los aranceles impuestos al acero y aluminio mexicanos por parte de nuestros vecinos del norte.

Para contrarrestar esos efectos, los mexicanos despertamos este año con la entrada en vigor del Tratado de Integración Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT, antes CPTPP). Asimismo, se espera en abril la firma del modernizado Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM); y la aprobación de los congresos de México y Estados Unidos y del Parlamento canadiense del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). En suma, este año sienta las bases para el año 2020 como el inicio de una reconfiguración de nuestra integración comercial con el mundo; sin embargo deberemos fomentar la adopción exitosa de las cadenas productivas en los sectores estratégicos para que se traduzca en su desarrollo económico.

En el ámbito interno, iniciamos con vientos turbulentos ya que el Gobierno Federal suspendió oficialmente la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), por la construcción de dos pistas adicionales en la base militar de Santa Lucía para fungir, en conjunto con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el Aeropuerto Internacional de Toluca, en un nuevo sistema aeroportuario. Esta decisión tiene un costo elevado para los mexicanos no sólo por la deuda y las multas ante cancelaciones, sino también por el costo a futuro de no contar con un aeropuerto acorde a las necesidades de operación que el país demanda.

Adicionalmente, destaca que el presupuesto planteado para este año si bien es equilibrado con alto enfoque social, también es frágil e inestable ante el entorno mundial. El presupuesto es el resultado de la cancelación de obras y el desmantelamiento de instituciones como el Instituto Nacional del Emprendedor, el Consejo de Promoción Turística de México, ProMéxico y el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa por lo que deseamos que los Reyes Magos doten de sabiduría a nuestros responsables de las decisiones económicas para implementar una reingeniería institucional a la altura de los ciudadanos.

Asimismo, vale mencionar los efectos en materia de precios que trae consigo la decisión de incrementar a 102.68 pesos el salario mínimo general lo que representa un aumento de 16.2%. Ante ello, el Banco de México ya ha incrementado a 8.25% la tasa objetivo y prevé aumentos en el futuro ante posibles choques estructurales y sus efectos en la inflación; esto sin mencionar la necesidad de madurar un mercado energético que inicia el año con desabasto de combustibles en al menos siete estados de la República.

En términos prácticos, el resultado de los eventos podría afectar la economía familiar, por lo que necesitamos actuar en consecuencia y ser proactivos. La otra cara de la moneda está entonces en la planeación y consecuente ejecución de una agenda de mediano y largo plazo para el país.

Este 2019, el ejercicio eficiente de los recursos públicos debe orientarse a la inversión en infraestructura y la creación de más y mejores empleos que beneficie nuestra industria e incentive el mercado interno. Aunque existan diversos escenarios económicos, el futuro está en construcción y depende de nuestras acciones el rumbo que este adquiera. Tenemos la oportunidad de escoger el derrotero que queremos tomar evitando que las coyunturas políticas interfieran en el desarrollo del país, por ello, debemos estar preparados para blindar nuestra economía ante eventos que dañen su futuro.

Esperamos que 2019 sea un año de prosperidad. Los tres regalos por buscar y trabajar deberán ser: el primero, honestidad e inteligencia para gobernar; el segundo, confianza y creatividad para atraer inversiones en nuestro país; y el tercero, trabajo calificado y talentoso para insertarnos en la Industria 4.0 y mitigar la pobreza. México es y será siempre más grande que los problemas, y nosotros somos responsables de construir nuestro porvenir de la mejor manera.
 

Vicepresidente de Consultores Internacionales S.C.

Comentarios